El poder del pensamiento. Y cómo se relacionan con tus resultados.

Crees que tus pensamientos son secretos, pero tus resultados son un reflejo de lo que has pensado. Todas las cosas que has creado y se han manifestado en tu vida es un resultado directo de tu forma de pensar. Vives en el resultado de tus pensamientos del pasado. Y tus pensamientos actuales determinan lo que tendrás en el futuro. 

“Todo lo que un hombre logra y todo lo que no  lograr es el resultado directo de sus propios pensamientos. “- James Allen.

Tu progreso está determinado por tu estado mental, los pensamientos predominante,  los que eliges pensar repetidamente seas consciente de ello o no. 

El estado mental determina las experiencias de una persona, si la actitud es positiva y optimista, el estado mental será constructivo y progresivo.

Tenemos alrededor de 60 mil pensamientos diarios, ¿Eres conscientemente en qué usas esa cantidad de pensamiento, y el poder que tienen para moldear tu realidad?.

La mayoría de las personas no saben en qué piensan durante el dia, simplemente tienen pensamientos y llevan una conversación interna con ellos mismo. Sin ser conscientes en que están pensando y que están atrayendo a sus vidas.

Si quieres quemar algo con los rayos solares, tienes que canalizarlo con un lupa, para lograr concentrar los rayos en un punto y que quemen un objeto, si no concentras y intensificas el poder de los rayos solares, todo ese poder nunca llegaría a quemar. 

El poder del pensamiento funciona de la misma manera, cuando no canalizas el pensamiento a un fin constructivo, no consigues resultados. Si los pensamientos son vagos tus resultados seran vagos.

El poder de los pensamientos, elegidos individualmente determina cómo se desarrolla cada evento, condición y circunstancia en tu vida.

Tus facultades mentales son los instrumentos, como la lupa, para poder canalizar el poder del pensamiento a un fin que uno elija.

Los pensamientos predominantes, son capaces de moldear tu realidad, a nivel intelectual puedes entretener una idea, de como quieres que sea tu vida, hasta que no conviertas esa idea en un deseo intenso, no tendrá el poder de cambiar tus resultados.  

Son los pensamientos que piensas repetidamente que están arraigados a tu subconsciente los que afectan tu vida. No los pensamientos superficiales de aprender algo y repetirlo de memoria.

¿Cuántos pensamientos tenemos diariamente? 

Tenemos alrededor de 60 mil pensamientos diarios, el objetivo es canalizarlos consciente e intencionalmente, tienes que conseguir que tu estado mental, tu forma de pensar sea positiva y constructiva para poder tener resultados positivos que te ayuden a progresar. 

Los pensamientos predominantes que elijas pensar combinados con las emociones que crean estos pensamientos elegidos, moldearán tu vida, en el área financiera,  relacional, emocional, espiritual y física.

Las emociones intensifican el poder del pensamiento, cada pensamiento tiene una emoción que crean estos pensamientos, tienes que ayudarte de tus emociones para convertir esa idea o deseo en una fuerza que te impulse al objetivo.

El pensamiento es literalmente la semilla que determina el tipo y la calidad de tu cosecha. Si consideramos la ley de causa y efecto, el pensamiento es la causa y tus resultados el efecto.

No trates de cambiar lo que está afuera de ti, ya que es solo un reflejo de lo que ocurre dentro ti. Tu poder está en cambiar lo que piensas, y con plena seguridad lo externo cambia.

Todo comienza en el pensamiento. 

Si ves a tu alrededor, todo lo que existe primero fue un pensamiento, y ese pensamiento, gracias a que alguien usó el poder del pensamiento de forma constructiva, le dio forma a la idea, la entretuvo en su mente lo suficientemente como para encontrar un medio y un plan para transformar esa idea en realidad.

Piensa sobre esto por un minuto. Si Alexander Graham Bell no hubiera pensado que podría inventar un mecanismo con el que pudieras escuchar y hablar, y transmitir su voz a miles de kilómetros. No tendrías un móvil en tus manos.

