El Significado De «Dios Te Bendiga»


Con cierta frecuencia escuchamos a las personas decir la frase «Dios te bendiga», especialmente la pronuncian los padres para bendecir a los hijos, ya sean que ellos la pidan o incluso sin pedirla.

Y es que dar y pedir la bendición a las personas, es una tradición que ha pasado de generación en generación convirtiéndose en una costumbre. Pero, realmente que significa «Dios te bendiga».

«Dios te bendiga» significa que le pedimos a Dios, dirija su mirada hacia esa persona, se pide que la proteja, camine a su lado para que sus pasos no se desvíen del camino, que todas las cosas que haga le prosperen, que sienta su presencia y le dé su paz espiritual.

El poder que tiene dar la bendición con las palabras «Dios te bendiga», es increíble, tiene un efecto muy positivo en la persona que la recibe y en la que la da, como veremos a continuación. 

Dar y Recibir la Bendición, cuando dices «Dios te bendiga».

Recibimos las bendiciones de Dios de muchas maneras, pero aquí vamos a enfocarnos en la bendición de las personas por medio de la palabra.

Sabemos que las palabras tienen un poderOpens in a new tab. y si estas vienen de las personas que amamos, son mágicas.

Cuando se dice «Dios te bendiga», estas palabras activan, en la persona que la recibe, sentimientos de amor, confianza, seguridad, lo cual se traduce en pensamientos positivos, estos, incrementan su bienestar y la induce a ver el lado bueno de las situaciones que se le presenten.

A su vez, cuando bendecimos con palabras que salen del corazón, se activa la ley del dar, también llamada ley del dar y recibirOpens in a new tab., porque cuando dices Dios te bendiga, no solo das, sino que atraes (recibes) la bendición de Dios hacia ti.

Qué valor tiene dar y pedir la bendición entre padres e hijos.

Las bendiciones de Dios tienen un papel destacado en las creencias judías y cristianas.

Una de las bendiciones que ha trascendido en el tiempo es la que los padres imparten a sus hijos. Cuando los padres le dicen a sus hijos «Dios te bendiga», el efecto sobre ellos, es  muy positivo y efectivo. Esas palabras tienen poder, crean pensamientos positivos en sus hijos, ellos sienten que Dios los acompaña y protege, y sus actos y acciones son guiados por Dios.

En Venezuela constituye una tradición pedir la bendición a los padres, abuelos y tíos, principalmente, al hacerlo, la persona mayor responde con Dios te bendiga.

Los niños que se acostumbran a recibir la bendición de parte de sus padres, tienen un buen comienzo espiritual y emocional en la vida. 

Los padres han interiorizado tanto el significado de decir «Dios te bendiga», que mentalmente en sus oraciones envían las bendiciones a sus hijos.

Cada vez que nuestros padres nos dan su bendición, debemos asimilarla y apreciarla con respeto y amor, porque nos están cubriendo ¡con el manto de Dios!

Costumbre de dar la bendición en la Biblia.

La costumbre de dar la bendición se remonta desde la antigüedad. La Biblia narra cómo los patriarcas estando en su lecho de muerte bendecían a sus hijos y a su familia, un ejemplo lo vemos en la bendición de Jacob a sus hijos, Génesis 49:1 al 48.

En el libro de Números, leemos como Dios le dijo a Moisés la forma en que los sacerdotes debían bendecir a los israelitas, la cual dice así:

«Que el Señor te bendiga y te proteja; que el Señor te mire con agrado y te muestre su bondad; que el Señor te mire con amor y te conceda la paz». Número 6:24,25.

En la Biblia en el salmo 128, vemos que la promesa más destacada es la promesa de la bendición. Martin Lutero llamaba a este salmo, el salmo de la familia.

La promesa de Dios es que tú veas la prosperidad todos los días de tu vida, de ahí que cuando dices «Dios te bendiga», una de las cosas que estás pidiendo es que Dios de prosperidad a la persona que se bendice.

Al leer estos versículos comprendemos el deseo de Dios de que sembremos el amor entre nosotros, que nos amemos tanto como él nos ama, y una forma de comenzar, es bendiciéndonos, de allí la importancia de bendecir, especialmente a nuestros hijos y familiares.

