fbpx

Lo Que No Te Enseñan En La Escuela, Que Debes Saber


Pasamos los primeros quince años de nuestras vidas en la escuela aprendiendo cientos de cosas algunas útiles, otras que más nunca usaras en tu vida, algunas que se llaman cultura general y otras que ni recordaras.

Hay cosas que no se aprenden en la escuela que son mucho más importantes y fundamentales para la vida misma que las que si incluye el currículo escolar. A continuación te daré una lista completa de aquellas cosas que tienes que saber que no te enseñan en un colegio.

La lista que exploraremos durante este artículo sobre alguna de las cosas que no te enseñan en la escuela son:

  1. Creencias limitantes.
  2. Facultades mentales.
  3. Confianza en ti mismo.
  4. Inteligencia emocional.
  5. Cómo establecer metas.
  6. Educación financiera.
  7. Uso de la intuición.
  8. Soñar en grande.
  9. Descubrir tus talentos.
  10. Convertirte en una máquina de aprendizaje.

Hay otros temas que tampoco aprenderás en el colegio. Del que comentare un poco más al final del artículo.

La finalidad de este artículo es hacerte consciente de las cosas que nadie te enseño, ni le enseñaran a tus seres queridos y tomar responsabilidad uno mismo de aprenderlo para poder vivir la vida que queremos.

Si quieres empezar a estudiar todo lo que no te enseñan en la escuela puedes acceder a las clases online de este enlace, te enseñara todo los puntos anteriores.

Creencias limitantes algo que no enseñan en la escuela.

Hay muchas formas de empezar este artículo sin embargo quiero empezar diciéndote que tienes un supercerebro, ¿no me crees? No lo digo yo, lo dice Jim Kwik que de hecho sufrió de daño cerebral cuando era niño y estaba diagnosticado con problemas de aprendizaje.

Hoy en día es conocido como el entrenador de mente y se dedica a desbloquear cerebro de personas «normales» en súper cerebros. ¿Cómo lo consiguió? Se negó a aceptar el diagnostico de los doctores.

La única razón por la que piensas que no tienes un supercerebro que es capaz de muchas cosas es por una sencilla pero profunda palabra «creencias».

Son tus creencias las que dictan quien eres, lo que eres y serás capaz de hacer, más allá de tus talentos o capacidades, son las creencias las grandes barreras o tu más grande propulsor.

Alguna vez viste clases de ¿creencias? Yo no. Más bien muchas de las creencias limitantes que tienes hoy en día se formaron en esa misma escuela.

Quizás te dijeron que eras malo en matemáticas o que no servías para los deportes, todo eso creó una imagen en tu mente, te etiquetaron de una forma y si te lo creíste, probablemente ahora tu realidad refleje esas creencias.

Todo eso puede cambiar si aprendes que son las creencias, como se forma y como puedes cambiarlas.

Ahora vamos adentrarnos un poco más a tu supercerebro y que partes de él la escuela reforzó o no.

Facultades mentales.

Sabías que cuentas con seis facultades mentales que son capaz de realizar cosas asombrosas. No te sientas mal si no sabes cuales son, porque a nadie te lo enseñan en la escuela.

Lo que te enseñan en la escuela es a leer lo que está en un libro y a la hora del examen si puedes repetir lo que leíste pasas la prueba, si no logras repetirlo, repruebas.

Están poniendo a prueba tu memoria, que por cierto es perfecta, a menos que tengas la creencia de que no lo es. La memoria es una de tus facultades mentales que más usas durante el sistema educativo, aunque la uses puede que nunca la hayas desarrollado a su máximo potencial.

Los mejores alumnos son los que pueden recordar toda la información que leyeron y repetirla en papel.

Antes de continuar quiero compartir una historia contigo que leí en el libro de Napoleon Hill llamado La ley del éxito, que de echo te la contare como la recuerdo, no exactamente como está escrita.

Básicamente se trataba de un profesor universitario que había heredado unas tierras, durante años las tierras estuvieron inutilizadas, eran una carga para el profesor que año tras año tenía que pagar impuestos y mantenimiento por tenerlas.

