Leyes universales que son y por qué deberías conocerlas

Descubre lo sencillo que es utilizar conscientemente el poder inmutable e inquebrantable de las leyes del universo.  

Vivimos en un mundo ordenado que funciona con precisión. Imagina que dejara de existir la ley de la gravedad, todo se convertiría en un caos. Así como la ley de la gravedad, existen otras leyes que aseguran que todo funcione. Sin leyes definidas que controlen cómo funciona el universo, no existiría un orden.

De la misma forma que en el plano físico existen leyes, en el plano espiritual o mental también. Una vez aprendimos que era la ley de la gravedad y cómo usarla a nuestro favor, empezamos a desafiarla y a divertirnos con ella. De igual manera si conoces las leyes que rigen el pensamiento puedes empezar a usarlas a tu favor para crear los resultados que deseas. 


¿Qué son las leyes universales?

Las leyes universales, también conocidas como leyes espirituales o leyes de la naturaleza, son los principios que gobiernan cada aspecto del universo y son los medios por los cuales nuestro mundo y el cosmos entero continúan existiendo, prosperando y expandiéndose.

Si buscamos la definición de la palabra ley, es una regla o norma, que es constante e invariable a la que está sujeta una cosa. Resaltó constante e invariable, porque hagas lo que hagas no la puedes cambiar, el hecho de que las entiendas o no, no significa que no tengan un efecto constante en tu vida.

Al escuchar hablar de las leyes universales por primera vez, la creencia de la mayoría es que se basan en teoría o especulación. Por el hecho de que no la puedas ver, ni entender, no significa que no existen.

Con los avances en la ciencia se ha podido comprobar que las leyes universales son reales.  


¿Qué dice la ciencia?

La física cuántica, acepta que el universo, incluido nosotros, este hecho de energía. Esta nueva ciencia demuestra que los átomos no son sólidos, a nivel subatómico las partículas dentro del átomo, están constituidas por protones, neutrones y electrones, los cuales están en constante movimiento.  Y si vas más allá en su nivel más puro lo que hay es energía.

Si todo está hecho de átomos, todo es energía, y la misma energía que crea tu cuerpo, es igual a la energía de la que están hechas las paredes, los árboles o las rocas. La única diferencia es la frecuencia de vibración con la que se mueve cada uno, la velocidad con que giran las partículas a nivel subatómico.

Por ejemplo, si tenemos un vaso de agua, en estado líquido las partículas van a una cierta frecuencia vibratoria, cuando aplicamos calor lo que hacemos es acelerar la velocidad de estas partículas, al ir más rápido el estado cambia de líquido a gaseoso. Si por el contrario lo colocamos en un congelador pasamos a desacelerar la vibración para llevarlo a un estado sólido.

Un mismo elemento (H2O), si cambiamos su vibración, puede pasar de parecer algo sólido, a un estado que no es percibido por el ojo humano, estado gaseoso.

Si leemos sobre la ley de la atracción, que recientemente con la película del secreto, se ha vuelto muy famosa, la gente piensa que se inventó hace poco, pero la ley de la atracción siempre ha existido desde el inicio de los tiempos.

Es como decir que la ley de la gravedad se inventó en el siglo XVII cuando Isaac Newton la formuló. La ley de la gravedad siempre ha existido, al igual que las leyes del universo.

Lo importante es tener claro el concepto de que todo, a un nivel subatómico es energía y que todo lo que vemos, aun no lo parezca, siempre está en constante movimiento, y este movimiento o frecuencia es lo que determina el estado de lo que vemos o no vemos.

Cuando leemos sobre la ley de la atracción, si la analizamos desde el punto de vista que todo es energía, nos daremos cuenta de lo real que es y la entenderemos con mayor facilidad.

De hecho, la ley de la atracción se puede decir que es una sub ley, ya que la principal es la ley de la vibración que afirma que todo lo que existe en nuestro universo, ya sea visto o no, descompuesto y analizado en su forma más pura y básica, consiste en energía pura y existe como una frecuencia o patrón vibratorio.

La ley de la atracción garantiza que cualquier energía que se transmita en el universo se une (o se atrae) con energías que son de una frecuencia, resonancia o vibración igual.

Frecuencias iguales se atraen, y diferentes se repelen. Si unes dos gotas de agua, se vuelven una gota, y si unes una gota de agua con una de aceite se repelen, porque el aceite y el agua vibran a una frecuencia diferente.

Nuestros pensamientos son la forma de energía más potente que se conoce hasta hoy, viajan más rápido que la velocidad de la luz, y cada pensamiento tiene una frecuencia vibratoria que nosotros elegimos, y con un pensamiento colocamos todo nuestro cuerpo en la misma vibración.

Estos pensamientos están constantemente creando nuestra realidad. Y es a través de las leyes universales que tus pensamientos pasan del plano intelectual o espiritual al plano material o físico.

La energía siempre va de lo más alto a lo más bajo, como es el caso de la electricidad. Siempre transformamos la electricidad, del voltaje más alto al más bajo y no viceversa.

En el caso de nosotros, el pensamiento es la forma de energía más elevada con la que trabajamos y pasa al plano físico que es el nivel más bajo, lo que pensamos en un nivel subconsciente, que es la parte del cerebro que funciona como una estación transmisora, es lo que atraemos a nosotros y lo que creamos en nuestro día.

