X
La llave para incrementar tu poder mental
¡Date prisa y descarga el nuevo software para reprogramar tu mente subconsciente hoy mismo!

El Poder De La Oración: reflexión


La oración es un pensamiento con la petición de lo que anhelas alcanzar u obtener, al colocar este pensamiento en tu mente subconsciente, tarde o temprano dará los frutos.

El poder de la oración radica en colocar en tu subconsciente un pensamiento, con la seguridad y el convencimiento de que lo que pides, lo vas a obtener. A través de ella te conectas con ese ser superior o deidad en el cual tú crees para encontrar respuesta, soluciones y bendiciones.

Las personas que creen en el poder de la oración, aseguran que a través de la oración, pueden alabar y agradecer, pedir por sus problemas, angustias y necesidades, liberar el estrés, y más aún, consideran que la oración puede transformar su vida, pero ¿Por qué la oración es poderosa?

¿Por qué la oración es poderosa?

La oración es poderosa, porque te permite pedir ayuda, guía y orientación, y encontrar respuesta. Al orar, estás colocando en tu subconsciente tu petición. Recuerda, todo comienza con un pensamiento, la mente subconsciente al aceptar un pensamiento, empieza inmediatamente a ponerlo en práctica. Es por eso que tus deseos y oraciones solo son respondidas, cuando están en armonía con tus pensamientos y acciones.

La oración es poderosa cuando oras con fe y convicción. El secreto está en que, cuando elevas una oración, rezo o petición, debes creer y aceptar que tu oración ya es un hecho en tu mente, y se ha cumplido tal como lo has pedido, y que su realización, la verás convertida en una realidad, en el futuro inmediato. Es decir, comienza tu oración con un pensamiento de agradecimiento por las bendiciones que ya recibiste, en lugar de solo pedir lo que quieres.

Napoleón Hill, en su libro «Piense y hágase Rico» cita: «Hay abundancia de pruebas que apoyan la creencia de que el subconsciente es el eslabón que une la mente finita del hombre, con la inteligencia infinita. Es el intermediario a través del cual uno puede usar a su gusto las fuerzas de la inteligencia infinita. Es el que contiene el secreto proceso por medio del cual los impulsos mentales se modifican y cambian en su equivalente espiritual. Es el medio a través del cual la oración puede trasmitirse a la fuente capaz de responder a tal oración».

¿Cómo hacer que tu oración tenga poder?

Tus convecciones y creencias son las que le dan poder a la oración, que debe ir acompañada de la fe, de que lo que pides se te dará.

Para vivir una verdadera experiencia de la oración, una de las primeras preguntas que debes hacerte es ¿Qué significa la oración para mí? ¿Tengo fe y creo que a través de la oración, me van a escuchar y lo que pido se me concederá?

Si la respuesta a las preguntas anteriores, es sí, puedes hacer que tu oración sea poderosa.

La experiencia de la oración conlleva un cambio en la consciencia, dejamos a un lado el ego, para acceder a lo infinito, tanto si lo llamamos Dios, fuerza interior, sabiduría, inteligencia superior e ilimitada. Nos concentramos en la presencia de un ser superior, que lo consideramos bueno, compasivo y caritativo, y al cual humildemente, exponemos todas nuestras debilidades, todos los problemas que tanta energía nos quita.

La mayoría de las personas ora o reza por su salud o por la erradicación de sus problemas, pero siempre permanecen inquietos y preocupados por los mismos. En estos casos se dice que tiene la mente dividida, con una mitad cree y con la otra desconfía de que obtendrá lo que pide, en pocas palabras, su fe es débil. Has oído la frase «La fe mueve montaña», puedes estar segura de que las moverás, sí y solo sí, desarrollas una fe firme y sincera.

El poder de la oración está en que coloques en tu mente el deseo, como si ya lo recibiste, debes orar con una fe suprema. Cuando crees y tienes fe, una vez que oras, ya ese problema no te debe ocasionar angustia, solo te resta tener paciencia, confiar que se solucionará, y mientras esperas, si hay algo que puedas hacer que ayude a que se solucione más rápido, debes de actuar.

