Dejar Ir Y Dejar A Dios Actuar: significado y reflexión


Vivimos en un constante cambio. A veces, aunque seamos unos expertos planificadores, sin darnos cuenta las cosas cambian y dejan de salir como lo esperamos. Esto, puede producir angustia, inseguridad, miedos e incluso perder el control de la situación.

Sí, aprendemos a dejar ir y dejar a Dios actuar, se puede salir triunfador de cualquier situación. Sabemos que no podemos controlar todo lo que sucede en nuestras vidas, pero podemos confiar en que Dios nos guiará a través de lo que se nos presente.

Dejar ir y dejar a Dios actuar, es una frase que puede ser una fuente de consuelo en momentos difíciles, recordándonos que no estamos solos. Si te sientes perdido o inseguro sobre el futuro, podría ser útil recordar estas palabras. Deja ir tus miedos y preocupaciones, y deja que Dios se encargue del resto.

¿Qué significa dejar ir y dejar a Dios actuar?

Dejar ir y dejar a Dios actuar es un acto de fe, en el que la persona cree que al soltar está permitiendo que Dios se haga cargo y lo guíe. Significa que desde lo más profundo de tu corazón, dejas ir lo que te inquieta, entregas tu necesidad a Dios para que actúe, y confías en que vas a recibir la guía que te permita avanzar.

Esto ocurre especialmente en los tiempos difíciles, ya sea que se esté pasando por luchas personales, situaciones familiares o financieras, soltar lo que les preocupa y dejar que Dios actúe, puede dar una nueva perspectiva a tus problemas.

La idea es poner a un lado tus miedos, angustias, preocupaciones, todo lo que te cause estrés y permitir que Dios actué. Si tus emociones negativas te siguen afectando, significa que en realidad no has soltado la carga, para que Dios tome el control.

«Y creo que cuando finalmente decidí dejarlo ir y permitir que Dios sucediera, tuve mucho más éxito del que podría haber tenido si lo hubiera planeado todo yo mismo».

Arcilla Aiken.

¿Cómo dejamos ir y dejamos a Dios actuar?

A algunas personas les puede resultar difícil soltar y dejar que Dios tome el control. Pueden sentir que están renunciando a su propio poder o que no son capaces de manejar las cosas por sí mismos. Sin embargo, soltar y dejar a Dios es en realidad un signo de fortaleza y confianza.

Ahora bien, esto no quiere decir, que vas a ignorar la situación que se presente y esperar a que Dios lo solucione, es importante que adoptes el enfoque correcto. Tú tienes una responsabilidad, tienes que hacer tu parte y dejar a Dios hacer la suya.

Te doy un ejemplo: Si necesitas encontrar trabajo. Dejas ir tu preocupación una vez que le pides a Dios que te ayude a encontrar el mejor trabajo. Es decir, esperas a que Dios actúe y tienes fe de que el trabajo llegará.

Pero no es suficiente con quedarte esperando, también debes actuar, debes preparar tu currículo, contactar a amigos y conocidos, buscar por internet la oportunidad, pero todas estas actividades las realizas sin preocupación ni ansiedad porque sabes que Dios está a tu lado y saldrá el mejor trabajo para ti.

Las oportunidades, poco a poco, comienzan a aparecer. Si tú haces tu parte confiando en Dios. Dios hará su parte y abrirá los caminos.

Entonces, ¿Cómo podemos dejarlo ir y verdaderamente dárselo a Dios?

6 Pasos para poner en práctica «Dejar ir y dejar a Dios»

Renunciar a un pensamiento y sentimiento no siempre es fácil. Incluso cuando el pensamiento o el sentimiento nos hace mal y sabemos que nos hace mal, aun así nos cuesta dejarlos ir.

Estos son pasos sencillos que a su vez pueden ayudarte a entender mejor las situaciones por las que estés pasando y tu relación con Dios.

1. Tener fe

Todo se basa en tener fe, tanto en Dios como en sí mismo. La fe nos conecta con nuestro lado espiritual, es la conexión entre tú y Dios. A través de la fe aprendemos a dejar ir y dejar a Dios actuar.

