La Gente Tiene Lo Que Merece. ¿Será Cierto? Puede Que Sí.


Las personas piensan que el mundo es injusto, lo cual es cierto muchas cosas en la vida no son justas, pero desde el punto de vista de «logros» la vida es justa.

La gente no tiene lo que quiere tiene lo que se merece, no es lo mismo querer a merecer, puedes querer muchas cosas pero si no haces lo necesario para conseguirlo no lo mereces.

Si bien es cierto que hay casos en los que no aplica este concepto, donde si se aplica son en las áreas que tenemos control, enfócate en las áreas donde puedes controlar las acciones que tomas y veras que cada quien tiene lo que merece.

“Para obtener lo que quieres, tienes que merecer lo que quieres. El mundo aún no es un lugar lo suficientemente loco como para recompensar a un montón de gente que no lo merece «.

Charles T. Munger

Tienes que merecer lo que quieres.

Las personas quieren muchas cosas, quieren tener dinero, estar en excelentes condiciones físicas, relaciones fantásticas, ser felices, pero no es lo que quieran lo que van a conseguir.

Van a conseguir lo que merecen, basta con observar el comportamiento diario de uno mismo, para darte cuenta que tienes lo que mereces.

Algunas preguntas para entender el concepto son:

  • Un doctor merece ganar más dinero que un cajero.
  • Un fisicoculturista merece lucir mejor que una persona que no hace ejercicio.
  • Una persona sociable que dedica tiempo a compartir con otras personas merece tener más amigos que alguien que no le gusta salir de casa.
  • Un empresario que arriesgue su capital y se arriesgue a pedir un préstamo merece ganar más dinero que un empleado.

Parece obvio, pero es un concepto que muchas veces pasa desapercibido.

Hay cuatro probabilidades en la combinación de querer y merecer:

1. Quieres algo y lo mereces también.

En este caso has dedicado el tiempo y esfuerzo necesario para alcanzar un objetivo que deseas, una persona que se gradúa de la universidad Summa Cum Laude es porque se lo merece y también es algo que quiere.

Dentro de este ejemplo podemos colocar a Bill Gate que trabajó durante diez años sin un día de descanso diseñando un software que cambiaría el mundo. Equivale a tres mil seiscientos cincuenta días de trabajo sin parar.

Cuántas personas están dispuestas a pasar tanto tiempo sin vacaciones.

Los mejores del mundo ya sea en el deporte, en la música, en el cine, han dedicados miles de horas en mejorar sus habilidades para merecer lo que tienen, no es cuestión de suerte o casualidad ser el mejor. Hay un precio que pagar.

2. Quieres algo pero no lo mereces.

Querer es una cosa, pero estar dispuesto a hacer lo que sea necesario para alcanzarlo es otra. Este es el punto principal del artículo, no puedes solo querer tener, tienes que merecerlo y para merecerlo tienes que poner el tiempo y esfuerzo necesario para conseguirlo.

Un ejemplo sería alguien que quiere correr un maratón, pero no dedica el tiempo suficiente en entrenar, ni cuida su alimentación, llega el día del evento y no consigue terminar la carrera.

Esta persona que quería terminar el maratón, si no ha colocado el esfuerzo no merece terminarlo, no se lo a ganado aun.

3. Mereces algo pero no lo quieres.

Se te ocurre algo que mereces pero no quieres, en este punto son cosas como castigos o insultos, nadie quiere ser insultado, pero si hiciste algo, ya sea pasar el semáforo en rojo o ir a exceso de velocidad y te llega una multa a la casa puede que no lo quieras pero lo mereces.

También está el caso de alguien que ha ingerido grandes cantidades de azúcar por mucho tiempo, una persona que fuma diariamente, que beba alcohol todos los fines de semana, coma grasa, llegará el día en que reciba una noticia de un doctor de algo que lamentablemente merece pero no es algo que quiera.

