¿Cómo lograr el éxito en la vida? Lo que no sabes de tu cerebro.

Observa la foto, todo puede parecer borroso, pero el objetivo lo tienes que tener claro, no tienes que saber cómo lograrlo, lo que tienes que saber es que quieres lograr. ¿Qué es lo que tienes que lograr para sentirte exitoso? Para alcanzar el éxito lo primero que tienes que hacer es definir qué significa éxito para ti, como te ves a ti mismo si fueras éxito, el éxito representa algo distinto para cada persona.

La mejor definición de éxito que he escuchado es de Earl Nightingale que dijo el éxito es la realización progresiva de un objetivo o ideal digno. Cuando dice la realización progresiva significa que si cada día haces una acción que te acerque a tu objetivo (lo que tu definas como tener éxito) entonces eres una persona exitosa, el día que no das un paso para lograr lo que quieres no eres exitoso.

Además, resalto la palabra digno, porque la meta tiene que ser digna o merecedora de ti, porque estas intercambiando tu tiempo y tu vida por ese objetivo.

El primer paso para ser exitoso en la vida es definir tu objetivo principal, decide ¿Qué es lo que realmente quieres lograr en la vida?

Tienes que especificar tu objetivo principal, que es aquello que si alcanzas te sentirás exitoso. Y luego asegurarte que cada día realices una acción para acercarte a lo que quieres. El día que no hagas nada por lograr el objetivo no eres exitoso. 

Tienes que caminar directamente en lo que quieres y no mirar lo que no quieres. Mantente enfocado en la meta. Calvin LeHew, Autor. 

Si tu objetivo es estar en tu peso ideal, cada dia que no te alimentes bien, o que no hagas ejercicio, o que no cumplas con lo necesario, no eres exitoso. Si todos los días haces algo por alcanzar el éxito, es garantizado que lo vas a conseguir.

Si las acciones que tomas no consigues el resultado, cambia las acciones pero no cambies el objetivo. 

Tiene que ser lo que realmente quieres, porque tienes que tener un deseo intenso por lograrlo. Si vas por lo que crees que puedes lograr no tendrás un deseo intenso de conseguirlo. Pero si es lo que quieres, podrás alimentar ese deseo y será la energía necesaria para conseguir lo que quieres.

Cuando te hagas la pregunta de lo que quieres, no te limites en tu respuesta, muchas personas van por lo que piensan que pueden lograr, no por lo que realmente quieren. Tienes que decidir qué es lo que más quieres, sin importan que tan grande pueda parecer en ese momento.

Cuando decides alcanzar un gran objetivo, para la persona común parecerá algo ilógico e irracional lo que te propones, incluso para ti mismo en tu propia mente puede parecer irracional.

Ve el ejemplo de los hermanos Wright, tenían una fábrica de bicicletas, y se propusieron fabricar y hacer volar un avión más pesado que el aire. Para la gente común de la época esto era algo totalmente descabellado e ilógico. Como dos mecánicos de bicicleta iban a pretender construir un objeto más pesado que el aire que pudiera levantarlos del suelo y volar.

Haz la siguiente prueba pregúntale a 10 personas a tu alrededor que te definan cuál es su objetivo principal en la vida, que es lo que quieren lograr, 1 de cada 10 te podrá definir con exactitud lo que quiere.

Un estudio que se hizo de 16.000 personas, el 95% de ellos no se consideraban exitosos. Y la primera causa es que no tenían un objetivo principal bien definido de lo que querían conseguir.

Cuando decidas lo que quieres, solo piensa en el resultado final, en cómo se verá tu éxito una vez logrado, no piensen en como lo vas a lograr por ahora. Los hermanos Wright no tenían idea de cómo lograr hacer volar una máquina, pero tenían claro el resultado.  Ya verás cómo tu mente puede encontrar la respuesta a cualquier objetivo que te propongas una vez tomas la decisión de conseguirlo.

Sigue estos lineamientos para escribir tu objetivo principal.

Específica.

Si tu objetivo es comprarte una casa, tienes que especificar, cuantos metros cuadrados, cuantos cuartos, cuantos pisos, donde está ubicada, tiene piscina, entiendes mí punto. Si tu objetivo es “quiero una casa” probablemente consigas una pero no será la que quieras.