Te preguntarás por qué la fe es tan importante. Si tienes una fe firme, logras poner toda tu energía en tus pensamientos, sentimientos y emociones, toda tu concentración la diriges a lo que deseas, y todo esto ayuda a convertir en realidad lo que estás pidiendo en oración.

Si tu oración nace desde tu corazón y con una gran fe, ten la seguridad que, escucharas las respuestas a tus preguntas. Es importante resaltar que así como elevas oraciones para pedir consuelo u orientación, debes también agradecer en tus oraciones por las bendiciones que recibes día a día. Un corazón agradecido verá más pronto las respuestas a sus peticiones. Cuando estás agradecido te concentras en aquello que te hace sentir bien, y el efecto es que atraes cosas positivas a tu vida.

El hábito de orar y la practica constante

Inicia el hábito de orar y verás como creces espiritualmente, y a su vez como tus caminos parecerán menos empinados. Orar es una actividad diaria y debes ser perseverante, mientras más practiques más poder tendrá tu oración. Tienes todo el día para entrar en contacto con la dimensión espiritual, de ahí la importancia de seleccionar el momento adecuado para hacerlo.

Debes convertir el momento de oración, en un momento especial, la idea es lograr y cultivar una relación de confianza, con Dios, el universo o la deidad. Debes decir en tu oración lo que realmente estás sintiendo, y no solo lo que piensas que debes decirle. Y algo muy importante, debes ser claro y preciso en tu petición, por ejemplo si necesitas comprar un auto y quieres pedirlo en oración, debes decir cuál auto quieres, la marca, el color, si es dos puertas, etc. debes ser muy específico.

La facultad mental que nos ayuda en la conexión espiritual, es la intuición. Se dice que la intuición, son las antenas que conectan tu mente finita con el mundo espiritual, la inteligencia infinita. Cuando tú hablas con el ser superior a través de la oración, debes calmar tu mente, quedarte en silencio tratando de oír su voz, verás como comienzan tus pensamientos e ideas a aclararse, e incluso podrás ver el problema desde otro ángulo, al terminar tu momento sagrado, te levantaras con más energía y visualizando el mejor camino que debes seguir.

¿Cómo se debe orar?

Las formas de decir las oraciones, depende de cada persona. Puedes rezar con oraciones escritas por otras personas, las escritas en los libros sagrados de las diferentes religiones (especialmente si practicas alguna religión), o simplemente crear tu propia oración.

Si nunca has escrito una oración o iniciado una oración espontánea, te puedo decir que solo tienes que relajarte, concentrarte y traer a tu mente tus pensamientos, ideas, proyectos, inquietudes, alegrías, tristezas, dudas … tal como lo harías con un amigo. Lo más importante es el sentimiento cuando ores y tus creencias, es decir, creer que tu oración será contestada.

A continuación te dejo una oración de Mahatma Gandhi, es un bello ejemplo de como debemos orar, observa que en ella se refleja, la humildad, el amor, la gratitud, el desapego, la generosidad y el deseo de ayudar, virtudes que debemos cultivar para crecer espiritualmente, y acercarnos más a esa fuente infinita que hará que tu oración sea poderosa.

  • Señor, Ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes y a no decir mentiras para ganarme el aplauso de los débiles.
  • Si me das fortuna, no me quites la razón.
  • Si me das éxito, no me quites la humildad. Si me das humildad, no me quites la dignidad.
  • Ayúdame siempre a ver la otra cara de la medalla, no me dejes inculpar de traición a los demás por no pensar igual que yo.
  • Enséñame a querer a la gente como a mí mismo y a no juzgarme como a los demás. No me dejes caer en el orgullo si triunfo, ni en la desesperación si fracaso.
  • Más bien recuérdame que el fracaso es la experiencia que precede al triunfo. Enséñame que perdonar es un signo de grandeza y que la venganza es una señal de bajeza.
  • Si me quitas el éxito, déjame fuerzas para aprender del fracaso.
  • Si yo ofendiera a la gente, dame valor para disculparme y si la gente me ofende, dame valor para perdonar. ¡Señor, si yo me olvido de ti, nunca te olvides de mí!

