¿Cómo Saber Si Estás Creciendo Espiritualmente?


El crecimiento espiritual, es un proceso que ocurre gradualmente con el tiempo. Por lo general, se caracteriza por un cambio de actitud, creencias y comportamientos. Por lo tanto, sabes si estás creciendo espiritualmente cuando observas cambios positivos en tus pensamientos, en tu actitud y forma de actuar, tanto contigo mismo, como con los demás. Si estás interesado en el crecimiento espiritual, es importante estar atento a las señales que marcan este camino.

Hemos seleccionado 17 señales que sirven de indicadores para saber que estás creciendo espiritualmente. Si te identificas con ellas y son parte de los cambios que has experimentado sabrás que vas por buen camino en tu crecimiento espiritual.

  1. Comienzas a tener consciencia de ti mismo.
  2. Tu forma de pensar comienza a cambiar.
  3. Nace en ti el deseo de conocer tú propósito en la vida.
  4. Buscas cambiar tu estilo de vida: actitud y acciones.
  5. Le das importancia a perdonar.
  6. Prácticas el hábito de no juzgar.
  7. Sientes satisfacción en Dar.
  8. Comienzas a practicar el desapego.
  9. Aumenta tu fe.
  10. Aceptas las cosas, personas y acontecimientos de tu vida tal como son.
  11. Empiezas a encontrar alegría en tu interior.
  12. Te sientes calmado.
  13. El sentimiento de gratitud aumenta.
  14. Vives en el momento presente.
  15. Sientes una conexión más fuerte con la naturaleza y la Tierra.
  16. Comienzas a ser más creativo.
  17. Desarrollas un sentido más fuerte de intuición y guía interna.

17 señales para saber que estás creciendo espiritualmente

A continuación encontrarás una breve explicación de cada una de las señales que se presentan durante el crecimiento espiritual y como tu vida interna empieza a cambiar produciendo un cambio en tu entorno. Ya que lo que ocurre en tu exterior es solo un reflejo de tu interior.

1. Comienzas a tener consciencia de ti mismo

Buscas encontrar armonía entre el espíritu, la mente y el cuerpo, en conciencia plena y pura a través de los sentidos. Tu autoconciencia aumenta y se vuelve más consciente de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos.

En este proceso las personas se ayudan con la meditación, el yoga, conectarse con la naturaleza, observar el mundo que les rodea. Comienzan a buscar conocer su mundo interior. Escuchar su voz interior.

Comprenden que su verdadero yo es espiritual, como Pierre Teilhard de Chardin, jesuita y filósofo dijo: «No somos seres humanos viviendo una experiencia espiritual; somos seres espirituales viviendo una experiencia humana».

2. Tu forma de pensar cambia

Las emociones negativas como la ira, el miedo o el resentimiento se disipan con el tiempo. Al darte cuenta que los pensamientos negativos no dan nada constructivo a tu vida, comienzas a desarraigar de tu mente todos los estados destructivos, sustituyéndolos por pensamientos y actitudes positivas, esa es una gran señal de que estas creciendo desde tu espíritu.

3. Nace en ti el deseo de conocer tú propósito en la vida

Tu vida comienza a tener un mayor sentido de propósito y significado.

Si estás leyendo libros de crecimiento espiritual, comienzas a sentir que debes buscar sentido a tu vida, hacerte preguntas como: ¿Por qué sigo en un trabajo que no me gusta? ¿Por qué no me siento feliz? ¿Para qué estoy en la tierra? ¿Qué puedo hacer para alcanzar la felicidad? ¿Cuál es mi propósito de vida? etcétera. Buscas darle sentido a tu vida.

4. Buscas cambiar tu estilo de vida: actitud y acciones

Analiza tu vida y observa que tus actitudes y acciones están cambiando. Esto te pasa porque al haber cambiado tu manera de pensar, vas cambiando tu estilo de vida, estás desarrollando nuevos intereses y talentos que apoyan tu crecimiento espiritual, resaltan en ti cualidades como la amabilidad, la tolerancia, el perdón, te interesas más en tu comunidad, estas cualidades son llamadas genuinas, ya que no pueden coexistir con malos sentimientos o pensamientos negativos de la mente.

Te daré un ejemplo que te oriente para saber si estás haciendo tus prácticas espirituales: Si por alguna razón crees que en una discusión vas a perder los estribos, antes de caer en una pelea, piensas que esa no es la forma apropiada, y con calma buscas bajar el tono, o no continuar con la discusión.

5. Le das importancia a perdonar

Una de las señales que nos indican que nuestro crecimiento espiritual va por buen camino, es cuando comienzas a perdonar, pero a perdonar desde tu corazón, no solo en palabra.

Realmente te das cuenta que no vale la pena guardar en tu corazón odio, resentimiento, rabia contra alguna persona que te ha herido, te abres al perdón porque te das cuenta que esos sentimientos negativos sólo traen dolor y desarmonía a tu vida y sólo te dañan a ti mismo, y lo que es peor entorpece tu crecimiento espiritual. Si entiendes eso, felicitaciones, estás avanzando.

