¿Cómo funciona la ley de la atracción?

La ley de la atracción se hizo famosa en el siglo 21, sin embargo si leemos libros de principios del siglo 20 ya se hablaba del concepto de la ley de la atracción, incluso desde mucho antes, solo que en ese entonces, no estaba masificado, como ocurrió hace unos años con la película de “El secreto”.  Lo cual ha atraído mucha controversia, creando un grupo de seguidores y por otro lado personas que no creen en esta ley. Si decides mantener una mente abierta y entender las bases de la ley de la atracción y como funciona puedes sacarle provecho.

La ley de la atracción funciona como un poder magnético, en el que tu eres el imán y atraes a ti lo que se relacione con tu pensamiento. En pocas palabras  “te conviertes en lo que piensas”, la ley de la atracción atrae a ti recursos, eventos, personas que armonicen con tu pensamiento y que son necesarias para convertir esa imagen mental, en realidad.

Los pensamientos se vuelven realidad.

Y lo mejor de todo es que realmente funciona. Seas consciente o no, diariamente estas atrayendo a ti circunstancias y eventos que estan en sintonia con tus pensamientos.

Ahora para satisfacer tu lado lógico del cerebro, saber cómo funciona este poder de atracción, y porque tu cuerpo actúa como un imán, podemos irnos al punto de vista científico, que nos dice que todo lo que existe, tanto lo visto como lo invisible, emite una resonancia vibratoria.

La explicación va a ser los más sencilla posible, sin profundizar en la física cuántica, y te preguntaras ¿que tiene que ver la física cuántica conmigo? Tu eres energía y la física cuántica explica la naturaleza y el comportamiento de la materia y la energía a nivel atómico y subatómico, lo importante es que entiendas el concepto de cómo se atraen los objetos, y como tu tienes la capacidad de atraerlos.

No es magia es ciencia.

Ley de la vibración.

La ley principal detrás de la atracción, es la ley de la vibración, los científicos han descubierto que todo está en constante vibración, si coges una hoja de papel que parece ser sólida y la colocas debajo de un microscopio,  verás partículas en movimiento, lo que parecía ser sólido a través de tus cinco sentidos, en realidad es un conjunto de moléculas en movimiento.

Si esas moléculas las colocas debajo de una microscopio más potente, verás que hay movimiento dentro de las moléculas,  este movimiento es creado por algo conocido por la comunidad científica como átomos, que si se descomponen y se analiza más, consiste en un protón, que está en el centro y un electrón que constantemente órbita alrededor del protón, creando un patrón vibratorio. (energía)

Todo lo que existe, ya sea físico (visto) o no físico (invisible), contiene alguna variación de átomos y partículas subatómicas. Las cantidades variables de cada uno de estos conjuntos, forman diversas formas o energías que determinan la frecuencia o velocidad de vibración.

Sin profundizar, solo quiero que entiendas el concepto, aguanta un poco y veras como todo empieza a tener sentido, dependiendo de las cantidades específicas de cada uno de estos ingredientes subatómicos, estas estructuras subatómicas determinan si lo que se observa es sólido, líquido o gaseoso. Las cantidades específicas de estas partículas subatómicas combinadas con su velocidad de vibración también determinan si se puede detectar con los cinco sentidos humanos o no.

Independientemente de su forma, lo que los científicos han descubierto, es que al dividir cualquier objeto en su estructura más básica, (cualquier objeto desde una pared, el plato en el que comes, tu cuerpo y la tierra) todo lo que existe, visto o no, consiste en una tasa de vibración. En otras palabras, lo que ves en la vida física no es sólido como parece ser, todo es una masa vibrante de energía. Es decir en su forma más básica todo es energía. 

La velocidad con que vibran va a determinar en qué estado se encuentran y si puedes verlo con tus cinco sentidos, por ejemplo el agua, podemos encontrarla en estado sólido, líquido o gaseoso, la única diferencia es la velocidad que con vibran las partículas.

Todo en el mundo consiste en vibración. Si la velocidad de esa vibración cae por debajo o se eleva por encima de cierta intensidad, se vuelve inmensurable o invisible para los sentidos humanos. Eso no significa que no exista. 

Y aquí es donde empieza lo interesante, tus pensamientos son vibraciones, se cree que son una de las vibraciones más potente que existen y sin duda tienen un efecto en tu mundo (ley de causa y efecto). El pensamiento es la causa y el efecto tus resultados.  Las palabras son vibraciones. Los sonidos son vibraciones. La luz es una vibración. Nuestro planeta es una vibración. Todo nuestro universo y todo lo que está dentro de él (visto y no visto) es una masa vibrante de átomos y partículas subatómicas.

