La Ambición Es Buena ó Mala. Descubre La Verdad De La Ambición.


Puede ser controvertido hablar de la ambición como algo bueno y necesario para el éxito, ya que muchos asocian la ambición como algo malo.

La ambición es el fuerte impulso para el éxito y es un rasgo personal positivo. Una persona con ambición tiene un sueño de ascender en el mundo. Sin ninguna ambición, no empezarías tu propio negocio, establecerías o alcanzarías metas, ni llegarías muy lejos en la vida.

La ambición a menudo se asocia con características negativas como la codicia, la intolerancia y el impulso del poder, vamos a explorar cómo la ambición es un motor para el éxito y en qué momento puede transformarse en algo malo.

La ambición es buena y necesaria para el éxito.

En el mundo que vivimos la ambición es necesaria, con siete mil millones de personas en la tierra y este número aumentando a medida que escribo, necesitamos de proyectos ambiciosos para poder cubrir las necesidades de toda la población.

Una persona realmente ambiciosa es capaz de satisfacer las necesidades de miles o millones de personas, un persona puede ser ambiciosa en un emprendimiento privado o puede ser ambiciosa en un proyecto filantrópico.

Son las personas con los más altos niveles de ambición las que pueden resolver grandes problemas de la sociedad.

En un estudio realizado por Napoleón Hill quien analizó a varios miles de personas hombres y mujeres que fueron clasificados como personas no exitosas, desarrolló una extensa lista de las 30 mayores causas de porque las personas no alcanza el éxito.

Una de las principales causas es la falta de ambición, de apuntar por encima de la mediocridad, no hay ninguna esperanza para una persona sin ambición, que es tan indiferente como para no querer salir adelante en la vida, y que no está dispuesta a pagar el precio.

Pagar el precio se refiere a hacer sacrificios, una persona no es verdaderamente ambiciosa a menos que esté dispuesta a hacer sacrificios en nombre de su ambición.

Una vez más sacrificio puede interpretarse como algo malo, sin embargo es todo lo contrario, si tienes dudas sobre lo que significa hacer sacrificios, se explica mucho mejor en la ley del sacrificio.

Estudios realizados han encontrado que, en promedio, las personas ambiciosas alcanzan niveles más altos de educación e ingresos, construyen carreras más prestigiosas y, reportan niveles más altos de satisfacción con la vida en general.

Napoleón Hill en su libro ¨Piense y hágase rico¨ dice:

«La tragedia más grande de la vida consiste en hombres y mujeres que intentan seriamente y fracasan, la tragedia radica en la gran mayoría abrumadora de personas que fracasan, en comparación con los pocos que tienen éxito.

Hay algo radicalmente mal con la civilización y el sistema de educación que permite que tantas personas vayan por la vida sin alcanzar el éxito».

Y dentro de esa enseñanza, se encuentra la ambición como algo malo. Cuando al contrario, la ambición es la búsqueda constante de una mejor vida, es apuntar por encima de la mediocridad.

El valor de un hombre no es mayor que el valor de sus ambiciones.
Marcus Aurelius.

La ambición se confunde con la codicia y la avaricia.

La codicia si es negativa y destructiva, la cual debe ser eliminada de tu mente, para alcanzar el verdadero éxito.

A veces se piensa que la ambición es una forma de codicia, o el rostro aceptable de la codicia, que puede definirse como el deseo excesivo de más de lo que se necesita, no para el bien mayor sino para el propio interés egoísta.

Esta forma de pensar es lo que le ha dado una mala connotación a la ambición, al entender que codicia y ambición no es lo mismo, puedes darte la libertad de convertirte en una persona exitosa por tu propio bien y por el bien de los que te rodean.

La codicia reduce el enfoque a la búsqueda de su objeto. La ambición, en contraste, es más flexible y de mayor alcance, y te permite prosperar y contribuir al crecimiento de los demás.

En última instancia, la diferencia entre la codicia y la ambición puede ser simplemente de énfasis, con la codicia reductiva y destructiva, y la ambición expansiva y adaptable.

También se confunde con la avaricia, que es el afán de conseguir mucha riqueza con el fin de acumular sin compartirla con nadie. Cuando se unen los conceptos es cuando se le da una connotación negativa.

Sin embargo la ambición por si sola es buena y necesaria, al fin y al cabo tu éxito puede beneficiarte a ti, a tu familia y a todos a tu alrededor.

La ambición, la aspiración y la esperanza.

La ambición se confunde a menudo con la aspiración.

La aspiración es el deseo de alcanzar algo, tiene un objetivo particular para un fin, que al alcanzarlo se acaba. La ambición es persistente y generalizada, habiendo logrado un objetivo, la persona verdaderamente ambiciosa pronto formula otro objetivo para seguir esforzándose.

A menudo se habla de ambición en el mismo aliento que esperanza.

La esperanza es el deseo de que algo suceda. En contraste, la ambición es el deseo de logro combinado con la voluntad de esforzarse por lograrlo.

La ambición y la motivación.

La motivación es un ingrediente importante del éxito. Es el poder que enciende el fuego para hacer cosas y actuar, y tiene mucho que ver con la ambición y el deseo. Sin ambición y deseo no hay motivación. Cuando la motivación es fuerte, hay ambición, y cuando hay fuerte ambición hay motivación.

A medida que crece tu ambición verás un aumento en tu motivación y en tu deseo de actuar y conseguir resultados, te convertirás en una persona más orientada a la acción y al logro de objetivos.

Conclusiones.

La ambición es algo natural innato en el espíritu humano, el deseo de querer más. El ser humano siempre busca el siguiente nivel, correr más rápido, saltar más alto, vendar más… Por esa razón se han conseguido todo los récord olímpicos, por ese deseo de mejorar.

La humanidad no habría prosperado como una civilización si no hubiera sido por la ambición natural de sobrevivir y mejorar. Y no viviríamos en el mundo en que vivimos con todas las comodidades que tenemos si no fuera por personas ambiciosas.

Si quieres convertirte en una persona exitosa lo primero es aclarar los conceptos, ya que si crees que la ambición es mala, no querrás ser ambicioso. Las personas exitosas asocian la ambición como una característica buena y necesaria.

La ambición es el motor del éxito, sin ambición no podrías lograr una meta grande y beneficiosa.

La ambición es positiva tanto para ti como para la sociedad, existen proyectos filantrópicos bastante ambiciosos, con el potencial de solucionar grandes problemas de la humanidad.

Tu ambición va a determinar cómo será tu vida en el futuro, con qué fuerza y determinación persigues tú objetivos, el simple deseo de querer mejorar no te llevará a mejorar, es la ambición de querer mejorar lo que te lleva a esforzarse para lograrlo.

Para finalizar, un consejo de Mark Twain:

Manténgase alejado de personas pequeñas que tratan de minimizar sus ambiciones. Las personas pequeñas siempre hacen eso, pero las personas realmente grandes, te hacen sentir que tú también puedes llegar a ser grande.

Visita la lista de libros que hemos preparado para ti, son libros que aportan valor y que si los lees definitivamente tendrán un impacto positivo en tu vida, algunos de ellos recomendados en los artículos del blog.

Ricardo

Estudiante de los 67 pasos del éxito y los 12 principios de Tai Lopez. Expande tu Mente es un blog creado para compartir ideas, libros y recursos que pueden ayudar a mejorar tu vida.

Recent Content