Por Qué Es Importante El Crecimiento Personal


Nos esforzamos cada día o hemos tomado la decisión de crecer, de ser mejores personas, de vivir una mejor vida y ser más felices. Sin embargo, a veces nos podemos encontrar a nosotros mismos preguntándonos por qué hacemos tanto esfuerzo o si vale la pena el esfuerzo.

Entonces, ¿por qué es importante el crecimiento personal? Porque te permite ser mejor cada día. No solamente nos volvemos mejores miembros de familia y de la sociedad, sino que además nos impulsa a mejorar nuestras habilidades y talentos, a incrementar nuestra conciencia y a preocuparnos más por nuestra salud y bienestar.

Puede ser que queramos mejorar nuestra conciencia sobre las cosas, sobre la vida; puede ser que queramos sacar afuera todo nuestro potencial, todas nuestras capacidades, reinventarnos y descubrir posibilidades escondidas en la forma de nuevos talentos.

Podría ser también que sentimos que esto que llamamos crecimiento personal será de gran utilidad para alcanzar los sueños que hemos tenido por un tiempo o las metas que nos hemos establecido, o también para específicamente definir cuáles son las cosas que queremos hacer, cuáles son las metas y sueños que queremos cumplir, y así tener un sentido de vida.

En muchas ocasiones, por cosas de la vida, terminamos viendo el vídeo de una persona que se especializa en el crecimiento y bienestar personal, o leemos un libro de auto-ayuda que nos intriga con su título, o alguien nos comenta sobre algún concepto interesante de desarrollo personal.

Algunos de nosotros podrían incluso ser en extremo proactivos y dedicarnos a establecer una filosofía personal, incluso a escribir un libro, donde a través de nuestras propias experiencias y meditaciones determinemos cuál es la forma adecuada de vivir la vida y/o de explotar nuestro potencial humano.

La cuestión es que de la mano con el crecimiento personal va la disciplina para continuar intentándolo día a día. No es para nada tarea fácil, aunque sí esté llena de mucha satisfacción personal que nos incentiva a continuar el camino de crecimiento personal.

Pero en ese proceso de intentar día a día, de leer nuevos libros, de escuchar más charlas y conferencias, de auto-reflexionar por nuestra propia cuenta y determinar nuestra propia filosofía y metodología de vida, no es extraño que nos cansemos eventualmente y necesitemos un descanso.

En el caso de no descansar para poder ver con mayor claridad lo que hemos estado haciendo para mejorar nuestra vida, podríamos incluso perder de vista el objetivo principal o aplicar sin mucho pensamiento técnicas y herramientas que no están siendo de ninguna utilidad o efectividad.

Al darnos una pausa y observar con detenimiento el recorrido de nuestra vida, nuestro estado actual y lo que estamos planeando hacer a futuro, puede surgir esa duda, esa pregunta de por qué es que estamos esforzándonos tanto, de cuál es la importancia de hacer todo esto, de cuál es el fin, de si vale la pena.

La verdad es que la respuesta varía de persona en persona, por el simple pero no obvio hecho de que cada individuo tiene su forma particular de ver la vida, experimentar la vida y pensar sobre la vida.

Por ende, las herramientas y estrategias que le funcionen a una persona no serán las mismas que le funcionen a otra, incluso le podría dar resultados opuestos a los que espera. No se puede ir por la vida pensando que todos estamos hecho en el mismo molde, pues aunque por supuesto compartamos muchísimas características entre todos, siempre habrá una especie de “factor x” que marque nuestra individualidad.

Visita los recursos que tenemos en expande tu mente especiales para tu crecimiento personal.

Importancia del crecimiento personal.

Hay algo clave para entender porque esta tan importante el crecimiento personal y porque deberías estar todo los días estudiando algo nuevo.

La razón primordial es que nada es estático en la vida o estas creciendo o estas decreciendo, estas mejorando o estas empeorando. No existe algo como permanecer igual.

Hoy no eres el mismo de ayer y mañana no seras el mismo de hoy. ¿Qué crees que le pasaría al mejor jugador del mundo de fútbol si deja de entrenar?

La respuesta es que dejaría de ser el mejor.

Lo mismo ocurre contigo y conmigo, si dejas de crecer lo que va a pasar es que mañana estarás peor que hoy y así sucesivamente, esto no se nota de una día para otro porque se va acumulando lentamente.