Al tener fe podemos tener certeza en nuestro interior de que algo va a ocurrir y esa certeza en tiempos inciertos nos trae paz mental. Es por eso, que si tienes fe, eres capaz de dejar ir, porque crees y confías en que hay un Dios que se hará cargo, un Dios con el cual puedes conectarte, hacer tu petición y recibir la respuesta. Tu fe debe permanecer activa.

Transcribo un párrafo del libro «Usted Nació Rico» de Bob ProctorOpens in a new tab., capítulo 4, ‘Usted su parte y Dios la suya’:

«Al aceptar el principio de «usted su parte y Dios la suya» y creer que lo que deba pasar para que usted logre su objetivo pasará de verdad (como David), usted también vencerá al «gigante» de su vida, es decir, verá la manifestación física de su imagen en el momento apropiado. ¿Sabe? El problema de aquellos de
nosotros que no consiguen lo que quieren no es la falta de habilidad para ello, sino la falta de fe implícita en el principio de usted su parte y Dios la suya, que nos dice que lo que tenga que ocurrir para conseguir lo deseado ocurrirá».

Te recomiendo leer los artículos, razones por las que tener fe es importanteOpens in a new tab. y perder la feOpens in a new tab., entrado en los enlaces.

2. Reconoce tus sentimientos

Monitorea tus pensamientos, sentimientos y emociones. No trates de suprimirlos o ignorarlos. Cada día realiza una autorreflexión de como te sientes, que te está inquietando, que cosas no te dejan avanzar.

Ve las cosas positivas, estás te darán confianza para seguir adelante. Si te sientes estresado o ansioso, posiblemente estés cargado de pensamientos negativos.

Cuando nos enfrentamos con situaciones difíciles o problemas, la mente se llena de pensamientos que producen emociones y sentimientos negativos, cambia tus pensamientos y luego deja ir esos sentimientos negativos.

«Deja ir todos tus miedos y preocupaciones y deja que Dios se haga cargo. Renunciar al control puede ser difícil, pero los cambios que ves en tu vida valen la pena».

Lisa Rusczyk Ed.D.

3. Meditar

La meditación calma tu espíritu, Dios habla en el silencio del corazón. Esa quietud trae paz interior, te ayudará a tomar mejores decisiones y te dará la energía espiritual para llevar a cabo tus tareas del día a día.

Meditar todo los días durante 30 días: mi experiencia.Opens in a new tab.

4. Orar

La oración tiene poder. A través de ella te conectas con Dios, el ser superior o deidad en el cual tú crees para encontrar respuesta, soluciones y bendiciones. Te ayudará a dejar ir y dejar a Dios actuar.

Tus convicciones y creencias son las que le dan poder a la oración, que debe ir acompañada de la fe. Convierte la oración en un hábito, deja ir, tus miedos, y todos los sentimientos y emociones negativas, acércate a Dios, habla con Él, cree de antemano que ya tienes lo que vas a pedir y espera su respuesta.

En tu oración incluye dar gracias por todo, incluyendo por lo que estás pidiendo. Pide a Dios que te guie, pide dirección, que te rodee de influencias positivas donde puedas aprender y crecer en tu fe.

«La oración contemplativa significa dejar ir ese miedo y darle el control a Dios».

James W. Goll.

Si quieres conocer más sobre el poder de la oración,Opens in a new tab. te invito a entra en el enlace.

5. Agradecimiento

Ser agradecido, cuando estamos agradecidos, reconocemos que hay algo o alguien fuera de nosotros que nos ha bendecido. La gratitud te ayuda a desarrollar una conexión más profunda con lo divino, lo cual fortalece tu fe.

Haz una lista de todas las cosas por las que estás agradecido. Esto puede ayudarte a poner las cosas en perspectiva y recordarte que siempre hay algo por lo que estar agradecido. El solo hecho de ser agradecido genera pensamientos positivos, bienestar y abundancia.

Continua leyendo 10 razones por las que la gratitud es tan importante.Opens in a new tab.

