Aprende a reprogramar tu subconsciente para conseguir lo que quieras

Si llegaste a este artículo, probablemente ya conoces el poder del subconsciente. Ahora quieres saber cómo puedes hacer para controlarlo y dirigirlo, que te guíe para conseguir lo que quieres. Y es lo que explicare a continuación.

Hay dos formas de influenciar al subconsciente: 

  1. Algún evento traumático, de alto impacto emocional. 
  2. A través de la autosugestión.

La sugestión es influenciar a otros, la autosugestión es influenciar a uno mismo. Y es donde nos vamos a enfocar porque tenemos control sobre lo que nos decimos a nosotros mismo, tienes el poder a través de la autosugestión de controlar tu subconsciente, y darle la información que tu eliges que utilice para crear lo que deseas.

Es importante que seas consciente de la informacion con la que lo alimentas, todo lo que llega a través de tus cinco sentidos puede influenciarte, las malas noticias, las opiniones de los demás, la prensa, la televisión, el internet. Si lo permites o si no eres consciente de tu capacidad para aceptar o rechazar la informacion que se te presenta, todo lo que llegue a ti será aceptado por tu mente. 

Cuando te digan que viene un recesión económica, probablemente te angustie saber esa noticia, eso significa que no estas ejercitando tu poder de filtrar la informacion de manera consciente. 

El subconsciente es la parte emocional del cerebro, todo lo que lleve una carga emocional tiene la capacidad de que pase a formar parte de ese programa con el que trabaja tu mente.  


Hay cinco puntos esenciales que tienes que tener en cuenta a la hora de controlar tu subconsciente con el uso de la autosugestión:

1. Imaginación.

Una tus facultades mentales, la imaginación, con ella puedes empezar a crear la imagen mental de lo que quieres conseguir, la imagen con la que quieres influenciar tu subconsciente. Ten en cuenta que esto no se trata del poder de la atracción, que dice imagina lo que quieres y llegará a ti, se trata de influenciar tu subconsciente para decirle lo que quieres lograr.

Él se encargará de guiarte, cuando el subconsciente sabe lo que quieres, empezarás a darte cuenta de los recursos que necesitas y las oportunidades que hay a tu alrededor que se encuentran disponibles y que puedes usar para conseguir lo que quieres, oportunidades que antes no veías. 

Constantemente estás rodeado de informacion, toda esta informacion que esta a tu alrededor, solo eres consciente de una pequeña parte, la que tu parte consciente es capaz de procesar y dejas a un lado todo lo demás.

En cambio, tu subconsciente es capaz de grabar toda la informacion que esta a tu alrededor, su poder es infinito, y lo que quieres lograr, es decirle a tu subconsciente que de todo lo que está a tu alrededor, te envie la información que sea útil para lograr tu objetivo.  

Si le dices a tu subconsciente quiero un toyota yaris blanco, la próxima vez que salgas empezarás a notar que hay muchos más toyotas blancos en la calle que lo que imaginabas, tu mente te empezará a enviar señales cada vez que pases frente a un Yaris.

Y tener como meta un Yaris, no significa que puedes quedarte en casa meditando e imaginando, hasta que llegue a tu puerta. Significa que empezaras a ver oportunidades de cómo conseguirlo.

El primer paso es tener una una imagen clara y vívida de lo que quieres.

2. Emociones.

Hemos hablado, de que el subconsciente acepta las ideas que están cargadas de emoción, por esta razón, si quieres controlarlo, la información que le des tiene que llevar una carga emotiva, no puede ser un simple deseo de querer algo.

Tiene que ser un deseo intenso, de algo que quieras ser, hacer o tener. Tiene que llevar alguna emoción, un sentimiento que te lleve a querer convertir algo en realidad, esto hará que el subconsciente acepte la información como verdad, tienes que sentirlo como algo real, tan real que se cree una tensión entre tu situación actual y aquello que imaginamos como realidad.

Para lograr esto, tienes que darle una razón de peso, a lo que quieres conseguir, un porque.

Por eso tiene que ser algo que realmente quieras tener, si es algo que simplemente crees que puedes tener, no tiene la suficiente emoción como para convertirlo en realidad.

Pero si eliges algo que quieres con todo tu corazón, ese deseo controlara el subconsciente para convertirlo en realidad. En el ejemplo del Yaris, imagínate conduciendo, el olor a nuevo, el sonido del motor, y lo bien que te sientes de haberlo comprado. 

3. Repetición.

Cuando trabajas con autosugestión, no funciona de un día para otro, requiere que la idea sea internalizada, y esto se logra con la repetición.

Lo que quieres que se vuelva realidad, tienes que visualizarlo acompañado de emoción como he mencionado, tienes que verlo como si ya es realidad, como si lo estuvieras viviendo.

Es importante saber, que el subconsciente no distingue entre algo que es real, y algo que está siendo imaginado, simplemente acepta lo que le des.

