Ley De Causa y Efecto. Lo Que Tienes Que Saber.


Esta ley es fácil de entender. Sin embargo, no dejes que su sencillez te engañe, es una ley que si sabes usar en tu vida es muy poderosa.

La ley de causa y efecto es una ley universal que establece que para cada efecto hay una causa definida, del mismo modo para cada causa, hay un efecto definido. O lo que es igual a decir que cada acción tiene una reacción relacionada con la acción inicial.

Todo acto tiene una consecuencia. Un acto positivo tendrá consecuencias positivas y un acto negativo consecuencias negativas, por la ley de causa y efecto no puedes esperar un resultado diferente a la causa que lo origino.

Entender la ley de causa y efecto puede ayudarte a descubrir porque estas consiguiendo los resultados que tienes y como puedes cambiarlos.

¿Cómo funciona la ley de causa y efecto en tu vida?

La ley de causa y efecto en tu vida se relaciona con tus pensamientos y tus resultados. Tus resultados no son más que un efecto, que puedes cambiar si vas directamente a la causa (pensamiento).

Si estas en tu ordenador probablemente estas rodeado de «efectos», la silla donde estas sentado es un resultado de un pensamiento original, el ordenador que estas usando es el resultado de una idea, la mesa donde estas apoyado fue primero una imagen en la mente de alguien.

Como puedes ver todo se origina del pensamiento que es la causa de todo lo que ves a tu alrededor y también es responsable de todo lo que tienes. Si prestas atención puedes relacionar cada uno de tus resultados con un pensamiento del pasado.

También puedes empezar a relacionar pensamientos que tengas hoy con sucesos que tendrán lugar en el futuro. Este es un poderoso ejercicio que puedes hacer, ser consciente de tus pensamientos y el impacto que tienen en tus resultados.

Cada uno de tus resultados fueron creados por un pensamiento original, seas consciente de ellos o no. Constantemente estas creando tu realidad.

Los resultados de hoy, no son más que pensamientos del pasado. Vives constantemente en el efecto de tus propios pensamientos.

Los pensamientos de hoy moldearan tu futuro. El problema es que la mayoría de las personas no son consciente de esta verdad y no ejercen ningún control sobre sus pensamientos.

Cuando eres consciente de la verdad puedes empezar a controlar y aplicar la ley de causa de efecto en tu vida.

¿Cómo aplicar la ley de causa y efecto en tu vida?

El secreto para usar la ley de causa y efecto es ser consciente de tus pensamientos, si eres capaz de estar atento a cada uno de ellos y luego hacerle un seguimiento hasta ver sus resultados, podrás validar esta ley por ti mismo.

Recientemente leía el libro de «The Secret of the Ages» de Robert Collier de 1926 donde explica que si registras en tu mente el pensamiento de salud, prosperidad y bienestar, llegara el día que te levantes y te encontraras saludable, prospero y feliz, tus pensamientos se habrán hecho realidad.

Esta es la ley de causa y efecto en acción. El problema reside en controlar tus pensamientos y dirigirlos a lo que quieres conseguir sin que nada distraiga tu atención.

Se estima que tienes un total de sesenta mil pensamientos diarios, cada pensamiento tiene un poder creador, el problema es que la mayoría de las personas no son consciente de que están pensando.

Tienen pensamientos constantes pero ninguno enfocado a algo en concreto. Si alguien les da una mala opinión piensan en eso, si escuchan una mala noticia piensan en eso, si ven una serie piensan en eso, sus pensamientos van de un lugar a otro y no son guiados hacia un fin.

Una forma de entender los pensamientos es imaginando los rayos de sol, el sol esta constantemente liberando rayos solares, igual que tu mente esta siempre liberando pensamientos, los rayos del sol van en cualquier dirección.

Si quieres usar los rayos del sol para encender fuego necesitas una lupa, para concentrar los rayos de sol en un solo punto y conseguir quemar lo que quieras.

Igual son los pensamientos. La concentración es el equivalente a la lupa. La concentración es una facultad mental que puedes usar para dirigir tus pensamientos. Si consigues enfocar todos tus pensamientos en un solo objetivos puedes conseguir que se haga realidad.

Imagina tener 60 mil pensamientos enfocados en una sola idea las 24 horas al día, no crees que serías capas de conseguir aquello en lo que estés pensando.

