Los Planes De Dios Son Mejores Que Los Nuestros Reflexión


A menudo pensamos que sabemos lo que es mejor para nosotros. Hacemos nuestros propios planes y tratamos de controlar nuestro propio destino. Pero la verdad es que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros.

Nos dio al nacer dones y talentos únicos. No hay ninguna persona igual a otra, se tienen diferentes personalidades, visiones, gustos, grupos de amigos con ideas particulares, entre otras cosas y usa esta rica diversidad para llevar a cabo su voluntad, de acuerdo a sus planes.

Él sabe lo que es mejor para nosotros y sus planes siempre funcionan para nuestro bien. Hagamos lo que hagamos, nunca podremos planificar tan bien como Dios.

Conocer el plan de Dios es uno de los primeros pasos que deberíamos dar en la vida. Aprender a escuchar y aceptar el plan que Dios tiene para ti puede llegar a sorprenderte y llevarte por caminos que ahora ni puedes imaginar. Si te abres a las posibilidades que Dios tiene para ti, tu mundo puede cambiar.

A continuación analizaremos algunas de las razones por las que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros. También veremos cómo seguir los planes de Dios y los beneficios que ganamos al seguirlos. Podemos confiar en que Él nos guiará en la dirección correcta.

¡Confiar en Dios es la clave para vivir una vida feliz, sin importar las circunstancias!

Artículo relacionado 70 frases de reflexión sobre los planes de Dios.Opens in a new tab.

Significado de la cita «Los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros»

Muchos de nosotros a menudo luchamos tratando de descubrir qué es lo mejor para nosotros, pero cuando nos volvemos a Dios y le permitimos guiar nuestras decisiones, podemos confiar en que sus planes siempre son mejores que los nuestros.

Ya sea un desafío o una oportunidad, Dios sabe exactamente lo que necesitamos para crecer y tener éxito, y siempre está ahí para apoyarnos en lo que sea que estemos pasando. Entonces, incluso cuando nuestros planes parezcan inciertos o abrumadores, podemos tener fe en que Dios tiene un mejor plan reservado para nosotros, y su guía es la clave para lograr nuestro mayor potencial.

Cuando nuestros planes fallan, a menudo hemos pasado por alto algún detalle, algo imprevisto surge y hace que sucede lo inesperado. Eso no pasa en los planes de Dios, ya que en sus planes está incluido cada detalle. Su plan se basa en saberlo todo, de modo que toma en cuenta todo lo pasado, presente y futuro. Incluye las cosas que realmente ocurrirán, así como las que podrían ocurrir.

En última instancia, saber que los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros nos ayuda a confiar en su bondad y guía, y nos empodera para superar cualquier obstáculo que enfrentemos en el camino. En ti está la decisión de creer, si realmente existe un Dios dispuesto a oírte si acudes a Él.

«No te rindas en el valle, Dios tiene un plan para que llegues a la cima de la montaña».

Joel Osteen.Opens in a new tab.

5 razones de por qué los planes de Dios son mejores que los nuestros

Dios es el creador del universo y de todo lo que hay en él, incluyendo al hombre. Y al ser el creador, diseño planes para todo lo creado. Todo en el universo se mueve con una perfección y precisión exacta, nada está hecho al azar, como lo afirmo Einstein cuando dijo: «Dios no juega a los dados».

Esto podría llevarte a pensar que entonces no hay libre albedrío. Pero si lo hay, solo tú dices como vivirás tu vida. Es como cuando compras un equipo, tienes un manual, si sigues las recomendaciones del fabricante el equipo funcionará a la perfección. Si no las sigues puede fallar e incluso perder la garantía.

Igual pasa con los planes de Dios, hay razones que nos indican por qué los planes de Dios son mejores que los nuestros, pero no estás obligado a seguirlos.

«Qué religión tiene un hombre, a qué raza pertenece, estas cosas no son importantes; lo realmente importante es este conocimiento: el conocimiento del plan de Dios para los hombres. Porque Dios tiene un plan, y ese plan es la evolución».

Jiddu Krishnamurti.

1. Amor infinito

Los planes de Dios siempre son mejores que los nuestros, porque Él nos ve a través de los lentes de la sabiduría y el amor infinito. Cuando creo al hombre, ya tenía un plan, lo hizo a su imagen y semejanza, y con su amor infinito, delegó parte de su autoridad al hombre, esperaba que nos hiciéramos responsables del medio ambiente y de las otras criaturas que comparten nuestro planeta.

2. Él ve el Futuro

Creemos que sabemos lo que es mejor para nuestro futuro, pero solo Dios dice:

«Nadie sabe cuál será su futuro; por eso debemos dejar que Dios dirija nuestra vida».

Proverbios 20:24.