Esa imagen, repetida una y otra vez, se graba en el subconsciente, es como ver la misma película diariamente hasta que la sepas de memoria. Cada día la imagen irá tomando forma, se te hará más fácil verla de forma clara y palpable.

Repite este ejercicio hasta que sea aceptada por el subconsciente. Y como el subconsciente controla tus acciones, empezaras a tomar acción para conseguir aquello que has imaginado. 

La repetición tiene que ser diariamente, por un periodo mínimo de 30 días consecutivos, si fallas un día, se reinician los 30 días, es como empezar de cero, para que puedas ver cambios.

Tu deseo por conseguir lo que quieres, va a determinar si eres capaz de mantener la constancia, si no lo consigues, es por que tu deseo es débil, la solución es desarrollar un deseo intenso por lo que quieres conseguir.

4. Afirma lo que quieres. 

Ten en cuenta que la mente piensa en imágenes, cada palabra corresponde a una imagen, si te digo piensa en tu casa, una imagen viene a tu mente, no una palabra.

Por lo tanto a la hora de influenciar al subconsciente, la información que le des, tiene que ser en forma positiva, no puedes decirle lo que no quieres, porque seguirás obteniendo más de lo que no quieres.

La mente no es consciente de la palabra no, simplemente crea la imagen, si le dices no quiero tener sobrepeso, la imagen que viene es de tu persona con sobrepeso.

Si dices no quiero perder mi empleo, la imagen que viene es de tu persona sin empleo. Esta imagen de no tener empleo, viene cargada de emociones, de duda y preocupación, por lo que tu subconsciente lo internaliza más rápido.

Cuando tu subconsciente internaliza duda y preocupación, empiezas a sentir miedo, el miedo coloca tu cuerpo en un estado de ansiedad y estrés, en consecuencia a tu pensamiento inicial, comienzas a tener un rendimiento bajo por el estado en que te has colocado.

Y finalmente tu miedo se vuelve realidad. No utilices la palabra no, ni palabras que creen imagenes de lo que no quieres.

“Pues lo que temo viene sobre mí, y lo que me aterroriza me sucede”. Job 3:25.

Todo los sentimientos de preocupación, miedo, inseguridad, te llevaran a crear cosas que no quieres experimentar.

Lo que quieras que tu subconsciente utilice siempre tiene que tener la imagen de lo que quieres que se vuelva realidad, aquello que te hace sentir bien, que te emociona y te entusiasma.

Esto te colocará en un estado positivo y entusiasmado por lograrlo, te encontrarás más relajado y tu rendimiento mejorará.

Cuanto más elijas pensar en pensamientos que te hagan sentir bien, más rápido funcionarán las afirmaciones.

5. Relajación

El subconsciente absorbe mejor la información que le damos, cuando estamos en un estado de relajación, específicamente cuando tu cerebro está en estado alpha, nuestras ondas cerebrales se ralentizan y tenemos más influencia sobre nuestro subconsciente, se vuelve más receptivo a nuevas ideas.

Es importante que a la hora de practicar la repetición de la nueva imagen con la que quieres influenciar a tu subconsciente, sea en un ambiente tranquilo, donde te puedas relajar, y entrar en un estado descanso.

Ahora tienes la receta exacta para controlar tu subconsciente con las ideas que tu decidas que quieras conseguir.

Sin embargo, tienes que aprender algo más, sobre la parte consciente de la mente, y cómo hacer uso correcto, para evitar que lo externo estropee tu progreso.


Relación entre el consciente y subconsciente

La mente tiene dos partes, una parte consciente, que es la que utilizas para pensar, razonar, para leer este artículo, y donde puedes hacer uso de tus seis facultades mentales, que son la imaginación, percepción, concentración, intuición, razonamiento y la memoria.

Sin embargo, la finalidad de este artículo no es explicar el consciente en su totalidad, simplemente, tener en cuenta una de las características más importantes de esta parte del cerebro a la hora de controlar el subconsciente.

El consciente es la parte masculina del cerebro, que puedes usar para sembrar la idea que elijas en tu subconsciente. El subconsciente es la parte femenina, que toma la idea que le das, trabaja con ella y la vuelve realidad.

Conscientemente puedes formar cualquier imagen en tu mente, y plantarla en el subconsciente.

El consciente también funciona como un guardián, es como un filtro del subconsciente, toda información que llega a través de tus cinco sentidos, pasa primero por la parte consciente, y en ese momento tienes dos opciones, puedes analizar la información que se te presenta, y decidir si aceptarla o no,

Y la opción número dos es dejar pasar la información sin hacer uso del consciente y su capacidad de análisis.  

La naturaleza nos ha dado la capacidad, para poder tener el control de que llega a nuestro subconsciente, sin embargo, es algo que muy pocas personas ejercitan.

Si te dan una opinión, acerca de porque no puedes hacer algo, a lo mejor esa idea que tienes y con la que quieres influenciar al subconsciente, cuando se la comentas a un amigo o familiar, puede que te diga todas las razones por las que no lo puedes conseguir.