El pensamiento es la causa original que determinara todos los efectos en tu vida, buenos y malos.

La debilidad de este gran poder, como la criptonita para Superman, son las distracciones, las opiniones, las noticias, tus creencias, todos estos factores, desvían tu atención y hacen que tu poder mental se disipe como los rayos solares a cualquier dirección.

La ley de causa y efecto llevada a la práctica.

Para poder poner en practica la ley de causa y efecto tienes que entender como funciona la mente.

Las personas ven los efectos, sus resultados y tratan de cambiarlo, sin embargo no es posible cambiar el efecto sin cambiar la causa. Es como ver una película en el cine e intentar cambiar lo que ves en la pantalla en veces de ir al proyecto y cambiar la cinta.

Lo que se muestra en la pantalla son tus resultados, tu cuenta bancaria, tu salud, tus relaciones, tu felicidad, el proyector es tu mente, la cinta es tu subconsciente y la persona que cambia la cinta eres tu a través de tu mente consciente.

Tienes que decidir de forma consciente cambiar tus pensamientos que son la causa de tus resultados y trabajar en cambiar la información que esta en tu subconsciente que son tus pensamientos dominantes que están almacenados en tu mente y que han estado allí por mucho tiempo.

Es la hora de poner en practica la ley de causa y efecto, ahora que sabes que tus pensamientos tienen poder y son la causa de todos tus resultados. Hay tres pasos que tienes que seguir:

  • Decide que quieres conseguir.
  • Piensa en ello la mayor parte del tiempo.
  • Toma acción cada vez que tengas una idea o veas una oportunidad.

Piensa en que quieres concentrar todos tus pensamientos. Una meta que realmente quieras conseguir, que te despierte por las mañanas y te quite el sueño por las noches. En el primer paso estas usando la parte consciente de tu mente para decidir que quieres pensar.

Luego intenta pensar en ello la mayor parte del tiempo, como una obsesión, debes pensar en eso que quieres cada día. En este paso estas usando la repetición para influenciar tu mente subconsciente, la repetición de un pensamiento hace que el pensamiento sea aceptado por el subconsciente y las ideas comenzaran a llegarte y las oportunidades empezaran a aparecer en tu camino.

Por último y no menos importante, toma acción en esas oportunidades e ideas que te lleguen, se persistente en este paso, porque cada vez que intentes algo nuevo estarás más cerca de conseguir los resultados que deseas.

Para poder llevar una idea del plano mental al plano físico es necesario tomar acción, aun no estamos tan avanzado para sentarnos a imaginar algo y hacerlo realidad. Tendrás que trabajar para cambiar tus resultados.

Razones por la que fallan las personas al intentar usar la ley de causa y efecto.

Todo el proceso anterior es un proceso que se lleva a cabo en tu mente consciente. Sin embargo la mente, como has visto, se divide en dos: la parte consciente y la parte subconsciente.

En el subconsciente se encuentran todas tus creencias. Cuando tienes una idea nueva, que es contradictoria a tus creencias, estos pensamiento entra en conflicto.

Si conscientemente quieres bajar 30 kilos pero siempre has pesado 30 kilos de más, tu imagen mental (la causa) que esta alojada en tu subconsciente, la imagen que tienes de ti mismo, entrara en conflicto con la imagen que estas creando en tu parte consciente, una persona en su peso ideal.

Esta es una de las razones por las que los pensamientos conscientes no siempre se transforman en tus resultados. Porque el subconsciente es el que define y controla tus resultados.

Cuando tienes un pensamiento, un deseo y este es muy diferente a tus creencias, el subconsciente tiene técnicas para evitar que continúes adelante con tu plan.

Si tu mente subconsciente siente que estas determinado a conseguir eso que deseas, empezara a colocar obstáculos en tu camino, sus principales aliados son la duda, la preocupación y el miedo.

Empezaras a dudar de tu capacidad y habilidades para conseguir lo que quieras conseguir, en ese momento es cuando las personas comienzan a buscar razones por las que no van a conseguir aquello que quieren.

Suponiendo que consigas enfrentar y superar las primeras dudas, el subconsciente te pondrá nuevas pruebas, esta vez te presionara un poco más, te dará razones para preocuparte.