Si los hermanos Wright no hubiesen concebido la idea de poder crear una máquina que permitiera a las personas desafiar la ley de la gravedad, no podríamos abordar un avión e ir a donde queramos en cuestión de horas.

Hay miles de ejemplos, cualquier logró primero fue una idea en la mente de alguien, el ordenador que estás usando para leer este artículo, el internet que permite conectar al mundo. Todo gracias al poder de los pensamientos que ha transformado e impactado nuestro mundo.

Con estos ejemplos nos damos cuentas de cómo un pensamiento tiene la capacidad de transformar la realidad. Y más importante tus pensamientos tienen la capacidad de cambiar tu realidad. 

Cualquier cosa que la mente puede concebir y creer, se puede conseguir. Napoleón Hill.

Un pensamiento, sirve como, la semilla que inició el proceso para que esos inventos se hicieran reales. Pero, si la semilla nunca se hubiera plantado, la cosecha no existiría y no podría existir.

Piensa en lo siguiente, el poder para usar la electricidad, de la manera que hacemos uso de ella hoy en dia, siempre a existido. Pero no fue hasta que alguien pensó como hacer para transformar la energía y poder iluminar una ciudad,  que pudimos disfrutar de ella.

El primer paso está en el pensamiento, en entender que cada pensamiento es una semilla con el potencial de convertirse en realidad.

La mente humana está conformada por dos partes, una parte consciente que es la parte del cerebro que usas para pensar, es donde puedes crear ideas, razonar, analizar, concentrarte, y es la parte del cerebro de la que tienes total control.

Y una segunda parte el subconsciente, que es el responsable de realizar las tareas más complicadas, mantener el corazón latiendo, hacer la digestión, mantener la respiración constante, además de almacenar todos los eventos que han ocurrido desde que naces hasta hoy, en él se encuentras tus creencias, hábitos y todos los programas que hacen que te comporte o actúes de una cierta manera.

Tu misión es plantar la semilla de lo que quieres conseguir, el pensamiento que quieres convertir en realidad, a través de la repetición en tu subconsciente.

Cuando esta idea se convierte parte de ti, te guiará hasta transformar ese deseo en realidad.

Si piensas en una idea, una vez o un par de veces, y luego regresas a tu patrón normal del día a día, no tendrás resultados. Tienes que pensar todos los días en la idea, llevarla a un nivel emocional para que sea aceptada por el subconsciente y empiece a trabajar en hacerlo realidad. 

Tienes que tener la paciencia necesaria, la persistencia y la fe de creer en algo que no ves, hasta que se vuelve realidad. Tienes que creer en el proceso, y tienes que creer que lo que quieres se puede volver realidad.

Muchas personas pasado unos días, semanas o meses en los que aún no ven resultados, abandonan sus ideas. Pero si tienes fe, alimentas la semilla y entiendes que todo tiene un periodo de gestación, como un bebé, que necesita 9 meses para nacer y no puedes forzarlo que nazca antes, de igual manera tu idea, tiene un periodo antes de que lo veas en el plano físico. 

Todo el proceso comienza a un nivel consciente, donde tu eliges que quieres crear. Es la conciencia lo que permite que un pensamiento sea pensado inicialmente.

Monitorea tus pensamientos 

Empieza a monitorear tus pensamientos, esto te dará una claridad de lo que estás pensando. Se consciente de que pensamientos estás entreteniendo en todo momento. Ve si son pensamientos constructivos, si piensas en ideas, piensas en otras personas o piensas en ti y en lo que haces mal.

Muchas veces tenemos conversaciones con nosotros mismo, de como hicimos algo de cierta manera y por qué lo hicimos mal. A veces nos criticamos sin darnos cuentas. Esa voz la tienes que transformar en un apoyo, te tienes que hablar a ti mismo de forma constructiva.