Para entender la ley de la atracción, hay que saber que cada vibración tiene una resonancia, que establece que toda la energía resuena a una frecuencia específica, que permite que solo la energía de una frecuencia se unan. Toda energía, como hemos visto anteriormente, vibra continuamente a una frecuencia determinada y, dependiendo de esta frecuencia emitida, es lo que  la ley de la atracción usa para determinar qué energías se atraen unas a otras. 

¿Qué determina la frecuencia en el cuerpo humano?

El pensamiento crea una frecuencia o resonancia vibratoria específica a su naturaleza, esa frecuencia vibratoria, la sentimos a través de las emociones, tenemos emociones negativas y positivas, cuando alguien dice me siento mal, es el efecto de un pensamiento negativo, que coloca al cuerpo en una frecuencia específica acorde a lo pensado. Todo inicia en un pensamiento. 

Funciona igual que la frecuencia de una radio, la frecuencia determina qué estación de radio se escucha, es la frecuencia en la que colocas la radio la que armoniza y resuena con la frecuencia emitida desde una estación y permite que se escuche el sonido. Si cambia la frecuencia en la radio, ya no podras escuchar la estación anterior porque no están en la misma frecuencia. 

Tu cerebro funciona como una estación de radio que emite y recibe frecuencias a través del pensamiento que tu controlas.

Tu pensamiento es energía, que liberan constantemente, y crean vibraciones que viajan y atraen vibraciones similares que se manifiestan como circunstancias en tu vida. Los pensamientos los eliges tu, (libre albedrío) por lo que estás en control de la vibración que quieres estar y por ende lo que quieres atraer, y  funciona de esta manera seas consciente o no de ello, no siempre eliges tus pensamientos, muchas veces te dejas llevar por las opiniones y comentarios de otras personas que colocan tu cuerpo en un estado negativo y como resultado atraes cosas que no deseas. 

Un pensamiento dominante una vez formado, comienza a atraer hacia ti precisamente lo que estás pensando en función de la resonancia o la frecuencia de energía del pensamiento original.

El pensamiento es igual a una semilla, que una vez sembrada en al tierra, aunque no la podemos ver, se está formando hasta producir una planta. Sin embargo, sabemos que tarda un tiempo entre que la colocas en la tierra y cosechas sus frutos.

Cada semilla tiene un tiempo de gestación diferente, igual que el pensamiento, depende de lo que decidas plantar en tu mente, tardará más o menos tiempo en producir resultados. El hecho es que aunque no veas resultados inmediatos no significa que la ley de la atracción no funciona, simplemente al igual que la semilla debajo de la tierra, no puedes ver que el pensamiento poco a poco se va haciendo realidad. Solo tienes que tener Fe del proceso.

El trabajo de la Ley de Atracción es atraer a ti todo lo que esté en armonía con tu pensamiento.

Cuando entiendes cómo funciona, puedes estar seguro de que lo que decidas pensar dará resultados, y aunque tome tiempo desarrollarás la confianza y la certeza de que finalmente lo tendrás en físico.

Las emociones de miedo, apatía, dolor, ira y ansiedad emiten una resonancia muy distinta a las emociones de amor, alegría, gratitud, etc. 

Tus pensamientos, emociones y creencias individuales determinan la vibración en que te encuentras y la frecuencia que emites, que a su vez determina lo que atraes y experimentas en la vida.

En otras palabras, no puedes esperar tener pensamientos negativos y atraer algo positivo.

El cuerpo si se ve con un equipo especial, se puede observar como una masa de energía, esta energía es controlada por el pensamiento, y el cerebro es el órgano encargado de enviar la señal a todo el cuerpo, para que la vibración sea acorde al pensamiento. Lo que se conoce como conexión mente cuerpo. La mente es la causa el cuerpo es donde se ven los resultados. 

Recapitulando lo aprendido:

1) Todas las cosas (visibles e invisibles) descompuestas y analizadas en su forma más pura y básica, consisten en energía o vibraciones.

2) Los pensamientos son una vibración. 

3) Nuestro mundo y todo lo que hay dentro de él, primero comenzó con un pensamiento.

4) Los pensamientos que pensamos son frecuencias vibratorias que se transmiten atrayendo vibraciones de la misma resonancia o frecuencia vibratoria.

La ley de la atracción es parte del proceso de creación, somos seres creadores, estamos creando constantemente para bien y para mal, basta con observar alrededor, todo lo que ha creado el ser humano a empezado en un pensamiento, es el origen de todo.