Para el el profesor eran unas tierras inútiles, por lo que decidió venderlas a un precio muy económico ya que no le veía ningún valor.

Después de colocar un anuncio de venta en el periódico local, vino un joven que a la vista de muchos, era un hombre sin educación, ya que nunca había ido a la escuela y le pago al profesor la cantidad solicitada.

El profesor se fue contento y feliz. Al cabo de un tiempo este joven convirtió las inútiles tierras, en una estación de gasolina y justo al lado de la estación construyo un lote de habitaciones de hotel.

Resulta que la propiedad se encontraba al lado de una autopista con un alto volumen de viajeros que pasaban cada día. Era un lugar ideal donde las personas podían cargar gasolina y quedarse a descansar.

Las tierras inútiles se volvieron bastante rentables para aquel joven «sin educación». Mientras que el profesor con todos sus años de estudio nunca imagino como convertir un pedazo de tierra, que para el era una carga, en una fuente de ingreso rentable.

Veras, en la historia podemos ver en uso dos poderes de la mente, el primero es el uso de la imaginación que es otra de tus facultades mentales.

Bien lo dijo Einstein:

«La imaginación es más importante que el conocimiento».

La imaginación es lo que puede llevarte a convertir algo sin aparente valor en algo increíblemente valioso.

Muchos de nosotros al terminar la escuela pensamos que somos muy pocos creativos, lo cual no es cierto. Todos somos creativos, la diferencia es el uso que le damos a este musculo.

La escuela, por lo menos a la que yo fui, se enfocaba más en poner a prueba la parte izquierda del cerebro, la parte lógica, en las matemáticas, la física y la química.

Pero no en explicarte y hacerte entender que la imaginación es una de tus facultades más valiosas que posees y que puedes usar para crear maravillas.

Por otro lado, podemos ver el uso de otra de tus facultades, la perspectiva.

Dos personas pueden ver el mismo pedazo de tierra y cada una ver algo totalmente diferente, porque ven perspectivas diferentes.

Si eres una persona que ha desarrollado sus facultades mentales puedes sentarte a ver un problema y ver diferentes puntos de vistas y ángulos desde tu mente.

Y no quedarte en un solo punto de vista, como podía ser para el profesor el pensar que la tierra era inútil.

Hay otra historia que ilustra muy bien este punto.

Cuenta la historia una prueba de matemáticas en el que se le pide a un alumno que mida la altura de un edificio con un barómetro.

El alumno respondió con una respuesta acertada pero no era exactamente la respuesta que el profesor quería, que era la respuesta «más lógica» la que aparecía en el texto de estudio.

Cuando el alumno se reunió con el profesor, el alumno fue capaz de explicar diferentes formas en las que podías medir la altura de un edificio con un barómetro, muchas de ellas eran formas de pensar fuera de lo común.

Hemos visto en tan solo unos minutos como la escuela no te enseña, ni desarrolla estas facultades mentales que posees y existen cientos de historias que sirven de ejemplo.

Si quieres una explicación más detalladas de cuáles son tus facultades mentales puedes leerlo aquí y si quieres saber más acerca de cómo desarrollarlas aquí.

Son dos artículos que he escrito anteriormente.

Pero aún hay más.

Confianza en ti mismo.

Es increíble pensar que un niño tiene más autoestima y confianza en si mismo cuando entra a la escuela que cuando sale de ella.

Hace años estudie un curso de Jack Candfiel sobre la confianza en uno mismo y en él se habla de un análisis realizado en la escuela donde hacían test de autoestima a los niños cada año y los resultados eran impactantes.

La autoestima disminuía mientras más tiempo pasabas en la escuela.

Para mí la confianza es algo que se va ganando con el éxito, me explico, a medida que tienes éxito, por más pequeños que sean, vas construyendo un muro que te permite ir por desafío más grandes y tener la confianza de que lo vas a lograr.

Ocurre lo contrario cuando fallas y si no tienes a nadie que te explique que fallar es parte del proceso, el fracaso atrae más fracaso.

Si algo salió mal durante tu infancia como el hecho de que se burlaran de ti cuando te paraste frente a la clase a dar un discurso, esto puede tener el efecto de disminuir la confianza en ti mismo.