6. Prácticas el hábito de no juzgar

Tenemos una gran tendencia a juzgar, y uno de los grandes cambios que ocurren cuando estás en el camino del crecimiento espiritual, es que dejas atrás esa práctica. Así que, analiza y observa si estás cambiando tu actitud de juzgar.

Cuando empiezas a crecer espiritualmente, ya no te juzgas a ti mismo y buscas juzgar menos a las personas por sus acciones, entiendes que esas personas pasan por sus propios desafíos, por lo tanto, en lugar de juzgarlos por lo que hacen, tratas de ponerte en su lugar para tener una mejor visión y entendimiento de sus acciones.

7. Sientes satisfacción en Dar

Llevamos una vida tan agitada, que muchas veces pasamos todo el día corriendo o caminando y viendo los mensajes del celular, llegamos al trabajo y no damos ni los buenos días, ni siquiera vemos a las personas que nos rodean, como dice el refrán «no vemos más allá de nuestras narices». Esa actitud comienza a cambiar cuando inicias tú camino en el crecimiento espiritual, comienzas a ver la importancia del dar. Y cuando hablamos de dar, no significa, necesariamente un regalo material.

Es estar más atento a todo lo que te rodea y observar a las personas que están a tu alrededor. Es dar de ti, una sonrisa, un saludo afectuoso, no solo a las personas que conoces, sino con las personas que te encuentras. Igualmente te abres a recibir de los demás, sea un elogio, saludo, una bendición.

8. Comienzas a practicar el desapego

Por lo general tememos a lo desconocido, esa actitud no te permite crecer, una señal positiva en el crecimiento espiritual, es cuando empiezas a cambiar muchas de las creencias y hábitos que no te dejan crecer, lo cual te lleva a lograr el desapego.

Observa si estás preparado para dejar lo conocido, a no aferrarte a las cosas que pertenecen al pasado, y abrirte  al campo de las posibilidades, de la incertidumbre, junto con las oportunidades que se te presenten.

9. Aumenta tu fe

Son muchos los que inician su crecimiento espiritual practicando la meditación, la oración, leyendo libros sagrados y libros de crecimiento espiritual. Estas prácticas ayudan a aumentar tu fe.

Al aumentar tu fe, actúas espontáneamente basado en la fe más que en los miedos. Si has sentido que poco a poco se alejan tus miedos cuando debes tomar decisiones, esta es una muy buena señal de que vas por buen camino en tu crecimiento espiritual.

La meditación es una de las prácticas usadas para crecer espiritualmente. Esta práctica se va aprendiendo lentamente, y podrás ir viendo tu crecimiento. Al principio cuesta concentrar su mente por más de 10 minutos en una meditación, porque la mente tiende a divagar, pero con la práctica el tiempo de concentración aumenta, el resultado es que la meditación ayuda a sentir paz interior y más energía para llevar a cabo sus tareas del día a día. Deepak Chopra, comenta sobre la meditación: «La meditación es una forma vital de purificar y calmar la mente, rejuveneciendo así el cuerpo».

Cuando adquieres el hábito de orar comienzan tus pensamientos e ideas a aclararse, e incluso tus perspectivas de las situaciones o problemas logras verlos desde diferentes ángulos, te sientes como con más energía y visualizando el mejor camino que debes seguir.

10. Aceptas las cosas, personas y acontecimientos de tu vida tal como son

Aceptas las cosas, las personas y los acontecimientos de tu vida tal como son y sacarás lo mejor de ellas, en lugar de tratar de cambiarlo todo. Esto te lleva a seleccionar mejor a tus amigos, porque sabes que ellos representan una gran influencia en tu vida, es por eso que te alejas de las personas que no aportan nada positivo. Captas en ti sentimientos de estar mejor conectado con los demás y con Dios.

Buscas siempre el lado positivo a los acontecimientos en tu vida, principalmente cuando los resultados son negativos, contrario a caer, aprendes de ellos y continúas. No siempre intentas cambiarlo todo.

11. Empiezas a encontrar alegría en tu interior

Sientes un aumento en el amor, la compasión y la paz. Cuando iniciamos el camino de crecer espiritualmente, entendemos que el propósito de nuestra vida es que seamos felices. Eso te lleva a amarte más a ti mismo, a tu pareja, a tus padres, tu familia, tus amigos, sientes amor por la gente.

Comienzas a sonreír, aprendes que la verdadera alegría está en el interior, y nadie te la puede quitar. Te has vuelto más auténtico. Cuanto más te das cuenta de que hay un mundo interior dentro de ti, más empiezas a abandonar las expectativas de los demás. Te sucede que a menudo estás feliz sin ninguna razón en particular. Nace en ti un profundo sentimiento de amor por todo y por todos.

12. Te sientes calmado

Comienzas a darte cuenta que te sientes calmado, más tranquilo, estás desarrollando la paciencia, sabes que nada es lo suficientemente grave para hacernos perder la tranquilidad y el control de nuestra vida. Estar tranquilo significa que podrás calmar en mejor forma las tormentas por las que pasas en tu vida. Tratas de buscar soluciones a los problemas en lugar de solo preocuparse.