El Señor mira más allá de nuestras necesidades y deseos inmediatos, y mira más hacia el futuro para ver qué es lo mejor para nosotros tanto a corto como a largo plazo. Nosotros solo podemos suponer y esperar que todo salga según lo planeamos, pero Dios sabe con certeza lo que sucederá mañana, la próxima semana y años después.

A menudo los sucesos de nuestra vida nos confunden. Hay muchas cosas que no entendemos. Pero en la medida que pasa el tiempo, vemos como comienzan a encajar y es cuando entendemos como trabaja Dios.

3. Beneficia a todos los que lo siguen

Los planes de Dios a menudo no solo beneficia a la persona que sigue el plan, también crean un mayor bien para más personas de lo que podríamos haber imaginado. Esto a veces puede ser difícil de entender al principio, ya que debemos someternos a Su voluntad en lugar de nuestras propias ambiciones o motivaciones.

Pero cuando miramos hacia atrás a todo lo que ha ocurrido, es fácil ver por qué sus planes siempre son mejores en última instancia: Sus planes provienen de un lugar de comprensión perfecta, mientras que los nuestros pueden estar desviados por el miedo, el egoísmo, la duda o incluso el orgullo.

4. Sus caminos son más altos que los nuestros

Las ideas de Dios para nosotros, siempre son mejores que lo que pensamos. Él sabe lo que es mejor para nosotros aunque sea difícil de entender. A veces, en el plan de Dios, el camino hacia arriba es hacia abajo.

«Porque mis pensamientos no son los de ustedes, ni sus caminos son los míos ‘afirma el Señor’. Mis caminos y mis pensamientos son más altos que los de ustedes; ¡más altos que los cielos sobre la tierra!».

Isaías 55:8,9.

5. Nosotros hacemos planes, pero Él dirige

Muchas veces hacemos planes y sentimos que estamos a cargo, pero a pesar de seguir nuestro plan al pie de la letra, por alguna razón inesperada, el resultado no es el que se espera. Podemos pensar que estamos a cargo pero hay un proverbio que dice:

«Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos».

Proverbios 16:9.

Hay muchas más razones que nos indican que los planes de Dios son mejores que los nuestros y todos nos llevan a pensar que es mejor confiar en Dios para nuestro futuro. Esto no quiere decir que no hagas planes para tu futuro, pero cuando lo hagas, deben estar inspirados en los planes de Dios y así seguirlo.

Cómo seguir el Plan de Dios

Fuimos creados por Dios y para Dios, cuando se entienda esa realidad tendrá sentido seguir el plan que tiene para cada uno de nosotros.

Nos ha dado un espíritu, por eso se dice que somos seres espirituales. La vida espiritual es necesaria para conectarse con uno mismo y con lo que uno no puede ver. Te permite desconectarte de la realidad y mirar hacia adentro de ti.

Cuando creces espiritualmente, desarrollas cualidades espirituales, que te permiten conectarte con Dios y conocer los planes que Él tiene para ti.

«Nunca encontrarás tu lugar en el plan de Dios hasta que tengas la perspectiva correcta de ti mismo».

Bruce Bickel.

Al conectarnos con Dios nos sentiremos inspirados a diseñar nuestro plan de vida, siguiendo la guía y orientación de Dios, de manera que nuestro plan coincida con todo las cosas maravillosas que Dios quiere para cada uno de nosotros.

5 formas de conocer el Plan de Dios

1. Meditación

A través de la meditación se logra calmar la mente, para conocerse a sí mismo. Mientras meditamos sentimos una profunda sensación de intimidad con Dios, sentimos una paz interior que nos ayudará a conocer los planes de Dios, tomar mejores decisiones en la vida y tener la energía necesaria para llevar a cabo las tareas del día a día.

2. Oración

Una manera de saber que estás siguiendo el plan de Dios para tu vida es estar en oración. Tómese un tiempo cada día para dedicarse al Señor y a los planes que Él tiene para tu vida.

A través de la oración te conectas con Dios para encontrar respuesta, soluciones y bendiciones. Comienzan tus pensamientos e ideas a aclararse, e incluso tus perspectivas de las situaciones o problemas logras verlos desde diferentes ángulos, te sientes con más energía y visualizando el mejor camino que debes seguir.

Si le estás dando cada área de tu vida a Dios, entonces Él la bendecirá y podrá trabajar a través de ella abundantemente.

«La oración es que le hables a Dios. La meditación es permitir que el espíritu te hable».

Deepak Chopra.

A través de la meditación, la oración y otras prácticas espirituales, comenzarás a desarrollar tu intuición espiritual, que es la facultad a través de la cual el espíritu se comunica con Dios, para recibir mensajes directamente de la fuente, y conocer sus planes para con nosotros.

Te invito a conocer sobre el poder de la oraciónOpens in a new tab. y la intuición espiritualOpens in a new tab. entrando al enlace.