Cada vez que seas consciente de lo que estás pensando, si no se relaciona con lo que quieres lograr, cambialo, poco a poco iras cambiando tus parámetros de pensamiento y empezarás a dirigirlo a lo que quieres conseguir.

Escucha cómo hablan las personas a tu alrededor y puedes saber cómo es su forma de pensar.

Al escuchar lo que dicen los demás, puedes acercarte bastante a determinar cuáles son sus patrones de pensamiento predominantes y comenzar a desarrollar una comprensión más profunda de cómo el poder de los pensamientos se ajusta a cada circunstancia individual.

La boca habla de lo que está lleno el corazón. Mateo 12:34

El corazón es el subconsciente, se refiere al estado mental predominante de una persona, y cuando alguien habla puedes saber cómo piensa.

¿conoces a alguien que comunique constantemente la falta de dinero? Si lo hace, verás que nunca tiene dinero, y siempre está luchando y luchando sin importar cuánto trabaje para llegar a fin de mes. Ese es el poder de los pensamientos en acción.

Si cambiamos al lado positivo, alguien que es positivo y optimista todo el tiempo. Verás que sus resultados generalmente son positivos.

Tus resultados son un reflejo directo de tu proceso internos de pensamiento.

Este ejercicio te ayudará a darte cuenta cómo se relaciona la forma de pensar de las personas con sus resultados. Te abrirá los ojos. También te ayuda a ver la calidad de vida que tendrán en el futuro. Por ejemplo, he escuchado personas decir:

  • Uno sabe que uno no se hará rico.

Esa creencia, va a determinar que esa persona nunca se haga rica, a menos que cambie su creencia. 

Incluso hay personas que dicen, que son pobres, sin realmente serlo, aunque lo digan en broma, estas palabras lo que les asegura es que nunca progresan, a menos que cambien su forma de pensar. 

A lo mejor piensas, que el que habla de falta de dinero es porque su situación es así. Aquí es donde entender el poder del pensamiento te ayuda a entender que la situación que tiene es resultado de su forma de pensar, y no al revés.

En primer lugar, su forma de pensar y creencias predominantes, son lo que han creado la situación en que se encuentra, esta situación refuerza que lo que piensa es correcto y sigue creando más de lo mismo. 

Alguien que experimente una falta de dinero, al ver escasez pensara escasez porque es lo que ve. Esta persona está atrapada. Está permitiendo que sus resultados creen sus pensamientos, y a través del poder del pensamiento está creando la misma situación una y otra vez.

Para cambiar la condición, a pesar de las circunstancias, si esta persona empezara a pensar en términos de abundancia y prosperidad, poco a poco cambiará sus resultados, hasta que  estos reflejen su forma de pensar. 

Mientras esta persona se aferre a su forma de pensar, y a sus creencias y limitaciones que ha establecido, nada cambiara.

Aquí es donde necesitan hacer un cambio importante en la forma de pensar. Un cambio de paradigma. 

Si tu punto inicial son tus resultados, siempre tendrás los mismo resultados. Si tu punto de inicio es el el pensamiento, puedes pensar en lo que quieras pensar y a partir de lo que piensas crear tu realidad.

Hasta que estén dispuestos y sean capaces de cambiar el proceso de pensamiento inicial que creó la situación, seguirán atrayendo y experimentando los mismos resultados, y permanecerán aparentemente estancados.

¿Ver para creer? ó ¿Creer para ver?

La creencia universal es: “Lo creeré cuando lo vea”. Sin embargo, lo contrario es verdad, hasta que no lo creas no lo veras.

Tu crees porque has visto. Feliz los que creen sin haber visto. Juan 20:29.

En el libro de Napoleón Hill  Piense y Hagase rico, un libro de lectura obligatoria para todo el que desea comprender la mente humana, dice:

Nadie está listo para algo, hasta que crea que lo puede conseguir. Napoleon Hill.