Esto no quiere decir que no experimentes las emociones habituales de frustración, miedo, ira, envidia, etc. Pero no te aferras a ellas y te recuperas rápidamente, estás consciente que ellas no te llevan por buen camino. Cuanto más creces, más breves serán estos estallidos emocionales.

13. El sentimiento de gratitud aumenta

Un signo del crecimiento espiritual lo vemos cuando estamos agradecidos por lo bueno en nuestras vidas, comenzamos a valorar lo que tenemos y a sentirnos agradecidos por todo, y lo agradecemos todos los días.

La gratitud es una actitud de agradecimiento y aprecio. Es un reconocimiento del valor de lo que hemos recibido. Cuando estamos agradecidos, reconocemos que hay algo o alguien fuera de nosotros que nos ha bendecido. Expresamos nuestra gratitud agradeciendo a Dios, a los demás e incluso a la vida misma.

La gratitud nos lleva a la humildad. A medida que reconocemos todas las cosas buenas que hemos recibido, nos damos cuenta de cuánto las necesitamos y cuán dependientes somos de los demás. Esta puede ser una experiencia muy espiritual. Con humildad, llegamos a conocer nuestro verdadero lugar.

14. Vives en el momento presente

Sientes una sensación de que has cambiado de alguna manera, comienzas a darte cuenta de las cosas maravillosas que ocurren cada día a tu alrededor, como un hermoso amanecer, la sonrisa de un ser querido y un taza de café caliente, originando una capacidad inconfundible para disfrutar cada momento, aprendes a vivir el hoy, liberándote del miedo y la angustia que viene de pensar en el futuro o en el pasado, tu vida se centra en el ahora.

15. Sientes una conexión más fuerte con la naturaleza y la Tierra

Estar en contacto con la naturaleza comienza a tener significado, dejas que la naturaleza sea tu mestra. Disfrutas estar un rato a solas en un bosque o parque. Buscas contacto con la tierra, te conectas con los ciclos de la vida al ocuparte de un huerto o de una planta.

Aprecias todo lo que la naturaleza te ofrece, ver el amanecer o disfrutar de un atardecer, la lluvia, el canto de los pájaros, el sonido del agua en un riachuelo, todos ellos llenan tu alma y logras la relajación total del cuerpo y la mente.

16. Comienzas a ser más creativo

Cuando inicias tu crecimiento espiritual, comienzas a cambiar, a desarrollar cualidades espirituales, te ayudas con la meditación, la oración, el yoga. Estas prácticas junto con crear conexión con la naturaleza, hacen que mantengas tu mente más tranquila, creas el clima propicio para desarrollar tu imaginación, comienzas a ser más creativo.

Es posible que te despiertes en medio de la noche con un fuerte deseo de escribir, dibujar o cualquier otra cosa que te ayude a expresar las ideas que tienes en tu cabeza a través del arte.

Albert Einstein en una de sus frases dijo: «Viví en la soledad del campo y me di cuenta de cómo la monotonía de la vida tranquila estimula el pensamiento creativo».

17. Desarrollas un sentido más fuerte de intuición y guía interna

La intuición son las antenas que conectan al mundo natural con el espiritual. Esto es lo que comienzas a sentir en tu camino hacia un crecimiento espiritual, desarrollas la intuición, te conectas con el Espíritu más fácil y frecuentemente. Sientes un aumento en el amor, la compasión y la paz. Tu práctica espiritual se profundiza y se expande. Al estar en silencio, si cierras tus ojos percibes la presencia amorosa y protectora de Dios o ser supremo, sientes una guía interna o paz interior.

Reflexiones finales sobre el crecimiento espiritual

¿Te identificas con alguna de estas señales? Si es así, ¡felicidades! Definitivamente estás en el camino del crecimiento espiritual. Sigue con el buen trabajo y permítete estar abierto a todas las cosas maravillosas que te esperan en este viaje.

Si no ves algunas de estas señales en tu vida, no te preocupes. Todos crecen a su propio ritmo y de una manera única. No existe una forma correcta o incorrecta de crecer espiritualmente; solo ve con lo que te parezca auténtico. Confía en que mientras te muevas en la dirección del crecimiento y la expansión, estarás en el camino correcto.

Recuerda, ningún cambio ocurre de repente, la decisión de crecer puede ser inmediata, pero el proceso lleva tiempo, sólo si te comprometes desde tu yo interno a crecer espiritualmente, lo lograrás. No mires cuánto te falta por recorrer, celebra cada nuevo cambio, el crecimiento espiritual es un camino no una meta, todos los días aprendemos nuevas maneras de crecer y ser cada día mejores personas, se perseverante y verás cómo tu vida comienza a cambiar en positivo.

Lo más importante es mantenerse conectado con tu guía interior y permitirte estar abierto al cambio. Al hacer esto, continuarás avanzando en tu viaje espiritual, sin importar las señales que veas en el camino.

Método Silva De Ultracontrol Mental
Aprende gratis cómo acceder a los estados inexplorados de la conciencia para potenciar tu mente. ¡Disponible por tiempo limitado!
Aumenta tu intuición, resuelve tus problemas y prospera en la vida ¡Por Tiempo Limitado!
GRATIS

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Artículos Recientes