Por Qué La Resiliencia Es Tan Importante En La Vida


¿Por qué y Cómo Ser Más Resiliente?

Todos nos enfrentamos a la adversidad en algún momento de nuestras vidas. Es la forma en que lidiamos con esa adversidad lo que determina nuestro éxito.

La resiliencia es la capacidad de recuperarse de las dificultades y los contratiempos, y es una cualidad esencial para cualquier persona que quiera lograr grandes cosas.

En esta publicación, discutiremos por qué la resiliencia es tan importante y algunos consejos sobre cómo puedes desarrollar la resiliencia y superar cualquier obstáculo en tu camino.

Por qué la resiliencia es tan importante en la vida

Nadie pasa por la vida sin experimentar algún tipo de adversidad. Ya sea un desastre natural, la pérdida de un ser querido o simplemente factores estresantes cotidianos, todos enfrentamos desafíos que pueden hacernos perder el equilibrio.

Lo que distingue a las personas resilientes de las que se desmoronan ante la adversidad es su capacidad para desempolvarse y seguir adelante. La resiliencia es esa fuerza interior que nos permite superar situaciones difíciles y seguir adelante con nuestra vida.

Hay muchos beneficios de ser resiliente. Las personas que pueden recuperarse de los contratiempos tienden a tener más éxito tanto en su vida personal como profesional. También son más capaces de lidiar con el estrés y manejar sus emociones de manera efectiva.

Si tienes dificultades para enfrentar los desafíos de la vida, hay cosas que puedes hacer para desarrollar tu resiliencia que encontrarás en este artículo.

5 razones por las que la resiliencia es importante

Existen muchas razones por las que la resiliencia es importante, estas son cinco razones principales:

1. Sobrellevar el estrés y la adversidad

Primero, la resiliencia nos ayuda a sobrellevar el estrés y la adversidad. Cuando somos resilientes, podemos recuperarnos de las experiencias difíciles y aprender de ellas. Esto nos ayuda a ser más fuertes y más capaces con el tiempo.

2. Disfrutar más plenamente de la vida

En segundo lugar, la resiliencia nos permite disfrutar más plenamente de la vida. Cuando somos resilientes, no permitimos que los contratiempos arruinen nuestro día o nuestra perspectiva de la vida. Todavía podemos encontrar alegría y felicidad incluso en medio de los desafíos.

3. Construir relaciones sólidas

En tercer lugar, la resiliencia nos ayuda a construir relaciones sólidas. Cuando somos capaces de superar juntos los tiempos difíciles, se fortalece el vínculo entre nosotros. Podemos confiar el uno en el otro cuando las cosas se pongan difíciles y saber que nos mantendremos unidos pase lo que pase. Se dice que las relaciones más fuertes son las que han pasado y superado dificultades juntos.

4. Poder continuar a pesar de la adversidad

Cuarto, la resiliencia nos ayuda a alcanzar nuestras metas. Cuando somos resilientes, no nos damos por vencidos cuando las cosas se ponen difíciles. Seguimos adelante incluso cuando sería más fácil renunciar. Esta determinación puede ayudarnos a alcanzar nuestras metas y lograr grandes cosas.

5. Mejorar la salud

Finalmente, la resiliencia es simplemente buena para nuestra salud. Cuando somos resilientes, tendemos a tener niveles más bajos de estrés y ansiedad. Esto puede conducir a una mejor salud física y bienestar general.

También se asocia con la longevidad, menores tasas de depresión y mayor satisfacción con la vida. Aprender a manejar el estrés de forma positiva te permitirá vivir mejor.

Del mismo modo, la falta de resiliencia significa que puede que no manejes bien el estrés en situaciones difíciles. El estrés crónico se asocia con consecuencias dañinas para la salud, como presión arterial alta, un sistema inmunológico debilitado, ansiedad, depresión, insomnio, acidez estomacal, indigestión, entre otras.

Estas son solo algunas de las muchas razones por las que la resiliencia es importante. Si deseas construir una base sólida para tu vida, comienza por desarrollar tu propia resiliencia. Te servirá bien en todas las áreas.