Hasta que no cambies tus creencias, tus creencias que limitan tus resultados. Hasta que no cambies lo que crees que es posible conseguir, no recibirás lo que quieres. Si quieres algo, sin creer que es posible tenerlo, no lo tendras.

Todo lo que pidan en la oración, crean que ya lo han recibido y lo tendrán. Marcos 11:24

Él no dice que lo recibirás primero para que puedas creerlo. Él dice CREE primero y luego recibirás.

El poder de los pensamientos juega un papel enorme para determinar el tipo y la calidad de tu vida. El tipo y la calidad de los pensamientos consistentes que elijas, definen, moldean y dan forma al tipo y calidad de resultados que tengas en todas las áreas de tu vida.

Las personas de las que hablamos, a quienes conoces, no están pensando en esos pensamientos porque esa es su situación, aunque así es como la mayoría cree que funciona. Esa es solo una percepción de la verdad. Una percepción extremadamente limitada que los mantendrá “atrapados” en el mismo ciclo.

La verdad es que esas circunstancias imaginadas y consistentemente pensadas están siendo creadas porque eso es lo que están pensando. Ellos mismos están creando lo que no quieren y al mismo tiempo “piensan y creen” que no tienen control sobre el proceso.

Pueden estar haciéndolo “inconscientemente”, sin embargo, están “haciéndolo” de la misma manera. Nuestros pensamientos predominantes nos convierten en lo que somos. Cualquier cosa que elijamos “ser” en un momento dado sin falta, determina lo que hacemos y como resultado determinamos lo que tendremos o no tendremos.

Todos los que tienen la capacidad de pensar están creando, cada segundo, de cada minuto, de cada día. Sin comprender completamente el proceso creativo.

El resultado es que la gran mayoría “percibe” que el mundo, más específicamente los resultados experimentados en sus vidas son “aleatorios”.

  • Es “aleatorio” porque no usan conscientemente el poder del pensamiento.

Hasta que decidas dirigir estos pensamientos a lo que quieres tener y empieces a crear una nueva realidad basada en tus nuevos pensamientos.

Verás que el proceso nunca es aleatorio. Cuida cada palabra que digas porque son una expresión de tus pensamientos, tus palabras reflejan tu estado mental, empieza a hablar solo de cosas que quieres experimentar en tu vida. Evita hablar de escasez, de dificultad, de lo difícil que es una determinada situación.

El simple hecho de que pienses continuamente en cada una de estas ocurrencias es suficiente para permitir que la mente cree más de lo mismo y te mantenga en la misma situación que estás experimentando.

Piensa en lo que quieres, NO en lo que No quieres. 

En lo que piensas, es lo que creas en tu realidad, si piensas en lo que no quieres tendras mas de lo mismo. No quiero tener la cuenta vacía, seguirás teniendo la cuenta vacía, eso es lo que imaginas una cuenta sin dinero.

Nunca puedes crear lo que quieres, pensando y enfocando tus pensamientos en lo que no quieres. Muchas veces, aunque puedes desear conscientemente un resultado específico, tu enfoque predominante se centra en lo que no tienes o no quieres, en lugar deseas. El resultado es crear más de lo que no deseas. 

Si alguien está pensando constantemente en salir de una deuda, nunca saldrá de deuda. No estás pensando en cómo generar más dinero, la imagen que colocas en tu mente es deuda, y esto es lo que estás creando, si quieres cambiarlo coloca en tu mente pensamientos de abundancia y prosperidad combinados con las emociones que estos pensamientos crean, para cambiar la realidad.

Si eliges cambiar tus resultados, enfócate en la calidad de tus pensamientos, y no en los resultados que estás obteniendo, enfocarte en los actuales resultados es crear más de lo mismo. Cambia tu forma de pensar y lo demas por ley tiene que ser igual a tu estado mental predominante.

Las Leyes Universales que rigen el proceso de creación, aseguran que lo que pides sea precisamente lo que recibes.