Finalmente si consigues superar esta barrera, te enfrentaras al miedo, que será el último intento para frenarte, empezaras a pensar en todo lo que puede salir mal y lo que más te asusta.

Por ejemplo si tu idea es bajar 30 kilos para correr un maratón, los primeros pensamientos después que tengas la idea de hacerlo es dudar de tu capacidad para lograrlo.

Pensaras cosas como, nunca he corrido un maratón, no creo que pueda conseguirlo, nunca he hecho más de 10 km, estoy muy pesado como para lograr llegar a correr 42 km.

Si a pesar de las dudas iniciales continuas, al cabo de unos días o semanas haciendo el intento, te puedes empezar a preocupar por cosas que puedan pasar.

Pensamientos como: si sigo corriendo, el impacto con el asfalto dañara mis articulaciones. O pensaras cosas como: no quiero hacer el ridículo intentando correr un maratón, puede que llegue a la meta después de que cierren la carrera.

Entiendes mi punto, ¿no?. Cuando decides controlar tus pensamientos y dirigirlos a lo que quieres lograr, hay una parte de ti que intentara sabotear tus intentos.

La intensidad de estas preocupaciones ira aumentando a medida que continúes avanzando, incluso puedes llegar a sentir un miedo intenso que puede llegar a paralizar tus acciones.

Esto ocurre cuando tiene un pensamiento que quieres hacer realidad y es muy contradictorio a tus creencias. Cuando tomas la decisión consciente de conseguir un GRAN objetivo, prepárate para un batalla contigo mismo.

Lo bueno es que si superas la batalla puedes conseguir cualquier cosa que te propongas.

La ley de causa y efecto siempre funciona.

Hace un tiempo me paso algo curioso. Por alguna razón, cada día que llegaba a casa, veía el buzón y pensaba: «no sería genial que me llegara algo inesperado, una sorpresa». Este pensamiento fue recurrente durante semanas y siempre que veía el buzón sentía la expectativa de encontrar algo.

Pasado un tiempo de este pensamiento recurrente, recibí un correo electrónico de una autora de bestseller que le había gustado mi blog, quería enviarme su libro y me pidió mi dirección para enviarme una copia.

Finalmente llego el día en el que encontré en el buzón de la casa, un libro de una autora de bestseller. Lo cual fue algo totalmente inesperado. Ese pensamiento que estuvo en mi mente durante semanas, se hizo realidad.

En ese momento recordé el poder de la ley de causa y efecto. Tus pensamientos más recurrentes y dominantes se harán realidad seas consciente de eso o no.

Cuando entiendes la ley te das cuenta que el plano físico no es más que un efecto de tus pensamientos del pasado, pero principalmente son resultado de tus creencias y pensamientos dominantes a nivel subconsciente.

Si revisas profundamente tus creencias y pensamientos más recurrentes puedes ver como cada uno de tus resultados se relacionan con un pensamiento original.

La forma de cambiar los resultados, es conseguir controlar tus pensamientos, dirigirlos a un solo propósito y persistir hasta que tu subconsciente los acepte como un realidad.

¿Qué tener en cuenta cuando aplicas la ley de causa y efecto?

Hay otras leyes que debes entender que se relacionan a esta ley. Una de ellas es la ley de gestación. Los pensamientos son como semillas que plantas en tu mente y necesitan un tiempo para hacerse realidad.

Tienes que tener en cuenta que un pensamiento que decidas manifestar, no se hará realidad de un día para otro. Y al igual que la agricultura hay ciertas reglas que debes entender para sembrar una semilla y conseguir que de frutos.

En el momento que imaginas lo que quieres, ya lo tienes en el plano mental y lo que quieres conseguir es llevarlo al plano físico. Así funciona, primero tiene que existir en la mente (causa) antes de que se haga realidad (efecto). Es como se han creado todas las cosas a tu alrededor, una idea original que paso de la mente a lo real.

Debes cuidar el pensamiento que quieres hacer realidad, debes pensar en el todo los días, al igual que una semilla necesita ser regada, cada vez que piensas en lo que quieres estas regando el pensamiento.

Lo segundo es que debes creer que es posible, eliminar toda duda. La duda es como la maleza que acaba con la siembra. La fe es tu mejor aliado, la fe te permite creer aunque, no lo puedas tocar.