5 formas de desarrollar la resiliencia

La resiliencia no es un rasgo con el que nacemos, es algo que desarrollamos con el tiempo a través de nuestras experiencias. Si bien algunas personas parecen tener naturalmente más resiliencia que otras, todos pueden beneficiarse al desarrollar su músculo de resiliencia.

En mi experiencia personal he tenido la necesidad de fortalecer mi resiliencia, lo cual me ha ayudado a sufrir menos niveles de estrés y ansiedad por los acontecimientos de la vida.

Entonces seguro te preguntaras, ¿Cómo puedo ser más resiliente? Algunas de las técnicas que compartiré a continuación las he puesto a prueba en la vida real, tengo experiencia y estoy familiarizado con ellas.

Pero antes de explicarlas quiero compartir contigo un enlace a una clase online gratuita que te ayudará muchísimo con tu resiliencia, descubrirás 3 principios básicos para desbloquear tu Yo más extraordinario y elevarte por encima de todo lo que la vida te ponga en el camino «no te la pierdas, entra aquí»Opens in a new tab. serás más resiliente al finalizar.

A continuación 4 formas de desarrollar tu resiliencia:

1. Desarrollar una perspectiva positiva de la vida

Una forma de desarrollar la resiliencia es desarrollar una perspectiva positiva de la vida. Esto significa buscar lo bueno en cada situación y creer que las cosas eventualmente mejorarán. Las personas que tienen una perspectiva positiva de la vida tienen más probabilidades de recuperarse de la adversidad y lograr sus objetivos.

Para mi se trata del diálogo interior como te hablas a ti mismo y como cambias la historia que te estás contando a una más positiva. Dos personas pueden experimentar una misma situación y una, ver el lado positivo y otra ver el lado negativo.

La persona que logra ver el lado positivo avanza más rápido (son más resilientes) que la persona que se queda repitiendo la parte negativa en su mente.

2. Cultivar relaciones sólidas

Otra forma de desarrollar la resiliencia es cultivar relaciones sociales sólidas. El apoyo social puede ayudarnos contra el estrés y a sobrellevar los momentos difíciles. Cuando nos sentimos conectados con los demás, sentimos que pertenecemos y tenemos un sentido de propósito.

Por otro lado, a veces todo lo que hace falta es contarle tus problemas a otra persona para drenar la presión. Y muchas veces tomarte el tiempo para hablar con un experto, contarle lo que está pasando y buscar una solución es la mejor forma de calmar la mente cuando enfrentas un obstáculo o adversidad.

También puede aumentar su resiliencia desarrollando una red de apoyo de familiares y amigos en los que pueda confiar cuando lo necesites.

3. Cuidar tu cuerpo y mente

Es importante cuidarse física y mentalmente. Comer una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente y dormir lo suficiente son importantes para mantener su salud mental. Cuidar de ti mismo te ayudará a estar mejor equipado para lidiar con el estrés y las situaciones difíciles.

Quizás este ha sido uno de los puntos más relevantes para mí; es increíble como el tipo de alimentación que lleves y tu condición física puede repercutir en tu fuerza interior.

Hay quien dice «mente fuerte, cuerpo fuerte» pero lo contrario también es cierto «cuerpo fuerte, mente fuerte». Trabajar en mi condición física, dormir bien, meditar, practicar yoga y comer saludable me ha ayudado a ser más resiliente.

Comience centrándose en tu salud física. Come una dieta nutritiva, haz ejercicio regularmente y duerme lo suficiente. Estas actividades te ayudarán a reducir el estrés y aumentar tus niveles de energía.

4. Desarrollar una mentalidad de crecimiento

Una de las mejores maneras es cultivar una mentalidad de crecimiento. Esto significa creer que tus habilidades y talentos se pueden desarrollar a través del esfuerzo, la buena enseñanza y la práctica. Las personas con mentalidad de crecimiento ven los contratiempos como una oportunidad para aprender y crecer, en lugar de una razón para darse por vencidos.

La mentalidad de crecimiento es una idea desarrollada por la psicóloga Carol Dweck y lo explica muy bien en su libro «Mindset». Es reconocida mundialmente en la Universidad de Stanford y ha pasado décadas de investigación sobre logros y éxitos.

