Importancia de la Disciplina. ¿Por qué es tan difícil?

Recientemente me preguntaba que tan importante es tener disciplina y empece a investigar como ha sido usada por las personas más exitosas a lo largo de la historia.

¿Por qué es tan importante la disciplina? La disciplina es la única característica que te llevara a alcanzar maestría y dominar cualquier aptitud, habilidad, talento, don o destreza que te propongas aprender o perfeccionar. Es tan importante que no tiene sustituto. 

Si quieres tener mejorar tu disciplina, es importante que entiendas:

  1. Tipos de disciplina que existen y porque la disciplina tradicional no te ayuda a mejorar la auto disciplina.
  2. ¿Por qué cuesta tanto tener disciplina?
  3. Preparación mental para mejorar tu disciplina.
  4. Las claves para conseguir resultados.

Tipos de disciplinas

Podemos dividir la disciplina en dos: externa y interna.

Externa

La disciplina externa es cuando una autoridad te da una orden, desde pequeño constantemente recibes ordenes de padres, profesores, tutores y cuando llegas a adulto si trabajas para alguien, tienes un jefe que te indica que hacer y cuando hacerlo.

Este tipo de disciplina, es algo que haces porque no tienes opción, no existe un dialogo interno cuando una autoridad te da una orden, lo haces y punto. Por ejemplo si tu jefe te dice necesito un reporte listo para mañana, vas y lo haces, no le dices: “hoy no, prefiero ver televisión y mañana lo hago”.

Interna

La disciplina interna también llamada auto disciplina, es cuando te das una orden a ti mismo y la ejecutas. Esta es la disciplina que tienes que aprender, trabajar y fortalecer, la mayoría de las personas tienen una auto disciplina débil porque no la ejercitan o tienen ciertos hábitos, como el hábito de postergar o dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, que les asegura no tener disciplina.

La psicología de la auto disciplina nadie la enseña en la escuela, nos enseñan a seguir ordenes externas, pero no fortalecer ese musculo interno. Tampoco nos enseñan a cambiar hábitos que pueden ser perjudiciales para nuestra disciplina interna.

El hecho de que seas disciplinado en algunas áreas de tu vida y otras no, no significa que eres flojo, simplemente tienes hábitos que no te ayudan y no has aprendido a fortalecer tu disciplina.

La buena noticia es que la auto disciplina es una habilidad que todos pueden aprender.

Hay una parte de ti que no quiere ser disciplinado.

Existe un conflicto interno cada vez que quieres tener disciplina en alguna área de tu vida en la que actualmente no tienes disciplina, cuando te dices a ti mismo quiero ser disciplinado hay una parte de ti que te dice todas las razones por la que ser disciplinado no te conviene, te dice cosas como:

  • Perderé mi liberta.
  • Me volveré esclavo de mi rutina.
  • Pondré mucha presión sobre mi mismo.

Por eso es tan difícil tener auto disciplina, porque existe una resistencia dentro de ti a hacer ciertas cosas.

Por ejemplo, un parte de ti quiere hacer ejercicio y hay otra parte de ti que te dice prefiero ver televisión, generalmente sedes ante la parte de ti que prefiere lo fácil. Es en el momento en el que decides hacer ejercicio donde esta la clave para tener disciplina. Tienes que entrar en debate con la parte que quiere ver televisión.

No es forzar hacer la actividad, es hablarte a ti mismo positiva, consciente y en presente. Hay dos formas de enfrentar la situacion:

  1. Te dices a ti mismo hoy voy a hacer ejercicio y unos minutos más tarde estas viendo televisión y comiendo palomitas de maíz. Esto ocurre porque el mensaje de hoy voy a hacer ejercicio es en futuro, el cerebro piensa: luego haré ejercicio ahora veré televisión.
  2.  Te dices a ti mismo: “estoy haciendo ejercicio” en presente, cuando cambias la forma en que te dices las cosas, tus acciones cambiaran, cuando lo colocas en presente como si ya estas en la acción le envías un mensaje claro al subconsciente, de que tiene que hacer la actividad que imaginas ahora.