Lo mismo ocurre si cada día estudias sobre crecimiento personal, de un día para otro nada ocurre, pero se va acumulando, hasta el día en que ves un cambio exponencial.

La importancia del crecimiento personal es que te permita ser mejor cada día y tu vida vaya en ascenso y no en descenso.

Además es la naturaleza humana querer crecer, descubrir y aprender, es algo innato en todos nosotros, el espíritu humano siempre busca expansión y crecimiento, no somos conformistas, gracias a ese deseo de crecimiento es que hemos llegado como raza humana a donde estamos ahora.

Mejora y descubrimiento de talentos.

No hay duda de que uno de los beneficios más prevalentes del crecimiento personal es que nos ayuda no sólo a pulir talentos y habilidades que ya poseemos, sino que también nos hace descubrir nuevos talentos e intereses en los cuales concentrarnos.

El crecimiento personal puede consistir en sacar de adentro todos los potenciales que tenemos o a perseguir de una vez por todas los intereses o curiosidades que hemos tenido por un largo tiempo.

La razón para desarrollar una habilidad puede ser totalmente de ocio, de placer, pero no se debe subestimar el efecto que esto tiene en nuestro bienestar general.

Por ejemplo, podrías comenzar a pintar al óleo, y basándote en los principios que sigas personalmente para el crecimiento personal, te mantendrás en un período decente de tiempo practicando día a día, desarrollando una habilidad completamente nueva para ti.

En este ejemplo, aunque sea una actividad artística sin mucho valor “productivo”, lo que nos debe importar es la gratificación que sentimos dentro de nosotros mismos.

Tal vez no ganemos dinero o ningún otro tipo de ganancia material a través de este nuevo hobby de la pintura, pero sí valoraremos la satisfacción que trae al alma, el placer que nos otorga tal actividad, que no puede replicar ningún tipo de ganancia monetaria.

Esto repercute en nuestro bienestar general, en nuestro balance. Todo el mundo necesita actividades, a veces más de una, que le otorguen simplemente placer.

Que le ayuden además a desestresarse, a tener algo que le emocione al salir del trabajo, al pararse de la cama, al regresar a casa. Incluso, este placer por el hobby puede terminar llevándose tanto de tu tiempo, que se convierta progresivamente en una habilidad capaz de convertirse en una labor.

Resultado final, ¡trabajas de lo que disfrutas!

La otra dimensión en que los principios del crecimiento personal actúa sobre nuestros talentos y habilidades es la de la mejora de técnicas ya aprendidas.

Por ejemplo, puedes haber aprendido el piano en tu niñez, pero con el desarrollo de la edad llegaron otros intereses que te distrajeron de la música, pero ahora en tu edad adulta o adolescente te gustaría retomar el instrumento.

Sin buena disciplina, esto podría resultar más dificultoso de lo que debería ser. Si tenemos intereses de crecer personalmente, entonces sabremos apreciar y cultivar la disciplina, y además sabremos que no se trata de infligirnos a nosotros mismos una tortura sin misericordia ni descanso, sino un proceso donde lo necesario es paciencia y fe.

Así, puedes terminar volviendo a tocar el piano, conocer cuáles son las cosas que tú particularmente necesitas para poder mantener tu disciplina, y conocer además en dónde yace tu felicidad y placer; tal vez no era el piano lo que necesitabas retomar, tal vez es hora de aprender a tocar otro instrumento musical, pero al menos a través del anterior fue que pudiste empezar ese viaje de descubrimiento personal.

Mayor conciencia.

El tema de la conciencia puede ser uno muy difícil de encapsular y definir de manera clara. Por ahora, podemos concentrarnos en la conciencia como la habilidad para notar, observar y disfrutar todo lo que está alrededor de nosotros, desde las personas a los animales hasta el clima.

De la mano con esta definición, también hemos de tener en cuenta la conciencia como la habilidad para conocernos a nosotros mismos a profundidad. Esta profundidad varía dependiendo de cuánto tiempo llevamos tratando de conocer bien nuestro propio interior.

Aunque no sea siempre el punto central del crecimiento personal, la conciencia de lo extorno, de nuestros alrededores, es algo que no se debe subestimar ni olvidar, puesto que es una habilidad que incrementa mucho nuestra calidad de vida.