Tienes la capacidad de aceptar o rechazar la opinión que te han dado. Si el comentario te hace sentir mal, significa que no has ejercitado tu poder de elegir, y haz permitido que la información pase directamente al subconsciente.

El subconsciente es el área emocional, si algo te afecta emocionalmente, significa que te a influenciado y que a sido aceptado.

Esa misma opinión, ha podido ser filtrada por el consciente, analizada y rechazada, si alguien te dice que no puedes hacer algo, puedes pensar, esa opinión aplica para ti, no para mi.

Así como el consciente funciona como filtro (si lo utilizamos), de la información que nos llega del exterior, también podemos crear una idea conscientemente, y por voluntad propia decidir influenciar a nuestro subconsciente que lo acepte como una realidad.  

Es haciendo uso del consciente, donde vas a trabajar en crear la imagen que quieres usar para influenciar a tu subconsciente, y es la parte del cerebro que usas para analizar esta información y para usarla a tu favor.

Hay algo más que tienes que tener en cuenta, la nueva información que le des al subconsciente, va a entrar en conflicto con la información que tienes previamente almacenada.  

Por eso es importante saber cómo se forma el subconsciente y que va a pasar cuando le des información nueva que no coincide con lo que ya tiene almacenado.

¿Cómo se formar el subconsciente?

Cuando nacemos, el subconsciente está totalmente abierto, es muy fácil influenciarlo, por que la parte consciente no ha sido formada, un bebé no va a analizar una información para saber si aceptarla o rechazarla, no hay ninguna información en su cerebro con la que trabajar.

No hay experiencias, ni aprendizajes previos,  por eso un bebé aprende tan rápido, es una esponja que absorbe todo lo que llega a través de los cinco sentidos.

Tu y yo fuimos bebes en algún momento, y aprendimos de todo lo que estaba a nuestro alrededor, padres, familiares, profesores, tutores y guardianes, absorbimos sus creencias, religión, hábitos, formas de pensar y actuar.

Una vez pasado los primeros años de vida, conforme se ha almacenado una buena cantidad de información, el niño crea un consciente, un filtro para analizar la información que se le da.

Información nueva, es comparada con la información que está previamente almacenada en el subconsciente, y aquí es donde empiezan los problemas para controlar tu subconsciente.

Si la idea que tienes, no coincide con lo que está en tu base de datos, tu mente le costará aceptar. Suponiendo que de pequeño te enseñaron que hay que trabajar duro por dinero, y ahora tu quieres programarlo que el dinero viene de manera fácil.

Son dos conceptos totalmente opuestos, y tu propia mente te empezara a decir todas las razones por las que no puedes conseguir que el dinero venga de manera fácil, tú mismo empiezas a limitarte en base a los conocimientos que tienes previamente.

Y si adicional a esto, tu experiencia en la vida, ha sido trabajar duro por dinero, esta experiencia reforzará tu pensamiento.

Ahora con esta información, sabes a lo que te enfrentas, y será más fácil superarlo.

A la hora de colocarte un objetivo, algo que tu mente considere irracional como hacer un billon de dolares, que es algo totalmente racional y factible ya que múltiples personas empezando de cero lo han logrado , sin embargo tu mente en el momento que lo pienses te dirá toda las razones por las que otros pueden, pero tú no.

Incluso habrá gente que te dirá, que para hacer mucho dinero hay que ser deshonesto o hay que llevarse a otros por delante, lo cual no es verdad, es simplemente una creencia.

Y te preguntaras, que tengo que hacer para reprogramar el subconsciente:

Tendrás que examinar tus propias creencias, y ver cuales van en contra de lo que quieres lograr. Para derrotar al enemigo, primero tienes que conocerlo.

Luego que las identifiques llega la hora de cambiarlas. Tendrás que crear nuevas creencias que se alineen con la idea con la que quieres influenciar.

Otra forma de ayudar a cambiar la creencia, es conseguir personas que ya hayan logrado lo que quieres, con esto te darás cuenta de que es posible, si otros pueden, tú también puedes.

Estudia su biografía y cómo llegaron a donde tu quieres ir.

Tendrás que desarrollar confianza en ti mismo y la fe necesaria para convertir lo que te propongas en realidad.

Empieza con una idea que quieres que se vuelva realidad, sigue estos pasos, hasta que logres influenciar tu subconsciente y cambiar la creencia que vaya encontra de lo que quieres, hasta conseguirlo. Un pequeño logro te dará la confianza necesaria para ir por objetivos más grandes.

También puedes ver el artículo de” 32 formas de ampliar tu mente”. Te ayudará a encontrar maneras de cambiar tu forma de pensar y tu capacidad de ver más allá, nuevas posibilidades.

CONTENIDO RELACIONADO

Conoce 32 formas de ampliar tu mente que realmente funcionan.
El poder del pensamiento. Y cómo se relacionan con tus resultados.
Mentalidad ganadora la diferencia entre el éxito y el fracaso.