Mientras más específico mejor. Si aún no has visto la película de al diablo con el diablo, te recomiendo que la veas, te ayudara a entender que, si no especificas exactamente lo que quieres, te llegaran cosas que no son exactamente como las querías, por no ser ESPECÍFICO.

Medible.

Tiene que tener una cantidad algo que puedas medir, la idea es poder saber cuándo haz alcanzado el éxito. Si tu meta es bajar de peso, tienes que definir quiero pesar 70 Kg con un porcentaje de grasa corporal del 10%. No digas quiero ser flaco.

Alcanzable.

Ya hemos hablado que no debes limitarte a la hora de elegir tu objetivo, lo que te propongas va a requerir que crezcas como persona, que tengas que mejorar tus habilidades, que aumentes tu nivel de consciencia sobre lo que es posible, que expandas tu mente.

A lo que se refiere con ser alcanzable es pasar de producir mil euros al mes a cien mil euros al mes en los próximos 15 días, si nunca en tu vida has conseguido generar esa cantidad en ese plazo de tiempo. Vas a necesitar un tiempo más largo para cambiar tu forma de pensar para conseguir el objetivo.

Tiempo

Esto es importante a nivel psicológico. Tu mente tiene que saber que no tienes toda la vida para lograr el objetivo. No es algo que puedas posponer para después. Define un tiempo para alcanzarlo.

Esto tiene que ver con la ley de gestación, todo tiene un tiempo de gestación, un bebe necesita 9 meses para nacer, al igual como existen tiempos para que una semilla de una planta nazca.

Igual ocurre con tu idea, la idea de lo que quieres lograr es una semilla, que estas plantando y tiene un tiempo de gestación para volverse realidad, cuando defines un tiempo estas adivinando cuando más o menos puede tardar en producir resultados. Depende del tamaño de la idea tendrá un tiempo más largo o corto.

Escríbelo.

Hay una historia de un grupo de atletas olímpicos, que se encontraron con un entrenador, y este les pregunto, cuántos de ellos escribían sus metas, todos los atletas levantaron la mano. Luego pregunto, cuantos llevan la meta en el bolsillo y la tenían en ese momento, solo uno levanto la mano. Y fue el que llevaba su meta por escrito en todo momento el atleta que gano las olimpiadas de ese año.

Escribe tú objetivo en una tarjeta que puedas llevar en el bolsillo, y léelo todos los días como mínimo dos veces al día. Cada vez que leas el resultado final de haber logrado el objetivo, envuélvete emocionalmente, como te sentirás cuando alcances lo que quieres, crea una imagen clara de cómo te verás y sentirás viviendo tu nueva vida.

Ahora bien, una vez decides que vas a ir por lo que realmente quieres, definas específicamente el objetivo y lo tengas por escrito tu cerebro empezara a trabajar por ti.

Lo que no sabes de tu cerebro. Que te ayudará a alcanzar lo que quieres.

Hay una parte del cerebro que se llama sistema de activación reticular, suena como algo complejo, pero en realidad es bastante sencillo, tu cerebro funciona como un motor de búsqueda, como Google, le especificas lo que quieres y el empezara a enviarte información de lo que hay alrededor que te ayude a alcanzar el objetivo. La mente humana tiene dos partes una parte consciente y otra el subconsciente. El consciente es la parte del cerebro con la que piensas y analizas la información. Sin embargo, la capacidad de procesamiento de información del consciente es muy limitado. Diariamente recibes millones de información de la cual nuestro consciente solo tiene la capacidad de captar y analizar un pequeño porcentaje, y esa pequeña cantidad de información que te llama la atención dentro de toda la información disponible en todo momento la filtra tu mente en base a lo que quieres.

Cuando especificas algo que quieres, estas dándole una instrucción clara al cerebro que de toda la información que hay alrededor filtre y te muestre lo que se relación con lo que quieres conseguir. El subconsciente que es la parte más poderosa de tu mente, es capaz de recibir y guardar toda la información que hay alrededor.