Por último, se persistente. Puede que tu pensamiento tarde meses o años en hacerse realidad. Al igual que un bebe tarda nueve meses en nacer o como un bambú japones que tarda siete años en aparecer, en ambos casos, no puedes acelerar el crecimiento, no puedes sacar un bebe en cinco meses y tampoco conseguir que el bambú aparezca al año.

Sin embargo la certeza de que nacerá, es lo que te hace esperar pacientemente y con gran entusiasmo el nacimiento de esa semilla.

Ten la certeza de que tu pensamiento dominante se hará realidad y se paciente en la espera, tomando acción constante para construir eso que quieres lograr.

¿Qué otros nombres recibe la ley de causa y efecto?

La ley de causa y efecto la puedes encontrar con otros nombre pero básicamente son lo mismo, por ejemplo:

  • Ley de sembrar y cosechar que establece que todo lo que siembras en el pensamiento vas a cosechar en realidad.
  • La ley del Karma viene a hacer la misma ley de causa y efecto que dice que cada acción que haces se te devolverá y tendrá un efecto en tu vida, si haces el bien regresa el bien y si haces mal puedes estar seguro que volverá de una forma u otra.
  • La ley del bumerán en este caso es el mismo concepto todos los pensamientos dominantes que liberes volverán al igual que un bumerán y afectaran tu vida.
  • La ley de acción y reacción para cada acción que tomes debes esperar una reacción o efecto, no puedes pretender hacer algo malo y que nada suceda, aunque nadie te vea, tarde o temprano, pagaras las consecuencias.

¿Que otras leyes se relacionan con la ley de causa y efecto?

La ley de causa y efecto puede considerar como un ley que explica el principio global de como todo efecto tiene un origen o causa, sin embargo, a medida que profundizas en otras leyes tu entendimiento crecerá sobre como realmente funciona la ley de causa y efecto.

Alguna de las leyes que puedes estudiar y que se relacionan con esta son:

Todas estas leyes en conjunto te ayudan a entender mejor porque atraes los resultados que atraes y como puedes hacer para cambiarlo. Puedes ir directamente a la lista de leyes universales publicadas en expande tu mente para leer sobre ellas.

Importancia de la ley de causa y efecto.

Cuando te vuelves consciente de la ley de causa y efecto, te das cuenta de lo importante que es. Es una ley inmutable, como la ley de la gravedad no puede ser cambiada pero puedes aprender a usarla a tu favor.

Te has dado cuenta que cuando alguien se cae y se golpea, no se queja de que la culpa es de la ley de la gravedad, la razón por la que no se quejan es por que saben que no pueden cambiar la ley de la gravedad.

A todos nos gusta las sorpresa, pero solo las buenas, cuando llegan sorpresas malas, ya deja de ser divertido, sin embargo cuando eres consciente de tus pensamientos puedes determinar que pensamientos causaron los efectos inesperados que no te gustan.

Cuando la personas consiguen un resultado que no quieren se quejan de lo que tienen, sin embargo, cuando entiendes que el resultado esta directamente relacionado con causa (pensamiento) que ellos mismo controlan, no hay razón para quejarse. Cuando consiguen este entendimiento empiezan a usar sus conocimientos sobre causa y efecto para cambiar y moldear sus resultados.

Ves por que es tan importante esta ley, de esta manera puedes empezar a trabajar en la causa y no en el efecto, la gente que intenta cambiar el efecto, lo que ven en el plano físico, nunca consigue cambiarlo, porque no cambia su forma de pensar.

Conclusión.

Espero que está información sea de utilidad para ti. Es un conocimiento que ha estado disponible desde hace miles de años.

Puedes encontrar textos antiguos como la Biblia o libros escritos hace cien años que explican el poder de la ley de causa y efecto.

Es una ley que siempre ha estado presente desde el principio y durante siglos funcionando constantemente y favoreciendo a aquellos que la conocen y aplican.

Que no te quepa la menor duda te conviertes en lo que piensas.

Ricardo

Estudiante de los 67 pasos del éxito y los 12 principios de Tai Lopez. Expande tu Mente es un blog creado para compartir ideas, libros y recursos que pueden ayudar a mejorar tu vida.

Recent Content