4. No lo mereces y no lo quieres.

A veces hay circunstancias en la vida en las que simplemente no tenemos control y entran en este punto, algo que no mereces ni quieres.

Empieza a pensar como merecer lo que quieres.

Hay que trabajar en lo que puedes controlar, el punto dos y el tres, son los dos que están bajo tu control. Cuando quieres algo y no lo mereces, y cuando mereces algo que no quieres, esto está asociado a tus comportamientos y hábitos.

Los hábitos siempre te darán como resultado lo que mereces, nunca lo que quieres.

Si quieres bajar de peso tienes que merecer bajar de peso, observa tu alimentación, cuánta azúcar ingieres diariamente, qué tan saludable son las comidas que haces, cuántas veces a la semana haces ejercicio.

Las personas quieren ser saludables, pero cuando ves las acciones que toma, te das cuenta que no merece estar sano, los niveles de azúcar que consumen son elevados a niveles peligrosos para la salud, comen grasa, viven una vida sedentaria, pasado unos años con este comportamiento puede resultar en una enfermedad, la persona quiere estar saludable pero tiene lo que merece.

A veces comportamientos del pasado vienen a pasarte factura en el cuerpo muchos años después y luego piensas no merezco lo que tengo.

Imagina un persona que come sano, hace ejercicio cinco días a la semana, no come comida chatarra y por otro lado una persona que come comida rápida todo los días, pasa cuatro horas diarias frente al televisor y se mueve muy poco. ¿Quién merece estar sano y en forma?

¿Quieres tener mejores condiciones físicas? ¿Piensa que tienes que hacer para merecer estar más saludable?

Si quieres generar un millón de euros tienes que merecer, tienes que ser capaz de proveer un servicio y añadir suficiente valor a las personas para que seas recompensado con esa cantidad de dinero.

Si trabajas en un restaurante de comida rápida como cajero y lo comparas con un cirujano, ¿quien merece ganar más dinero?

Un cajero trabaja como un robot, hoy en día ya se están reemplazando por pantallas donde el usuario puede hacer su compra sin necesidad de estar frente a una persona.

Lo que significa que tienes que estar en mejora constante. Haste la misma pregunta: ¿Qué tienes que hacer para merecer ganar más dinero?

Tu futuro está escrito.

Esto no es literal, nadie sabe qué pasará en el futuro, pero se puede predecir, Eric Tomás dice muéstrame tu calendario de actividades diarias y te diré donde estarás en diez años si mantienes las mismas acciones.

Lo que quiere decir es que sabe lo que mereces viendo lo que haces.

Hay amigos exitosos que merecen lo que tienen, y puedo ver otros amigos que no merecen tener lo que el que es exitoso tiene, cuando ves el comportamiento y hábitos de una persona te das cuenta que merecen.

Desde el punto de vista de merecer por lo que te esfuerza el mundo es justo, no quieres pasar horas en el gimnasio, comiendo sano y esforzándote para que alguien que vea televisión, coma comida chatarra y viva una vida sedentaria se vea mejor que tu.

En conclusión, hay que trabajar para merecer lo que quieres. Y el secreto está en ser consciente de tus acciones diarias, no es lo que piensas, es lo que haces lo que creará los resultados que tengas.

Como dice Jocko Willink en su libro «La disciplina es igual a la libertad» muchos libros ofrecen consejos sobre cómo superar los obstáculos y alcanzar sus metas, pero ese consejo a menudo omite el ingrediente más crítico: la disciplina. Sin disciplina, no habrá progreso real.

Visita la lista de libros que hemos preparado para ti, son libros que aportan valor y que si los lees definitivamente tendrán un impacto positivo en tu vida, algunos de ellos recomendados en los artículos del blog.

Ricardo

Estudiante de los 67 pasos del éxito y los 12 principios de Tai Lopez. Expande tu Mente es un blog creado para compartir ideas, libros y recursos que pueden ayudar a mejorar tu vida.

Recent Content