Si deseas volverte más resistente, comienza por cultivar una mentalidad de crecimiento. Cree en tu capacidad para crecer y cambiar, y considera los contratiempos como una oportunidad para aprender.

Empieza a ver las adversidades como un campo de entrenamiento y utilizalas para crecer.

Una de las actividades que incluí en mi rutina en períodos en los que debía ser resiliente fue enfocarme en el crecimiento personal, dedicando al menos veinte minutos diarios a estudiar contenido que me inspirará y motivará a dar lo mejor de mi.

Una forma rápida y fácil para empezar a entrenar tu mente es leyendo libros inspiradores, puedes incluso empezar con el libro de la Carol Dweck «Mindset»Opens in a new tab..

5. Desarrollar la resiliencia a través de la espiritualidad

Construir resiliencia a través de la espiritualidad es algo que he visto funcionar para muchas personas. Cuando la vida se pone difícil, recurren a su fe y les ayuda a superar lo que sea que estén pasando. He notado que algunas de las personas más resilientes son personas con mucha fe. Puede que no tengan todas las respuestas, pero saben que hay un poder superior en acción y confían en eso.

No importa en lo que creas, si puedes encontrar algo a lo que aferrarte que sea más grande que tú, puede ayudarte a superar los momentos difíciles. Si no tienes mucha fe, considera encontrar algo más en lo que puedas creer y vea cómo te ayuda a ser más resistente. Te sorprenderá lo mucho que ayuda.

Además crecer espiritualmente no tiene que ser difícil. Hay muchas cosas simples que puedes hacer para conectarte con tu ser interior y el mundo que te rodea, visita los 23 consejos para crecer espiritualmenteOpens in a new tab. en el enlace.

Con el tiempo y la práctica, desarrollará el músculo de la resiliencia y cosechará todos los beneficios que conlleva.

Ejemplos de resiliencia

Existen muchos ejemplos e historias sobre la resiliencia compartiré contigo dos ejemplos:

Primer ejemplo e historia sobre la resiliencia

El primer ejemplo lo observamos durante las crisis financieras en periodos turbulentos donde la economía da un giro inesperado, muchas personas pueden perder los ahorros de toda una vida, sus negocios, su casas, entre otras, son circunstancias que pueden llegar a ser abrumadoras; cuando esto ocurre hay dos tipos de persona los que se hunden y los que florecen.

Una historia que nos enseña los resultados que obtiene una persona resiliente, es la actitud que tuvo Donald Trump durante la crisis de los años 90. Un día caminando por el parque en New York con su esposa, vieron un mendigo, y Trump le dijo a su mujer: «ese mendigo tiene más dinero que yo».

En ese momento Trump tenía una deuda de mil millones de dólares (algo que para la mayoría sería demasiada presión para tolerar) toda su fortuna estaba en juego, la mayoría de las personas sucumbiría con una deuda menor a esa.

Su capacidad de resistir ante la adversidad, sin perder la serenidad, fue lo que lo llevó a superar esa época y volver a flote. Y todos sabemos como termina la historia de Trump.

Segundo ejemplo e historia sobre la resiliencia

Otro ejemplo es la interesante historia que ocurrió en una industria automotriz, durante los años 90, una compañía de autos estaba en periodo de cambio y optaron por preparar un arreglo de liquidación especial, para despedir un grupo de trabajadores con mejores condiciones que un despido normal.

Del grupo muchos aceptaron la propuesta, hubo un caso de un empleado que tenía años trabajando y se sentía muy identificado con la empresa, él no aceptó la oferta. Sin embargo, cuando la empresa cambió de accionistas, lo terminaron despidiendo en condiciones normales.

Era uno de los mejores dibujante con muchos años de experiencias, sin embargo no pudo recuperarse de la situación, se cerró a toda posibilidad de continuar adelante a tal punto que comenzó a mendigar y vivir en las calles. Finalmente murió, sin haberse podido recuperar de aquella situación.