El ejemplo más claro y que probablemente te ha pasado. Es cuando decides comprarte un coche, el minuto después que tomas la decisión empiezas a ver ese coche en todos lados, porque ahora tu cerebro filtra la información y te muestra lo que quieres ver.

Lo mismo te pasara con tu meta, puede que todos los días que vas al trabajo vayas por la misma ruta, y ahora que definiste lo que quieres, en esa misma ruta veras algo que probablemente nunca te ha llamado la atención antes, que es útil para lograr lo que quieres, empezaras a escuchar conversaciones que te den la información que necesitas, o veras un libro que te puede ayudar.

Comenzaras a tener ideas nuevas, habrás puesto en marcha el increíble poder de tu mente, que está diseñada como un buscador de metas.

No pierdas de vista tu meta, por eso es importante que leas la tarjeta con tu objetivo definido todos los días, quieres que tu mente este constantemente pensando en ello y buscando formas de lograrlo. Y cada idea que te llegue anótala.

Si saturas tu mente con lo que quieres, llegara el punto en que conseguirás que incluso mientras duermes tu cerebro este buscando la solución, y durante un sueño puede llegarte la respuesta para lograr lo que te has propuesto.

Duerme con una hoja de papel y un lápiz al lado de la cama. Estas ideas que llegan a media noche si no se anotan, se olvidan. En la mañana cuando te levante ya te habrás olvidado de lo que has soñado.

La máquina de coser fue inventada en 1755 por Charles Wiesenthal, el problema más grave que tuvo, fue pasar un lazo del hilo a la parte posterior de la tela y regresar la aguja a la parte anterior.  Wiesenthal se devanaba los sesos, semana tras semana sin encontrar una solución, una mañana se levanta, recordando un sueño que tuvo, donde él estaba en una isla, donde había unos indios que lo perseguían, él corría para salvar su vida, cuando miro hacia atrás para ver qué tan lejos estaban los indios, observó que la lanza tenía un agujero en la punta.  Eureka, esta era la solución que andaba buscando para resolver el problema de la aguja que debía llevar la máquina de coser.

Estas ideas, con el uso de tus facultades mentales, empezaras a formar un plan de acción, crearas en tu mente los pasos necesarios para el logro de lo que quieres.

Cuando ya hayas creado el plan. Hay un paso clave que tienes que tener en cuenta antes de tomar acción.

Confia en ti mismo.

Confía en ti mismo, es fundamental para alcanzar el éxito. Puedes tener las mejores ideas del mundo, pero si no crees en ti y en tus habilidades para conseguirlo. Nunca las convertirás en realidad. Y esta es otra característica que diferencia a la gente exitosa de los que no lo son.

La gente exitosa cree en sí mismo y en sus capacidades para lograr lo que se proponen.

Desarrolla la confianza necesaria para ir por tus metas y comienza a tomar acción cada día para alcanzar lo que quieres.

Conviértete en una persona optimista.

Empieza a ver el vaso medio lleno, para conseguir alcanzar lo que quieres, tienes que mantenerte positivo, y ver los obstáculos como oportunidades. Y la única manera de conseguirlo es convirtiéndote en una persona optimista.

Cuando te enfocas en lo que quieres lograr, y crees que es posible conseguirlo. Comienzas a saturar tu mente con pensamientos de éxito, que atraerán a ti las personas y recursos necesarios que conviertas el éxito en realidad.

Si eres exitoso en tu mente, y cada día haces algo para alcanzarlo, es cuestión de tiempo para que se vuelva realidad.

Finalmente, el éxito de la vida no está en vencer siempre, si no en no darse por vencido nunca. Si las cosas no salen como quieres, cambia el plan, pero no cambies la meta.

“El éxito es ir de fallo en fallo sin perder el entusiasmo.” Winston Churchill.

CONTENIDO RELACIONADO

El poder del pensamiento. Y cómo se relacionan con tus resultados.
¿Qué son los pensamientos positivos? Úsalos a tu favor para mejorar.
Diferencia entre pensar y tener pensamientos. Pensar hace la diferencia.
¿Cuáles son las facultades mentales del ser humano? Conócelas.