Diez razones para orar

  1. Para bendecir el día.
  2. Para que se resuelva un inconveniente.
  3. Para agradecer por lo que ya tienes.
  4. Para bendecir los alimentos.
  5. Parar pedir perdón.
  6. Para pedir sabiduría y discernimiento.
  7. Para pedir por tu salud.
  8. Para pedir por la salud de personas.
  9. Para pedir por familiares o/y amigos.
  10. Para pedir por el mundo.

Las razones por las que oramos son infinitas. Hay personas que tienen el hábito, cada mañana al despertarse, orar para que su día sea bendecido, que todo salga bien y poder resolver cualquier inconveniente que se presente a lo largo del día. Este tipo de oración genera confianza en la persona y comienza el día con optimismo y pensamientos positivos.

Luego tenemos las oraciones de agradecimiento: dar gracias por todo lo que tienes, es una energía positiva, que atraerá cosas positivas. Puedes pensar que no tienes muchas cosas por las cuales agradecer, te sugiero comiences por las cosas que te parezcan insignificantes, por ejemplo, al despertarte, da gracias por estar viendo un nuevo día, da gracias por las bendiciones que recibes día a día.

Existe la costumbre de orar en la hora de las comidas, se agradece y bendicen los alimentos.

También están las oraciones donde pedimos perdón, cualquier sentimiento de culpa que tengas, puedes en oración arrepentirte por tu actitud, eso traerá paz a tu alma.

Puedes hacer oraciones pidiendo sabiduría y discernimiento, pedir por tu salud, un problema en particular o necesidad por la que estés pasando, por la necesidad o salud de un familiar o amigo, por los enfermos, por tu trabajo o empresa, por dinero, etc.

Oración sin acción: La relación entre la oración y la acción

La oración para que tenga poder debe de ir acompañada de la acción. Confiar en la oración, poner toda tu fe en ella, está muy bien, pero eso no significa que te quedes de brazos cruzados, esperando la respuesta. Debes actuar, no te quedes de rodilla orando, toma acción, contacta personas que manejen el tema por el cual oraste, toca puertas, nunca se sabe de donde puede provenir la ayuda.

Todos tenemos sueños y metas que queremos alcanzar, y a veces acudimos a la oración para aclarar ideas, visualizar el camino y conseguir ayuda de ese ser superior, de esa inteligencia infinita.

Hay personas con grandes sueños y excelentes ideas, capaz de plasmarla en un papel y oran para que su proyecto se haga realidad, luego se quedan sentados esperando que la ayuda caiga del cielo. Debes actuar cuando sientas la inspiración de actuar, este es el paso más importante para que tu oración se convierta en tu realidad.

Te cuento la historia de Juan, un joven con un gran sueño, pero sin tomar acción: Un día un amigo le pregunta que está haciendo, él le cuenta sobre su proyecto, el cual le traería gran satisfacción, muchos beneficios y dinero.

-Su amigo, interesado en conocer sobre el proyecto, le pregunta ¿Qué harás para poner en acción todos tus planes? -La respuesta fue: necesito mucho dinero para poder realizarlo- ¿Ya buscaste a alguien que quiera asociarse contigo o invertir en tu proyecto?

-No -dijo-, Estoy orando para que Dios me envíe a alguien que pueda ver las ventajas de este proyecto.

Si el sueño de Juan se queda solo en su mente, ¿Cuándo crees tú que él lo vea convertido en realidad, y sus oraciones contestadas?

Los sueños se hacen realidad solo si tú trabajas para lograrlo, la oración más poderosa no dará frutos si tú no tomas acción, no puedes dejar todo en manos del ser superior en el cual tú crees. La oración te ayuda para recibir orientación, pero tú debes actuar, tomar acción, para hacerlo realidad.

Una vez que has hecho todo lo que está a tu alcance, todo lo que te corresponde hacer, es solo en ese momento, donde esperas con paciencia, la intervención divina, para que todo marche de acuerdo al plan.