6. Haz un cambio

No siempre lo que deseamos se nos da. Quizás sea el momento de hacer un cambio, retroceder, analizar y reflexionar sobre lo que debes dejar ir. Cuáles son tus pensamientos y en que te estás enfocando.

Si te sientes atascado, a veces hacer un cambio te permite dejar ir, lo que no permite que avances. Ya sea que se trate de hacer un pequeño cambio en tu rutina o de tomar una decisión importante en la vida, hacer algo diferente puede ayudarte seguir adelante.

Si has crecido espiritualmente y tienes una fe fuerte, tendrás la convicción de que Dios te está ayudando y lo que no se dio no era para ti. Sin embargo, aun así, mantén la fe, puedes estar seguro de que mejores cosas vendrán a tu vida.

«Nunca pongas un signo de interrogación donde Dios ha puesto un punto. Cuando algo haya terminado y hecho, déjalo ir y pasa al siguiente capítulo de tu vida».

Joel Osteen.Opens in a new tab.

¿Por qué podría ser útil recordar esta frase durante los momentos difíciles?

Hay algunas razones por las que podría ser útil recordar la frase «déjalo ir y déjalo a Dios» especialmente durante tiempos difíciles. Te indico dos de ellas:

1. No estás solo

No estamos solo, hay un Dios que nos apoya y actúa cuando se lo pedimos, y dejamos ir las cosas que nos limitan.

2. Fuerza

Confiar en que Dios nos ayudará a encontrar la fortaleza que necesitamos. No tenemos que depender de nuestras propias fuerzas para superar los momentos difíciles.

«Cuando estés atribulado, preocupado y enfermo de corazón y tus planes se vean alterados y tu mundo se desmorone, recuerda que Dios está listo y esperando para compartir la carga que encuentras demasiado pesada para llevar, así que con fe, «déjalo ir y déjalo a DIOS», guía tu camino hacía un día más brillante y menos problemático».

Helen Steiner Arroz.

Reflexiones finales

Dejar ir y dejar a Dios actuar, puede ser una frase motivadora, especialmente en los momentos de dificultad. Saber que no se está solo, que hay un Dios que te apoya, es fundamental para mantenerse positivo.

Cuando creces desde tu interior y entiendes que eres un ser espiritual, que puedes conectar con la divinidad, la inteligencia infinita,Opens in a new tab. el Dios en el cual crees, la frase «dejar ir y dejar a Dios actuar» tomará un significado especial para ti.

Porque, si aprendes a dejar ir, desde tu corazón, todo lo que no te permite avanzar, y permites que Dios haga su parte, todas las cosas se volverán posibles.

Cuando logras esa conexión y crece tu fe en Dios, todo comenzará a fluir, tus pensamientos comenzarán a ser más positivos, así como tus acciones. Tus oraciones tendrán respuesta y todo lo que hagas desde el espíritu te dará los frutos que tú quieres.

Termino con dos párrafos tomados del libro «Usted Nació Rico», de Bob Proctor, capítulo 4, ‘Usted su parte y Dios la suya’.

1. «Entienda esto: todo lo que usted ve en este universo, incluido usted mismo, no es nada más que la expresión de un poder infinito. Este poder siempre está fluyendo hacia usted y a través de usted. Los científicos le dirán que todo es energía, yo prefiero decir que todo es Espíritu».

2. «Otra cosa que debería saber del espíritu es que es un poder que se encuentra fluyendo constantemente hacia y a través de usted, también llamamos a este poder «pensamiento». Al fluir el Espíritu o pensamiento hacia usted, usted elige qué formará después con ello».

Cuando dejas ir será como quitarte una carga de encima y tendrás la claridad y la fuerza para superar la adversidad a la que te enfrentes. Recuerda que, cuando necesitas una respuesta, siempre puedes conectar con Dios en busca de respuestas y escuchar su mensaje a través de tu intuición espiritualOpens in a new tab..

Únete a esta Masterclass de visualización de vida
Más de medio millón de personas se han inscrito. ¡Es tu turno! Descubre cómo utilizar el sistema de planeación de metas más poderoso del mundo para crear tu vida.
Cómo diseñar una vida que quieras vivirla una y otra vez
GRATIS

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Artículos Recientes