Este simple cambio de como te dices las cosas, te llevar a la acción. Una clave importante es la repetición, dilo una y otra vez la acción que quieres realizar en ese momento, hasta que a través de la autosugestión influyes directamente en tu subconsciente para que te lleve a la acción.

El principal enemigo de la auto disciplina eres tu mismo.

Preparación mental para tener disciplina.

Toda acción comienza con un pensamiento, necesitas tener una preparación mental para empezar a fortalecer tu disciplina interna.

Consciencia

Con la ayuda de este articulo ya has dado el primer paso, ser consciente del dialogo interno que se produce dentro de ti a la hora de querer ejercitar disciplina. Tienes que ser consciente de esa voz que prefiere ir a ver televisión, en el momento que reconoces que esta presente, puedes actuar y cambiar tu dialogo interno.

Actitud

Es importante mantener una actitud positiva al cambio, ya he comentado varias veces que la disciplina es como un musculo, si eres una persona que tiene una auto disciplina débil, no vas a ser la persona más disciplinada solo por leer un articulo, tienes que empezar a entrenar.

Ve poco a poco, elije un área de tu vida en la que quieras ser disciplinado y empieza a practicar tu dialogo interno, en este momento es donde la actitud es importante, porque si tienes una actitud negativa puedes rechazar esta información y simplemente pensar que no funciona, esa es la parte de tu cerebro hablando que quiere que todo se mantenga como esta, no quiere cambiar.

Una actitud positiva te llevara a realizar pequeños cambios y con cada avance entusiasmarte aun más por seguir progresando.

Acción

Cada vez que tomas acción en la dirección correcta tu disciplina se fortalece. Al principio es difícil porque tienes que vencer la inercia. Es como frenar una roca gigante que va en bajada en una montana, tienes que frenarla y luego empujarla hasta la cima y una vez llegas a la cima comienza a caer en el otro lado de la montana.

El principio es difícil pero una vez que logres llevar la roca a la cima de la montana lograras que la roca ruede a tu favor.

Por ejemplo, si descuidas tu salud y ganas unos kilos se vuelve complicado y difícil perder ese peso y recuperar tu peso ideal. Pero una vez esta en tu peso ideal es fácil mantenerlo.

Cada vez que te enfrentas a una decisión que pone a prueba tu disciplina y elijes el camino correcto te fortaleces por uno pero el hecho de elegir el camino no deseado te debilita por diez. Es más fácil destruir que construir.

Digamos que eliges seguir una dieta en la que no puedes comer galleta, pasado un tiempo, si un día caes en la tentación de comer galleta, te dirás a ti mismo, me como una galleta y ya. Sabes que va a pasar luego de comerte una, te comerás todo el paquete de galletas.

Cuando desarrollas auto disciplina te vuelves tu propio jefe.

Claves para conseguir mejores resultados.

Fortalece tu concentración.

Cuando ejercitas disciplina en ciertas áreas de tu vida, es importante también fortalecer una de tus facultades mentales, la concentración, hemos hablado de que la disciplina es la habilidad de darte una orden y seguirla. Ahora bien, digamos que te dices a ti mismo voy a pasar una hora trabajando en tu proyecto personal que te llevara a la independencia económica.

Existen tantas distracciones, que a pesar de que tengas la disciplina de sentarte y trabajar en el proyecto por una hora, puede que no tengas la concentración suficiente para pasar una hora seguida realizando el proyecto y que esa hora sea solo veinte minutos productiva porque pasaste los otros cuarenta minutos viendo Facebook y Youtube.

Igual que la disciplina la concentración es un musculo que puedes entrenar y fortalecer, la combinación de ambas es una mezcla poderosa para alcanzar el éxito.

Cambia tus hábitos

Todos tenemos hábitos y formas de hacer las cosas. Los hábitos se pueden cambiar pero primero tienes que saber cuales son tus hábitos.