Como descargo de responsabilidad no soy psicólogo, ni doy consejo profesional, simplemente comparto mi experiencia y lo que he aprendido sobre el tema, para ayudar a otros a tomar consciencia en algunos temas que me parecen interesante y útiles para la vida.

La confianza en ti mismo es algo de lo que no puedes esperar que la escuela desarrolle en ti o tus seres más cercanos, es algo que tendrás que tomar responsabilidad y desarrollarla por ti mismo.

Y hay mucha material que puede ayudarte y que ha sido desarrollado por verdaderos expertos en el tema.

Mi mejor consejo es que desarrolles tu confianza a partir de pequeños éxitos, que poco a poco se convertirán en éxitos más grandes.

Para aprender más sobre este tema te invito a que veas el programa de confianza total.

Inteligencia emocional.

Cuál es el enfoque de toda escuela, el CI o coeficiente intelectual. En la vida ayuda nacer con un coeficiente intelectual alto pero no es la medida del éxito. Con un coeficiente intelectual promedio puede irte bien.

Lo que es más importante y es algo que ahora se está empezando a entender es la inteligencia emocional, la mejor forma en la que he llegado a entender la inteligencia emocional es tu capacidad para gestionar tus propias emociones y las de otro.

Es ser consciente de ellas, no dejarte controlar por tu emociones, si no, todo lo contrario, tener tú el control de las mismas.

La inteligencia emocional es algo que puedes mejorar siendo consciente de ti mismo, de tus emociones y sentimientos y de las emociones y sentimientos de los que te rodean.

Una vez más no es un tema muy explicado cuando curse mis años de escuela.

Si quieres leer más sobre el tema escribí la guía completa sobre la inteligencia emocional que puedes leer en el blog.

Cómo establecer metas.

Este punto es para mí, uno de los más importantes para ti y para mi.

Tu mente necesita una dirección a donde ir, algo por lo que trabajar, el cerebro humano esta diseñado para alcanzar metas.

Pero como las alcanzas cuando nadie te enseña cómo establecerlas. Debería haber una clase exclusiva para niños sobre como definir metas en la vida.

Si quieres lograr algo tienes que decirle a tu cerebro exactamente que es lo que quieres y él se encargara de encontrar las oportunidades y herramientas para conseguirlo.

Esto puede ser un poco extenso de explicar, por lo que te dejo un artículo completo de cómo establecer metas y como funciona tu sistema reticular (algo que funciona como magia). Puedes leerlo aquí.

No es raro ver personas que no saben lo que quieren. He hecho la prueba varias veces y te invito a que la hagas tú también, pregúntale a cualquier persona, como y donde se ve en los próximos cuatro años, la mayoría no tiene idea.

Pero si le preguntas a un atleta olímpico donde se ve en los próximo cuatro años seguramente te dirá ganando la medalla de oro de las próximas olimpiadas.

Hay una historia interesante sobre esto, sobre una conferencia donde se encontraban reunidos un grupo de atletas olímpicos, el entrenador le pregunto a los atletas cuántos de ellos tenían mentas, todos respondieron que si tenían metas.

La siguiente pregunta fue cuántos de ellos tenían sus metas por escrito, todos nuevamente respondieron que sí las tenían por escrito.

Finalmente pregunto cuántos de ellos llevaban sus metas por escrito en el bolsillo y la tenían con ellos en ese preciso momento, solo uno de los presentes levanto la mano y fue el, quien ganó la medalla de oro de las siguientes olimpiadas.

Educación financiera.

Aquí hay mucha tela que cortar. En la escuela definitivamente nadie nos enseña sobre dinero. La educación financiera es algo que vas a tener que tomar la iniciativa tú mismo de aprender y enseñar a tus hijos.

Se habla mucho de esto, sobre como las universidades son fábricas de empleados. Cuenta la historia que durante la revolución industrial, los grandes magnates necesitaban una legión de empleados capacitados para trabajar en las fábricas.

Fue entonces donde empezaron a aparecer distintas carreras que prepararan a estas personas a entrar en el mundo laboral para cubrir los puestos más demandados del momento.