Si mantienes una creencia, la frecuencia vibratoria y la intensidad de ese pensamiento, más específicamente de las emociones que estos pensamientos crean, atraerán precisamente lo que piensas y creas. 

¿Cómo funciona el poder de los pensamientos?

El poder lo tienes cuando decides enfocar los pensamientos en algo en concreto, si no enfocas tus pensamientos a un resultado deseado, tu poder se verá disminuido, pensando en múltiples cosas que no llevan a ningún lado.

Comprender y dirigir conscientemente el poder de los pensamientos es lo que dará forma a tu mundo de la manera que deseas. 

El pensamiento es una fuerza tan real como la electricidad, no puede percibirse ni experimentarse con los cinco sentidos humanos básicos de audición, vista, olfato, tacto o gusto. Pero ciertamente son reales, y en última instancia determinarán su éxito (o la falta de) en la vida.

Estamos rodeados de ondas de pensamiento igual que las ondas de radio. Los científicos dicen que la velocidad del pensamiento puede ser comparada con la velocidad de la luz. De hecho, el pensamiento es instantáneo y omnipresente. 

Toda tu existencia y todo lo que experimentas en tu día a día se produce únicamente en lo que recientemente se ha denominado la ley de la atracción.

También se le conoce como, siembra y cosecha, (en la comunidad cristiana) karma, (budista) o como la ciencia se refiere a esto, causa y efecto. Lo que elijas llamar es irrelevante. Todos son uno y el mismo y actúan de acuerdo con la forma en que el universo fue creado para operar.

Son diferentes etiquetas, para el mismo concepto, hay un número de personas que podrían criticar y discutir sobre cuál de estas etiquetas es la correcta. Si eliges mantener una mente abierta, verás que cada uno son lo mismo, y todos estan correcto.  

Todos los maestros espirituales coinciden en una solo cosa, te conviertes en lo que piensas.

Cuando empiezas a comprender esto, comienzas a ver el poder creativo del pensamiento y cómo crea todos los aspectos de tu vida.

El pensamiento es la semilla inicial que determina qué resultados experimentarás, si siembras una semilla, esta empezara a dar frutos, y también se multiplicará, empezará a crear nuevas cosechas de la misma semilla sembrada originalmente.

Si quieres cosechar nuevos frutos, tendrás que sembrar una semilla diferente. Es muy sencillo, y fácil de entender.

No puedes pensar en pobreza y experimentar abundancia y prosperidad. De igual forma, que no puedes pensar en abundancia y prosperidad y experimentar pobreza.

Tu control sobre el poder de los pensamientos, sólo puede ser determinado por tu disposición de aceptar esta verdad y tomar consciencia de los pensamientos que eliges.

Primero cambia tus pensamientos.

Haz un esfuerzo consciente y constante, hasta que desarrolles la capacidad de enfocar el poder de tus pensamientos en la creación de la vida que deseas. Empezarás a transformar tus resultados por unos más placenteros y deseados.

El poder del pensamiento no lo puedes cambiar, siempre está creando para bien o para mal, sin importar cuales sean tus creencia, género, edad o país que residas. No diferencia entre las personas buenas o malas.

Funciona igual para todos y produce exactamente lo mismo, de acuerdo con la semilla que se planta. Su conocimiento o ignorancia no tiene ninguna consecuencia. Continuarán operando exactamente como lo han hecho desde el principio de los tiempos, ya sea que creas o no.

Si no sabes en que usas tus 60 mil pensamientos diarios, simplemente estás pensando inconscientemente, dejando que estos crean tu realidad. Tiene sentido que empieces a pensar conscientemente cuáles son estos pensamientos, y enfocarlos en crear lo que quieres.

Va a requerir de disciplina y esfuerzo inicial de tu parte para sobreescribir y reemplazar los procesos de pensamiento subconscientes que muchas veces ni siquiera eres consciente de ellos. 

Leave a Comment