3. Fe

La fe es importante porque nos permite creer en algo más grande que nosotros mismos. Nos ayuda a mantenernos fuertes en tiempos difíciles y nos da esperanza para el futuro. La fe también nos permite conectarnos con nuestra espiritualidad y encontrar la paz dentro de nosotros mismos.

El contacto con lo sagrado o divino nos permite aclarar los pensamientos, relajarnos y fortalecernos, tener fe en nosotros mismo, y la certeza de la presencia de Dios en nuestro interior.

La fe es el elemento químico primordial de la mente. Cuando la fe se mezcla con el pensamiento, el subconsciente capta la vibración, la traduce en su equivalente espiritual, y la transmite a la Inteligencia Universal, como en el caso de la plegaria».

Napoleón Hill.Opens in a new tab.

Continúa leyendo las 12 razones por las que tener fe es importante.Opens in a new tab.

4. Lee libros de crecimiento espiritual

La lectura de libros sagrados, escritos filosóficos y libros de líderes espirituales, te inspirarán y permitirán tener una visión del mundo más tranquila, compasiva y ligera desde la espiritualidad.

Sí, profesas una religión en particular, conocerás en sus libros las creencias principales y empezarás a entender los mensajes espirituales.

Dedicar solo unos minutos cada día para leer lo que hay en la Palabra le dará una mejor comprensión del llamado que Dios ha puesto en su vida, y te permitirá vivir mejor la vida que Él desea para ti.

Si te es posible, busca reunirte con grupos que sigan tus mismos deseos de crecer espiritualmente y conocer los planes de Dios.

Descubre los 20 libros de crecimiento espiritualOpens in a new tab. para nutrir el alma que puedes empezar a leer hoy mismo.

5. Sigue tu voz interior

Necesitamos confiar en Dios y dejar que Él nos guíe a través de nuestras vidas. Escucha tu voz interior a través de la cual te habla. Si hay un sueño que Él ha puesto sobre tu corazón, Él te ayudará a lograrlo.

Conoce 9 Hábitos Espirituales Que Transformarán Tu Vida EspiritualOpens in a new tab., entrando en el enlace.

Beneficios de seguir los Planes de Dios

Cuando seguimos los planes de Dios, seremos más felices y estaremos más satisfechos que si siguiéramos nuestros propios planes

1. Sus planes siempre implican amor, gracia y perdón.

2. Cuando seguimos sus planes, podemos encontrar la verdadera felicidad.

3. No tenemos que preocuparnos por el futuro porque Dios tiene el control.

4. Puedes dejar de lado las preocupaciones y confiar en Él – ¡Él nunca te fallará!

«Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará».

Salmo 37:5.

Reflexiones finales sobre los planes de Dios son mejores que los nuestro

Algunas personas tienen la costumbre de escribir sus planes, siguiendo las reglas del mundo exterior, el mundo que les rodea. Muchos lo escriben al comenzar un nuevo año, para olvidarlo en los primeros meses, incluso en los primeros días, otros lo abandonan a medio camino y otros tratan de cumplirlo de la mejor manera.

Sin embargo, como se vive en un mundo con constantes cambios, a veces las cosas no salen según el plan. Esto se debe a que hemos dejado de lado el maravilloso plan que Dios tiene diseñado para cada uno de nosotros.

El plan que Dios tiene para ti comenzó incluso antes de que nacieras. Te doto de dones y talentos para facilitarte la vida. Te ha dado la intuición espiritual, la voz interior que te permite comunicarte con Él. La capacidad de abstraerte de tu entorno en aquello que te gusta.

Incluye detalles aparentemente insignificantes. Excluye la buena suerte o las coincidencias. Muchas de las cosas que nos pasan o las personas que aparecen en nuestro camino, sobre todo en aquellos momentos que más las necesitamos, no son coincidencias, son parte del plan de Dios.

Por eso cuando escuches la voz que te habla, desde tu interior, síguela. Cuando sepas qué hacer, y sabes que es lo correcto, hazlo. Pídele que te guíe en todas tus proyectos y te dé sabiduría para avanzar y alcanzar tus sueños.

Todos tus sueños puedes convertirlos en realidad si los alineas con el plan de Dios. Si no te desvías de esa meta de seguro tendrás éxito.

En resumen, solo tienes que observar y escuchar, tú tienes la respuesta del plan de Dios dentro de ti, sigue tu inspiración y escucha tu intuición.

Expande tu conciencia con esta Masterclass Gratuita
Ya sea un cambio que deseas ver en el mundo o un problema que deseas resolver, descubre cómo acceder a estados superiores de conciencia y hacer posible lo imposible.
Descubre cómo reconstruir tu realidad y lograr tus objetivos rápidamente ¡POR TIEMPO LIMITADO!
99,99

Ricardo

Expande tu Mente es un blog creado para compartir contenido, ideas, libros y cursos que pueden ayudar a mejorar tu vida. Vista la sección de recursos para conseguir toda la información que necesitas para empezar.

Artículos Recientes