Lo cual obviamente no tiene nada de malo, de hecho gracias a eso vivimos como vivimos hoy en día, la gente paso del campo a las ciudades y empezamos a conocer la comodidades y lujos de la que dispone la clase media actual, que no podían ni soñar años atrás nuestros bisabuelos y tatarabuelos.

Pero dentro de ese currículo escolar y universitario, nadie incluyo educación financiera. Porque es algo que no necesitan que aprendas para ser productivo en una fábrica o en un trabajo.

La educación financiera es algo que necesitas para ti mismo, no para un tercero. Las empresas necesitan abogados, ingenieros, arquitectos pero no hace falta que la persona sepa como manejar su dinero.

El currículo para ti debería ser tu carrera + educación financiera lo que se traduce en una mejor vida económica. Una vez más es algo de lo que tendrás que tomar responsabilidad tú mismo.

Uno de los mejores libros que he leído sobre el tema es el famoso libro Padre rico Padre pobre de Robert Kiyosaky, el cual es un buen comienzo.

Obviamente no todo el mundo se va a convertir en un empresario o emprendedor. Pero un empleado puede aprender a gestionar su dinero mucho mejor cuando cuenta con educación financiera.

También puedes empezar leyendo el artículo que escribí sobre como salir de la carrera de ratas que es una terminología que usa Robert Kiyosaky para expresar ese continuo trabajar por dinero en vez de que el dinero trabaje para ti.

Puedes hacer a masterclass gratis de Ken Honda aquí sobre la inteligencia financiera.

Uso de la intuición.

La intuición entra dentro de las facultades mentales, sin embargo quise colocarlo como un punto adicional, por la importancia que tiene.

He llegado a entender la intuición como esa sutil señal que te llega de repente insinuándote una acción que debes tomar, es como un pequeño llamado del cual tienes que estar muy atento para poderlo sentir.

Si has estudiado sobre la intuición serás más consciente de esas insinuaciones que te llegan y será más probable que actúes cuando llegan.

La intuición es algo que puede hacer tu vida más fácil y prospera, me encanta la historia que cuenta Vishen Lakhiani en su libro El código de las mentes extraordinarias, cuando trabajo como vendedor y tenía una lista de clientes a los que llamar.

En vez de llamar a todos los de la lista, empezó a utilizar su intuición, realmente a escucharse a sí mismo y poco a poco iba seleccionando de la lista a las personas que sentía que responderían mejor a su llamado.

Sorprendentemente sus ventas y porcentajes de cierre de venta se dispararon, lo cual no es tan sorpréndete porque así funciona la intuición y tu mi querido lector, tienes la misma facultad mental que puedes usar en tu día a día.

Soñar en grande.

Nadie te enseña a soñar en grande a menos que tengas un mentor o un familiar que haya soñado en grande y te quiera transmitir sus conocimientos.

Para mi soñar en grande es más soñar e ir por lo que realmente quieres hacer, sin conformarte con las circunstancia de la vida. A veces la vida, las circunstancias y las adversidades nos llevan a lugares donde no queremos estar.

Pero muchas veces por desconocimiento o miedo nos quedamos en ese preciso lugar donde no queremos estar aunque justo allí nos sintamos más seguros pero infelices.

Soñar en grande es salir de esa zona de confort y pasarse a la acción a algo que uno realmente quiere.

Una historia que explica esto muy bien es la historia de Monty Roberts el autor de «The Man Who Listens to Horses«.

Un día el profesor de la escuela les pidió a los alumnos que escribieran que querían hacer cuando fueran grandes. Monty lo tenía muy claro quería ser el propietario de una gran granja y escribió todo los detalles de la granja.

Días después Monty recibió una F, lo cual le extraño y fue a preguntarle al maestro porque había recibido una calificación tan baja.

El maestro le respondió «este sueño no es realista para un chico como tú, que no tiene dinero, no tiene recursos y que viene de una familia itinerante. No hay posibilidad de que lo hagas». Y le dio la oportunidad de que reescribirá el trabajo.

Después de varios días Monty le devolvió el mismo trabajo a al profesor y le dijo usted quédese con su F y yo me quedare con mis sueños.