Al estar conscientes de todas las cosas que podríamos estar pasando por alto, empezamos a disfrutar de todos los pequeños detalles uno por uno, descubriendo así pequeños mundos hasta ese punto desconocidos.

Al tener mayor conciencia de los detalles exteriores, podemos ser capaces de disfrutar el trino de los pájaros, incluso distinguirlos los unos de los otros; disfrutar los cambiantes colores del atardecer y del amanecer, disfrutar ver cada noche cómo la luna va creciendo o menguando, disfrutar del relajante sonido de un riachuelo, entre otros.

Este tipo de goces del mundo exterior pueden además ser una puerta hacia nuevos interés de vida que la llene de actividades, lecturas y amistades fascinantes. Por ejemplo, el interesarse por el mundo vegetal puede hacernos comenzar una afición por la siembra o por los hongos; o a través de la apreciación de las aves podrías terminar visitando lugares para la observación de aves donde se congregan otros entusiastas.

No sólo nos puede hacer descubrir nuevas aficiones, sino que puede ayudarnos con cualquier actividad a la cual ya dediquemos buena parte de nuestras vidas.

Podrías estar escribiendo un libro, y al encontrarte con un bloqueo creativo, el dar un buen paseo por la naturaleza, estando consciente y disfrutando de todos los sonidos y colores naturales, podría devolverte la inspiración para escribir, así como hacerte llegar a nuevas ideas para tu redacción.

En cuanto a la conciencia de nuestro mundo interior, de todo lo que son las emociones, los pensamientos, las conductas, las ideas y demás, el crecimiento personal puede hacernos acostumbrar a auto-observarnos y de esta manera lograr cambiar las cosas que no nos gustan de nosotros, aprender a cuidar de nuestra salud, aprender a entender mejor a los demás y aprender a entendernos a nosotros mismos genuinamente, siendo así más cuidados sobre las cosas que hacemos y decimos.

El estar conscientes de nuestro interior significa que sabemos cómo nos desenvolveremos en diversas situaciones. Si sabemos a qué situación vamos, entonces sabemos qué medidas tomar en cuenta y qué esperar. Esto podría surtir efecto en circunstancias donde aprendemos a medir hasta qué punto de estrés podemos llegar.

Uno de los beneficios más importantes de la conciencia interna es que al conocernos mejor a nosotros mismos, podemos establecer con mayor seguridad qué es aquello que queremos hacer en la vida. Si tenemos seguridad acerca de cuáles son los lugares a los que queremos llegar, no será difícil tener la motivación para llegar hasta allí.

Preocupación por la salud mental y física.

Como punto final, un resultado natural de incrementar nuestra conciencia interna es que terminamos preocupándonos por tanto nuestra salud mental como nuestra salud física.

¿Cómo funciona esto? En cuanto a nuestra salud mental, el acostumbrarnos a estar conscientes de nuestros pensamientos, emociones y patrones de comportamiento, comenzamos a notar con mayor perspicacia cuando tenemos pensamientos negativos, cuando nuestras emociones están fuera de control o pasamos por tiempos de depresión, y cuando comenzamos a actuar sin control de nosotros mismos, como gritar sin querer a alguien o responder con antipatía a otro.

La salud mental en este caso podríamos definirla también como salud interior, paz interior, paz mental, etc., en contraste con su definición más psicológica respecto a la presencia o ausencia de trastornos mentales, aunque también la conciencia trabajada puede ayudar en ese caso.

Y, además, una conciencia perspicaz, una disciplina positiva y una actitud de constante crecimiento personal pueden beneficiarnos físicamente también. Con estar conscientes de nuestro mundo interior, de nuestros procesos mentales y emocionales, podemos notar la relación que puede haber entre ellos y qué tanto estamos cuidando de nuestro cuerpo.

Podemos, por ejemplo, empezar a notar diferencias en nuestro bienestar integral al darle un poco más de importancia a cosas como nuestra dieta, horario de sueño, aseo, ejercicio, visitas esporádicas al médico, etc.

El crecimiento personal, en fin, siempre será un estilo de vida digno de comenzar y continuar, como lo evidencian todos los beneficios que nos otorga, a diferencia de una vida sin ellos. 

Ricardo

Estudiante de los 67 pasos del éxito y los 12 principios de Tai Lopez. Expande tu Mente es un blog creado para compartir ideas, libros y recursos que pueden ayudar a mejorar tu vida.

Recent Content