  1. Analiza cuales hábitos frenan tu progreso, identificarlos y si lo puedes colocar por escrito mucho mejor.
  2. Decide que nuevos hábitos quieres incorporar a tu vida, que puedan reemplazar los que quieres eliminar.
  3. Ve uno por uno, no trates de cambiar más de dos hábitos a la vez. Trabaja en un solo hábito devota toda tu energía en cambiarlo a medida que aprendas a como cambiar un hábito sera más fácil progresar con mayor rapidez. Recuerda el inicio es difícil, pero la recompensa vale la pena.
Gratificación instantánea VS gratificación a largo plazo.

El mundo esta programado para la gratificación instantánea, quieren todo ya, ahora con un clic puedes tener cualquier producto sin salir de la casa en 24 horas. Y si algo no es rápido no lo quieren. Por eso es tan exitoso todo los programas que prometen abdominales en 30 días, lo cual es puro marketing. Nadie quiere hacer una transformación física de un año, a pesar de que es el camino que te dará los resultados que quieres.

No caigas en la trampa querer resultados rápidos, puedes alcanzar el éxito más rápido si trabajas con la información correcta o con un mentor pero no es de un día para otro. Y el hecho de tener la expectativa de que va a ser rápido entorpece tu progreso, por el hecho de que si en treinta día no ves resultado es fácil abandonar.

Si adoptas la mentalidad de gratificación a largo plazo, la capacidad de hacer el esfuerzo y ser disciplinado hoy para conseguir lo que quieres en el futuro sera más sencillo, por el hecho de que no tienes expectativas a corto plazo.

Los grandes logros toman tiempo, Roma no se construyo de la noche a la mañana, algunos logros parecen de la noche a la mañana, alguien crea una empresa que pasa a valer millones, pero nadie ve las horas de esfuerzos o fracasos previos a ese gran logro.

Las noticias que cuenta la historia, solo muestran la parte buena y en cierta forma hace creer a la sociedad que hay personas afortunadas que por “suerte” consiguieron grandes resultados aparentemente fáciles, lo cual no es verdad.

Por ejemplo, Bill Gate paso de los 21 a los 30 años sin un día de vacaciones perfeccionando su software. Toma tiempo conseguir grandes resultados, Amazon paso los primeros años de vida perdiendo dinero y le tomo a Jeff Bezos 24 años  en convertirse en el hombre más rico del mundo.

Aprende a establecer metas.

En varios artículos resalto la importancia de tener metas, una persona sin metas es como querer encontrar un tesoro sin un mapa.

Tener metas claras y que tu deseo de conseguirla sea alto, conseguirá que fortalezcas tu disciplina.

Deseos débiles disciplina débil. Deseos intensos disciplina fuerte.

Cuando realmente quieres lograr algo, pones el esfuerzo que sea necesario por conseguirlo, si tu vida dependiera de ello, no te faltaría disciplina.

Recientemente he estado desarrollando el habito de levantarme a las cinco de la madrugada, para dedicar una hora a conseguir objetivos y es un habito que requiere disciplina, para ser constante sin fallar un día.

Los días más fáciles son cuando tengo claro porque me levanto a esa hora y lo que quiero lograr. Pero cuando se me olvida el porque lo hago, es cuando más trabajo paso para despertar. No es hasta que me digo a mi mismo el porque lo hago que tomo acción y consigo levantarme.

Una hora más de sueño es la gratificación instantánea y dejar de dormir una hora por conseguir objetivos dentro de unos años gratificación a largo plazo. Y en ese momento tienes que pensar que vale más una hora de sueño o alcanzar tus metas.

Sin objetivos claros es muy fácil no ser disciplinado. No hay nada que te impulse. Usa lo que has aprendido hoy y tu disciplina aumentara.

La pasión es energía. Siente el poder que proviene de concentrarte en lo que te emociona.

Oprah Winfrey.

CONTENIDO RELACIONADO

24 estrategias para tener una mente positiva todos los días.
Diferencia entre pensar y tener pensamientos. Pensar hace la diferencia.
El poder del pensamiento. Y cómo se relacionan con tus resultados.
Percepción y realidad, lo que ves y crees no siempre es verdad.