Hoy, Monty Roberts posee una casa de 4000 pies cuadrados en un rancho de caballos de 200 acres y hasta el día de hoy tiene el trabajo escolar enmarcado sobre su chimenea.

Descubrir tus talentos.

Hay doce tipos de inteligencias diferentes, sin embargo la escuela se enfoca en unas pocas de ellas, en particular en la lógica-matemática.

Imagínate que tu fortaleza esta en otro tipo de inteligencia pero eres examinado y evaluado en solo un tipo de inteligencia, es normal que no seas la lumbrera del salón en esa área en particular, pero hay otras en las que vas a brillar.

Este es un trabajo que tendrás que hacer por tu cuenta, descubrir tus talentos y no esperar que la escuela lo descubra por ti.

Otro aspecto relevante a mencionar en este momento es el estudio de la doctora Carol Deweck en su libro mindset sobre la mentalidad de crecimiento.

Esto es otra cosa que no enseñan en la escuela, sabias que el esfuerzo puede hacerte más inteligente. Una vez encuentres tus talentos y tus inteligencias que más sobresalgan, deberás usar una mentalidad de crecimiento para alcanzar el éxito en lugar de conformarte con reposar en tus talentos.

Para expandir sobre este punto lee el artículo sobre la mentalidad de crecimiento.

Convertirte en una máquina de aprendizaje.

Llegamos al punto final aunque podemos escribir un libro entero sobre el tema de las escuelas y lo que enseñan o no enseñan, sin embargo, este puede ser el punto más importante de todo lo que hemos hablado anteriormente.

Aprender a aprender es algo que no te enseñan en la escuela, a leer a velocidades superiores al promedio y a absorber la información de forma acelerada.

A la velocidad de cambio que vemos en el mundo actual tendras que acelerar la velocidad con la que aprendes nuevos temas.

En el libro 21 lecciones para el siglo XXI Yuval Noah Harari habla sobre la necesidad que tendremos de reinventarnos cada 10 años, lo que significa que cada década tendrás que aprender una carrera nueva.

Esto representa todo un reto, si necesitas cinco años para aprender una carrera, tendremos que convertirnos en máquinas de aprendizaje para llevar el ritmo.

Algo que nos enseña Jim Kwik en uno de sus cursos, como aprender de forma acelerada, esto te dará una ventaja frente al promedio de la población.

Esta forma de aprendizaje es algo que tendrás que tomar responsabilidad y aprender por tu cuenta, ya que es algo que no enseñan en la escuela pero que todo el mundo debería aprender.

Si la escuela no lo enseña, entonces ¿quién?

El sistema educativo, la escuela y el colegio tienen fallos como hemos visto, por más que sea, son formas de enseñanza que tienen décadas y que no han evolucionado a lo que necesitamos actualmente.

El objetivo de todo esto no es atacar a la escuela, que con su fallos nos ha dado lo mejor que han sabido, sino más bien, aumentar la consciencia sobre la responsabilidad que tiene cada individuo de complementar los conocimientos que adquirió en la escuela y comenzar a aprender, de tomar la educación en sus propias manos y desarrollar aquello que la escuela no desarrollo.

Ahora que sabes las cosas que te faltaron aprender en la escuela es hora de ponerse manos a la obra y estudiar todos esto que has visto en el artículo en profundidad, tu vida será mucho mejor como resultado de este nuevo conocimiento y de aplicarlo a la vida diaria.

La información está disponible en libros y cursos ( el enlace te lleva a las clases online) y cada vez la fuente de este tipo de información está más disponible y al alcance de todo, vemos un crecimiento en la consciencia humana y la necesidad de disponer de estos nuevos formatos estudios.

Para mí la escuela del futuro se centrara más en la mente y en conocerse a uno mismo, más que en conocimientos superfluos, debemos desarrollarnos desde adentro.

Todo lo que hemos hablado con anterioridad está dentro de ti, tus creencias, facultades, confianza, etc. Cuando desarrollas esto podrás conseguir y aprender todo lo demás que quieras lograr.

Si te ha gustado este artículo compártelo para expandir la consciencia de las personas sobre la educación.

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Recent Posts