Vivimos en el resultado de un pensamiento, el apartamento donde vives alguien lo imaginó primero, los medios de transporte, la forma de comunicarnos, todo fue creado primero en la mente antes de que existiera en el plano físico. Y todo lo que tienes y experimentas fue creado por un pensamiento seas consciente de ello o no, no hace diferencia.

Como seres creadores hemos sido dotados de facultades mentales, que nos permiten trasladar un pensamiento en realidad. Y hay leyes definidas que hacen que sea posible.

La comunidad científica define la ley de atracción como la ley por la cual el pensamiento se correlaciona con su objeto.

También se conoce como la ley de causa y efecto. Todo pensamiento pensado (causa) tiene un efecto (resultados). El pensamiento no puedes verlo, olerlo, tocarlo, probarlo o incluso sentirlo, pero sabemos que existe. Existe sólo como una vibración. Y ahora sabes que las frecuencias de vibración que son de idéntica intensidad, se atraen como vibraciones para traer al mundo físico el resultado de la semilla inicial que se plantó, en este caso, el pensamiento. Así como la semillas del campo requieren alimento, tu semilla de pensamiento crecerá de acuerdo con lo que sea que la alimentes. 

Ciencia y religión

Esto aunque parece algo nuevo y novedoso, siempre a existido. Aquí es donde la ciencia y la religión finalmente llegan a la misma conclusión, lo que los textos bíblico enseñan hace miles de años, hoy en día la ciencia ha confirmado su verdad.

El árbol se conoce por sus frutos. Todo árbol bueno da frutos buenos, y el árbol que no es bueno no los da. El árbol bueno no puede dar frutos malos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Por lo tanto, reconocen al árbol por sus frutos. Mateo 7:17-20. 

Una semilla de pimenton no puede producir tomate. Un pensamiento negativo (semilla) no puede producir un resultado positivo (fruto). Puedes saber lo que alguien ha pensado por sus resultados. Muestrame tus resultados y sabré lo que has pensado en los últimos 12 meses.  Los pensamientos sólo pueden crecer y producir aquello que está relacionado con la semilla plantada. 

Si quieres saber cuales son tus pensamientos predominantes, ve tus resultados. Y si no te gustan, cambia la semilla y, en el futuro, cosecharas resultados diferentes. Empieza por tener pensamientos, palabras y acciones que estén alineado con lo que sea que desees atraer.

La Ley de Atracción, siempre está en funcionamiento y atrayendo lo que estás emitiendo o transmitiendo a través de tu mente como resultado de tu proceso de pensamiento predominante. 

Cuando comienzas a usar la ley de la atracción, no solo colocas tu cuerpo en un frecuencia para atraer cosas, personas y circunstancias de la misma frecuencia, si no que también activas una parte de tu cerebro que te ayuda a conseguir las oportunidades necesarias para conseguir lo que quieres.

A tu alrededor día a día, hay millones de bits de informacion, el cerebro procesa unos cuatrocientos mil bits de información, pero solo somos conscientes de unos dos mil, independientemente de las cantidades, lo importante es que conscientemente sólo somos capaces de procesar una pequeña cantidad, sin embargo hay una parte de nuestras mente, el subconsciente, que tiene el poder y la capacidad de captar todo lo demás.

Y lo que determina, esos dos mil bits de informacion de los que somos conscientes, son nuestros pensamientos predominantes.

Si todos los días hablas de escasez, verás escasez en todos lados, si alguien habla de escasez o si en las noticias informan sobre escasez, instintivamente te sentirás atraído a escucharla, y tus resultados seran escasez, y esto reforzarán tu forma de pensar, veras tu realidad y dirás ves efectivamente tengo razón hay escasez.

Las oportunidades para atraer abundancia pasan frente a tus ojos pero no eres capaz de verlas. Porque conscientemente solo puedes procesar una pequeña cantidad de informacion de todo lo que hay a tu alrededor y que esté en armonía con tus pensamientos. (ley de la atracción)

Cuando decides cambiar tu pensamiento, y te propones a encontrar abundancia, le envías una señal clara al cerebro, que quieres que encuentre oportunidades, y en consecuencia empezarás a ver oportunidades, tu cerebro trabajara para encontrarlas, y ahora te sentirás atraído a conversaciones y noticias donde la informacion hablen de cómo incrementar tus ingresos, incluso en tu misma ruta al trabajo de todos los días empiezas a notar oportunidades que antes no veías.