Dios nos ha concedido la gracia de poder impartir su bendición, bendición que en los tiempos antiguos era impartida solo por los patriarcas y los sacerdotes Levitas.

Hoy día vemos que no solo se bendice a los hijos, sino que las personas se han acostumbrado a bendecirse entre ellas.

Historia De Una Madre Cristiana sobre el significado de Dios Te Bendiga.

Crecí en un hogar cristiano donde se respiraba el amor de familia, éramos nueve hermanos y nuestros padres nos enseñaron a pedir la bendición, y cuando lo hacíamos ellos nos bendecían diciendo «Dios te bendiga».

Al despertar cada mañana escuchaba a mi madre decir «Dios te bendiga», era su canto matutino.

Nos acostumbraron a pedir  la bendición cada día al levantarnos, al salir y regresar del colegio, en cada salida y entrada de la casa y antes de ir a dormir en la noche.

Había otro momento muy particular que mi madre nos enseñó y era cuando en el reloj sonaba las doce del mediodía.

A esa hora en nuestra casa resonaba un repicar de bendiciones de diferentes timbres, desde los más grandes hasta los más pequeños corríamos hacia mi mamá gritando: ¡bendición!..¡bendición!..¡bendición! 

Una costumbre que he conseguido en pocas familias.

Era gracioso cuando coincidíamos todos los hermanos pidiendo la bendición, porque al ser nueve niños, a la final solo se oía decir «ción». Y oíamos, con gran emoción, la respuesta de mis padres diciendo «Dios te bendiga».

Durante mi niñez, pedir y recibir la bendición era algo normal, quizás muchos lo hacían por respeto o cortesía, especialmente cuando pedían la bendición a otras personas que no fueran sus padres, en mi caso, recibir la bendición era una demostración de amor, de los mayores hacia los niños.

Nunca me percaté de lo que mis hermanos y yo recibíamos, cada vez que escuchábamos decir a nuestros padres: «Dios te bendiga».

Entre las bendiciones que recibí de mi madre recuerdo una muy particular, por el efecto que causó en mí y sus resultados.

Corría el mes de julio, mes de exámenes finales, y mi mamá me llevaba al colegio, al dejarme le pedí la bendición y ella me dijo «Dios te bendiga y te de sabiduría en el examen, vas a salir muy bien».

En ese momento, sentí en mi corazón todo su amor, sentí como si Dios estaba dentro de mí, y me dio seguridad para responder las preguntas del examen, del cual, tal como mi mamá me dijo, salí excelente.

Ese día entendí la fuerza que tenían esas palabras y  lo que recibía cada vez que mis padres me decían: «Dios te bendiga».

Comentarios generales de Dios te bendiga.

Comentando con amigos de otras nacionalidades, nuestra costumbre de dar en Venezuela la bendición, me dicen que no lo hacen igual en sus países.

De hecho, una amiga italiana que migró a Venezuela años atrás, confesó que ese gesto de los venezolanos de pedir la bendición a sus padres, le pareció siempre un acto sublime de amor. No aprendió eso en su Italia natal, pero lo adoptó y ahora la imparte feliz a sus hijos y nietos.  

Cabe destacar que Dios nos bendice a diario y de muchas maneras, pero las bendiciones impartidas por nuestros mayores tienen un valor muy especial, que quizás algunos no valoran porque no conocen su alcance, y solo se han acostumbrado a recibirla de manera automática  y repetitiva. Pero la belleza  de esa bendición, es que nos están cubriendo ¡con el manto de Dios!

Hoy al decir «Dios te bendiga», sabrás que no son palabras al viento, son palabras poderosas, porque el Dios de amor, dará su bendición de acuerdo a tu petición y esa bendición regresará a ti multiplicada.

Continua leyendo ¿Qué dice la biblia sobre el subconsciente?Opens in a new tab.

Despierta Tu Confianza Interior
Experimenta resultados inmediatos durante la Masterclass gratuita en español diseñada para aumentar tu autoconfianza rápidamente.
Entra ahora para transforma tus inseguridades en auto-confianza.
GRATIS

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Artículos Recientes