El nombre que le des a estas leyes es irrelevante. Lo importante es que entiendas que existen y que, si eliges alinear tus pensamientos con ellas de forma consciente e intencional, en esencia fluirás y empezarás a atraer a ti los resultados deseados.

Hay un gran número de personas en el mundo, cada vez más numerosas, que están tomando consciencia de estas leyes universales; sin embargo, sigue siendo la gran mayoría la que cree que la vida simplemente sucede por casualidad.

Muchos perciben los eventos, condiciones y circunstancias de la vida como aleatorios, sin entender la ley de causa y efecto, y como esta se aplica a su propia vida y a las condiciones que experimentas.

Dependiendo del tipo y calidad de los resultados que estés experimentando puede parecer bastante desconcertante, sin embargo, una vez entiendas las leyes que rigen tu vida, podrás usarlas conscientemente para cambiar esos resultados.

Las leyes universales funcionan sin esfuerzo, de manera constante. Desde que se creó la tierra. No tienes que saber sobre la ley de la gravedad para que esta funcione para ti. La entiendas o no, siempre estás siendo afectado por ella. Pero si la conoces y entiendes puedes hacer uso e incluso divertirte con ella.

Contrario a la “creencia” generalizada, no existe el azar o el caos en el mundo. Todo está regulado por leyes. (La suerte NO existe)

No es necesario que sepa cómo funcionan las leyes universales o que sepas que existe, siempre están trabajando cada segundo, de cada minuto, de cada día, ya sea que seas consciente de ello o no.


¿Cómo podemos hacer uso de las leyes?

Lo primero es entender que el pensamiento es la causa y los resultados el efecto de esos pensamientos. Y que cada pensamiento que formes y entretengas en tu mente empezará a buscar la forma más conveniente de volverse realidad, independientemente de que sea un pensamiento positivo o negativo.

Tenemos la capacidad de elegir los pensamientos que queremos pensar cada día, conviértete en una persona consciente de lo que estás pensando y podrás dirigir estos pensamientos a lo que quieras lograr.

Con el uso de tus facultades mentales, podemos dominar el poder del pensamiento y es a través de las leyes universales que estas imágenes mentales se vuelven realidad. En pocas palabras el único que determina  que crear, eres tú.

Cuando te vuelves consciente de cómo alinear y armonizar tu forma de pensar con las leyes universales, te darás cuentas que puede ser mucho más fácil de lo que imaginas crear “resultados deseados”.

Puedes estar seguro que el proceso nunca falla. Y su aplicación en nuestro día a día es el paso más importante.

Las leyes de la naturaleza impactan y determinan cada aspecto de nuestras vidas, son la fuerza que determina cada aspecto de la creación, incluyendo cada uno de los eventos, condiciones y circunstancias que experimentamos tanto una escala individual como colectiva.


Las leyes universales aplican a todos por igual

Algo importante de mencionar es que las leyes no disciernen entre bueno o malo, simplemente hacen su trabajo, acorde a lo que se le da. Tampoco discriminan entre género, color, religión, edad, ubicación geográfica, estado social. Funcionan en todo momento y por igual a todas las personas del mundo.

Independientemente de tus creencias y percepciones actuales e independientemente de dónde te encuentres actualmente en relación con los resultados, tienes el poder y la capacidad de ser, hacer y tener lo que sea que elijas en la vida.


¿Cuáles son las leyes universales?

  • La ley de la vibración establece que todo lo que existe en nuestro universo, ya sea visible o invisible, descompuesto y analizado en su forma más pura y básica, consiste en energía pura o luz que resuena y existe como una frecuencia o patrón vibratorio.
  • La ley de atracción asegura que cualquier energía que sea transmitida al universo se une (o atrae) a energías que tienen una frecuencia, resonancia o vibración igual o armoniosa.
  • La ley de la polaridad todo en el universo tiene un opuesto igual y exacto, y no puede existir uno sin el otro. Por ejemplo, el día y la noche, caliente y frio. Tomar consciencia y desarrollar una comprensión más profunda sobre la ley de polaridad y como usarla a tu favor.
  • La ley de causa y efecto establece que cualquier acción produce o devuelve un resultado en proporción exacta al acto o causa que lo inició. También se conoce como siembra y cosecha o Karma.
  • La ley de la abundancia se puede entender mejor al observar el crecimiento continuo y los recursos ilimitados disponibles dentro de nuestro universo. Está continuamente produciendo y multiplicándose sin esfuerzo, cuya abundancia está determinada solo por el tipo y la calidad de la semilla.
  • La ley de la transmutación perpetua de la energía nos dice que la energía está en constante movimiento y pasando de una forma a otra.

Conclusiones

Explora cada una de las Leyes Universales de forma individual, familiarízate y se consciente de que existen.

No necesitas nada, que ya no tengas; ya tienes todo lo necesario para empezar a crear una mejor vida, combinando tus facultades intelectuales con las leyes universales. Puedes hacer realidad tus pensamientos.

Aprender cada una te permitirá, antes que nada, desarrollar una conciencia de las llamadas leyes universales y aprenderás que:

  • Que la única limitación que existe es aquella que te coloques en tu mente.
  • Que la abundancia existe y podemos verla en la naturaleza, y la escasez es solo un reflejo de una mente autolimitada.
  • Las leyes lo que hacen es crear, lo que tu elijas, si la usas correctamente están diseñadas para asegurarte el éxito en lo que te propongas.

Leave a Comment