Ahora que tienes una base sólida de cómo funciona la ley de la atracción, te preguntarás en qué áreas de tu vida puedes aplicarla.

La ley de la atracción funciona en todas las áreas de tu vida.

Dinero

La abundancia financiera es la razón número uno por la que las personas se interesan en la ley de la atracción. Cuando eres conscientes de que tus pensamientos crean tu realidad, te das cuenta de que estás en control de todo lo que tienes o no tienes. Y tienes el poder de crear la vida que deseas. La ley de la atracción te permitirá atraer a ti el dinero que necesitas. Cuando empieces a hacer un uso consciente y deliberado de ella.

Relaciones

Hay un dicho que dice: “aves del mismo plumaje vuelan juntas” lo que nos dice es que las personas con los mismos intereses “se mueven” de la misma manera, al igual que una bandada de aves de una misma especie se mueven juntas en grupo.

Te relacionas con personas que piensan muy parecido a ti. Muchas personas quieren atraer a la pareja ideal, pero creen que no la pueden conseguir. Hay 7 billones de personas en la tierra y solo tienes que atraer a una persona, hay más que suficientes personas, no hay escasez de parejas. Si quieres atraer a una persona primero tienes que desarrollar en ti las cualidades que quieres ver en la persona que quieres atraer, y para hacer eso primero tienes que definir cuales son las cualidades que quieres que esa persona especial tenga.

Igual que si quieres atraer un socio exitoso si tus estándares de vida son bajos no vas a atraer personas con estándares altos. Lo mismo con amigos, mentores, etc. Haz escuchado decir cuando el alumno esta preparado, aparece el maestro. Esa preparación es mental

Atraerás a personas que armonizan con tu propia filosofía de vida, ya sea que quieras ir o no.

Físico

La mayoría de las personas no piensan en la ley de la atracción para mejorar la salud. Sin embargo, existe una estrecha relación en cómo tus pensamientos afectan tu cuerpo. Aprender a usar la ley de la atracción te ayuda a ver qué efectos tienen tus pensamientos en tu cuerpo. Todo pensamiento de ansiedad, estrés, depresión tienen un efecto negativo en ti, que si se mantienen en el tiempo, tarde o temprano pasan factura.

Espiritual

La ley de la atracción está relacionada con las enseñanzas espirituales. Los textos espirituales nos revelan el poder del pensamiento y el efecto que tienen en nuestras vidas. Y como la fe y la creencia es la base de todo.

La ley de la atracción no distingue, entre géneros, edades, religiones, funciona para todos por igual, es como la ley de la gravedad, el hecho de que creas o no que existe, no implica que se aplique a ti. Aunque el que no sepa como funciona la gravedad le puede ir bastante mal.  Si eres cristiano o budista, o cualquier otra religión, todos nos enseñan a fortalecer la fe y el mensaje es claro  “te conviertes en lo que piensas”.

Desarrollar un entendimiento en la ley de la atracción fortalece tu creencia, relacionar lo que la ciencia ha comprobado con lo que dice la Biblia, te ayuda a entender mejor y saber sin duda alguna que todo lo que dijo Jesús esta basado en la verdad, es real y funciona.

“Todo lo que desee cuando oren, crean que los reciben y los tendrán”.

La fe es el resultado de una creencia que comenzó con un pensamiento. Tenga en cuenta que Jesús dice que nada será imposible. Él no dice excepto por esto o aquello. Él dice ¡Nada será imposible!

“La fe es la sustancia de lo que se espera, la evidencia de lo que no se ve”.

El pensamiento desarrolla la creencia. Aunque todavía no puedes verlo, “el pensamiento se correlaciona con su objeto” para manifestarlo en lo físico.

Mental

Tienes que desarrollar tu poder mental, para hacer uso de la ley de la atracción, no puedes pensar lo que las circunstancias o otras personas te sugieran, tienes que pensar lo que quieras tener sin importar las circunstancias a tu alrededor. Los obstáculos se van disolviendo, a medida que tu creencia y fe aumentan, en que la imagen mental que has pensado tarde o temprano se hará realidad.

En la próxima publicación aprenderás a cómo aplicar la ley de la atraccion para conseguir los resultados que deseas.

Para finalizar, una historia por Harold Sherman. 

Encienda su fuerza magnética.

¿En alguna ocasión has experimentado con un imán y limaduras de hierro? Un imán tiene fuerza de atracción; las limaduras tienen propiedades magnéticas que responden cuando se ponen en contacto con un campo magnético.