Por otro lado, uno de los empleados que también despidieron de la empresa, con muchos conocimientos en el área automotriz, optó por utilizar su liquidación para emprender y abrir su propio taller de mecánica. El negocio floreció a tal punto que sus condiciones de vida se volvieron con el tiempo mejores de las que tenía antes.

Esta persona fue capaz de ver oportunidad en medio del caos y sacar el mayor provecho de ella; de aquí podemos concluir como una misma situación afecta a dos personas pero el resultado final lo determina su resiliencia y capacidad de volver a ponerse de pies.

Metáfora para entender mejor la resiliencia

En el mundo de los materiales la resiliencia es la resistencia que ofrece un material de ser deformado y la elasticidad es la capacidad de ese material para volver a su forma original; y como todo hay un límite, hay materiales con mayor resiliencia y otros con menor resiliencia.

Una analogía es «un resorte» después de ser comprimido al ser liberado regresa a su estado inicial, puedes presionarlo por un tiempo pero al soltarlo vuelve a su posición original.

Es así como los psicólogos vieron la similitud y aplicaron el término de resiliencia al comportamiento que tienen los seres humanos de resistir a las adversidades y regresar a la ecuanimidad cuando estas se presentan.

Otra analogía para entender la importancia de la resiliencia es la comparación entre «el hombre corcho» y «el hombre plomo».

Una persona resiliente es como «el hombre corcho» por más que lo intentes hundir siempre saldrá a flote, no hay nada que lo pueda mantener hundido por largo tiempo.

Por otro lado, una persona sin resiliencia, es como «el hombre plomo» si lo hundes no vuelve a subir.

Características de una persona resiliente

En general las personas resilientes son capaces de hacer frente al estrés y los contratiempos, y tienen una visión positiva de la vida. Las personas resilientes también son flexibles e ingeniosas. Son capaces de encontrar soluciones a los problemas y no tienen miedo de correr riesgos.

Entonces, ¿Cómo podemos identificar a una persona resiliente? Aquí hay 12 características que debes buscar:

  1. Tienen una visión positiva de la vida.
  2. Son adaptables.
  3. Son ingeniosos.
  4. Tienen una fuerte ética de trabajo.
  5. Son decididos.
  6. Son realistas pero esperan siempre lo mejor.
  7. Se mantienen tranquilos ante la presión.
  8. Ven la adversidad como una oportunidad para crecer.
  9. Confía en sí mismo y sus habilidades.
  10. Tienen sentido del humor.
  11. Son solidarios con los demás.
  12. Se conocen a sí mismos y saben manejar sus emociones.

Si conoces a alguien que tiene estas características, es probable que sea una persona resiliente.

Reflexiones y pensamientos finales

La resiliencia es algo que se pone a prueba en los momentos más difíciles y son en esos momentos en los que descubres de que estas hecho. Las dificultades pueden hundirte o sacar a relucir la mejor versión de ti. Lo interesante es que si eres consciente puedes tomar el control y elegir dar lo mejor en cada momento.

Realmente creo que si sigues los consejos que se han dado aquí, ver el lado positivo, buscar un grupo de apoyo, mantener tu salud en óptimo nivel (comer bien, hacer ejercicio y dormir bien) y además cada día lees o oyes algo inspirador que te motive a salir adelante, tu resiliencia mejorará.

Estos son algunos consejos que me han ayudado y funcionado muy bien. Además puedes incluir actividades como la meditación, ejercicios de respiración y Yoga.

Por último, considero que uno de los aspectos más importantes cuando se trata de la resiliencia es el control de las emociones, no dejarse llevar por las emociones negativas, saber frenarlas y cambiarlas por emociones que te hagan sentir mejor para poder afrontar el momento.

Finalmente construir resiliencia no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo. Cuando desarrolles resiliencia, estarás mejor preparado para hacer frente a cualquier cosa que la vida te presente.

Libera tu cerebro de todas las limitaciones
Aprender esta habilidad ÚNICA te pondrá instantáneamente por delante de todos los demás, especialmente cuando la mayoría de las personas se están ahogando en una "sobrecarga de información".
¿Te gustaría poder aprender lo que sea en una fracción del tiempo? Aprende cómo GRATIS
GRATIS

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Artículos Recientes