Por ejemplo, siguiendo con el mismo caso anterior, si Juan decide solicitar un préstamo al banco, entrega todos los recaudos que le piden y luego en oración, pide que el préstamo sea aprobado, es en ese momento cuando solo le queda esperar con paciencia, hasta que el banco le dé la respuesta.

Beneficios de la oración

Son muchos los beneficios que trae para una persona, tener el hábito de la oración. No solo son beneficios espirituales sino también físicos y emocionales:

  1. Crecimiento espiritual.
  2. Reduce la presión arterial.
  3. Reducción del ritmo metabólico.
  4. Reduce el ritmo cardíaco y respiratorio.
  5. Reduce la preocupación y desesperación.
  6. Reduce la ansiedad.
  7. Reduce el estrés.

En alguna etapa de la vida, las personas sienten la necesidad de avanzar hacia la espiritualidad para su propio bienestar. Especialmente cuando la mente comienza a divagar sobre la incertidumbre del futuro, lo que les inquieta en el presente, las enfermedades y virus que están apareciendo, es en esos momentos, en donde el ser humano decide acudir a la oración, incluso las personas que se dicen ateas, lo hacen.

Muchas son las personas que opinan que la oración transformó su vida al saber que no están solo, que hay una conexión a una presencia infinita, que lo apoya y ayuda. La oración forma parte del crecimiento espiritual.

Por otra parte, los estudios de investigación han mostrado que la oración reduce la presión arterial y los ritmos metabólicos, cardíacos y respiratorios, así como también reduce la preocupación y la desesperación.

Una reducción de la ansiedad hace que las personas se enfrenten y reaccionen a los eventos externos de una manera más observadora que emocional. Las oraciones al inducir sentimientos positivos en nosotros, pueden activar mecanismos hormonales que ayudan a combatir cualquier enfermedad.

Reduce el estrés: Hay personas que para orar, escriben todo lo que sienten, lo que les afecta, todas las razones por las cuales se sienten estresadas. Esta forma de orar relaja la mente, disminuyendo el estrés. Otras, aprenden cantos de alabanzas, que igualmente ayudan a relajar la mente, gracias a que la música tiene la particularidad de tocar el corazón.

La oración aunque está dirigida a un ser superior, es la forma en que un individuo canaliza sus energías, para alcanzar la armonía y el equilibrio perfecto.

El Dr. Alexis Carrel, fue un biólogo, médico, investigador científico, eugenista y escritor francés, premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1912, autor del libro «La incógnita del hombre», opinó:

«La oración es la más poderosa forma de energía que cabe generar. Es una fuerza tan real como la gravedad terrestre. Como médico he visto a hombres que después del fracaso de todos los procedimientos curativos, han vencido la enfermedad y la melancolía por el sereno esfuerzo de la oración».

Diferentes formas de orar

Existe la oración pública, donde se congrega un grupo de personas para orar. La oración familiar, que es entre los miembros de una familia. La oración privada, donde la persona se retira a solas, e inicia su oración, esta oración puede ser mental, es decir se eleva sin palabras audibles.

La verdadera oración tiene que ver con la espiritualidad sincera. No está relacionada con rituales, religiones o el tener que asistir a un templo o santuario, para realizarlas. La espiritualidad se trata de estar conectado con Dios o deidad, con el universo, inteligencia infinita o ser superior, es esa sensación de que hay algo más grande que uno, al cual puedes acceder, pidiendo orientación.

La persona a través de la oración, profundiza su camino hacia un crecimiento espiritual. Hay personas que unen la meditación con la oración, las dos pueden considerarse complementarias de la práctica espiritual. Mencionan que a través de la meditación logran la quietud para escuchar la voz de ese ser superior, y la oración, es la forma activa de hacer una petición.

Sin embargo lograr esa conexión, esa entrega total, para muchas personas no es fácil. Algunos comentan que ellos oran, pero no ven sus deseos convertidos en realidad, o sus preocupaciones y problemas no se resuelven. Esto se debe a que la oración no es solo retirarte a recitar oraciones, la oración tiene que estar acompañada de fe y entrega, una vez que comprendes esos principios, vivirás a través de la oración, una experiencia extraordinaria.

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Artículos Recientes