Primero coloca el magneto bastante lejos del montón de limaduras de hierro para que no les llegue su  “atracción magnética”. No ocurre nada.

Después acerca el magneto un poco más.  Ve que pizcas diminutas alrededor de los bordes del montón de limaduras comienzan apartarse y adherirse al extremo del magneto, moviéndose a través del espacio cargado.  

Entonces adelanta el magneto de manera que todo el montón de limadura de hierro quede dentro de su campo, y se produce un movimiento instantáneo en masa de las partículas magnetizadas para apiñarse  en torno de los polos.

Usted tiene el control de esta operación. Puede retirar las limaduras  de hierro, volver a ponerlas sobre la mesa y acercar el magneto desde cualquier dirección que decida, no menos segura y rápidamente.

Sin embargo, si decide no utilizar el magento; si con toda su fuerza de atracción lo deja ocioso, las limaduras de hierro permanecen quietas. Al mirarlas, no se diría que poseen alguna capacidad para responder a la atracción magnética. Parecerían una masa inerte, incapaz completamente de cualquier movimiento.

Ahora, como ilustración, imagine que este montón de limaduras de hierro son las oportunidades que necesita para alcanzar lo que desea en la vida. Estas limaduras de hierro están por ahora fuera de su alcance; pueden no estar ni siquiera a la vista; existen por el momento en su futuro.

La única forma en que pueda atraer estas oportunidades hacia usted es mediante la fuerza magnética de su mente. La fuerza está allí, tal como existe en un imán físico pero no funciona automáticamente. Usted tiene que controlar y dirigir este poder.  

Cuando usted hace esto, cuando ha decidido “¡esto es lo que quiero!”, magnetiza instantáneamente la fuerza creadora en su interior. Este poder principia a cargar el mismo “éter mental” en torno suyo; se extiende a través del tiempo y del espacio hacia las “limaduras de hierro”, las oportunidades que necesita en las formas y condiciones, circunstancias, recursos y personas, para  atraer todos los elementos requeridos para ayudar a realizar lo que sea representado.

Hasta que haga un movimiento positivo en la dirección de las cosas que desea, no atraerá nada que valga la pena. Sin decisión no puede magnetizar apropiadamente el poder dentro de usted. Un estado mental inestable atrae nada mas condiciones indecisas.

Mantenga en su mente la idea del magneto y las limaduras de hierro al enfrentarse a distintos problemas en la vida. Pregúntese: “¿Qué estoy atrayendo con mis pensamientos y deseos ? ¿Solo sucesos negativos? “

Si su mente está llena de temores, preocupaciones  y dudas, está cargando de incertidumbre la atmósfera en torno suyo. Está haciéndose susceptible a condiciones y circunstancias que puedan motivar que fracase en sus empresas.

Y aquí es importante recordar un punto: mientras de manera más  profunda quiera realizar algo, más fuerte es su poder de magnetización.

Supongamos que esta fuerza interior es un criado, capaz de obedecer sin discusión todas las órdenes. Ahora, si usted le ordena de un modo informal: “Tráeme un vaso de agua” , esperará que el criado responda a su mandato, más tome su tiempo para hacerlo. No obstante, si pidiera con un sentimiento de gran apremio: “Pronto… ! tráeme un vaso de agua!”, lo más probable es que el criado se lo entregar a toda prisa.

Así es exactamente como opera su subconsciente. ! Actúa con lentitud o con rapidez con relación  con órdenes que da mediante su mente consciente, dependiendo en forma precisa de la manera profunda en que lo pretende en realidad!

Usted ha oído decir a la gente: “Puse mi corazón en esto o lo otro…. !y lo conseguí!”

!Lo consiguieron ciertamente! No pudieron menos que lograrlo. Su deseo fue tan intenso que creó una fuerza  tremenda de atracción magnética…. y todo alrededor de ellos, cosas y personas fue afectado por ella.

Comience a vivir en la consciencia de lo que desea. Vistalo con sus deseos; vealo ocurrir en su mente; tenga fe en que va a suceder; conserve el éter mental cargado magnéticamente con las imágenes mentales de su objetivo.

Haga esto, y atraerá paso a paso lo que necesita para hacer que las “limaduras de hierro” se agrupen en forma de oportunidades en torno suyo y al fin materialicen lo que han deseado.

CONTENIDO RELACIONADO

Aprende a reprogramar tu subconsciente para conseguir lo que quieras
El poder del pensamiento. Y cómo se relacionan con tus resultados.
Mentalidad ganadora la diferencia entre el éxito y el fracaso.