Mentalidad ganadora la diferencia entre el éxito y el fracaso.

¿Qué es la mentalidad ganadora? ¿Por qué es tan importante para el éxito o fracaso de una persona? Y qué pasos tienes que seguir para conseguirla. 

Una de las claves del éxito es la mentalidad que tengas. La diferencia entre una persona exitosa y la que no lo es, es su mentalidad.

La mentalidad ganadora es aquella persona que se ve a sí mismo como quiere ser, y sabe como convertir esa imagen en realidad,  a pesar de las circunstancias actuales, la mentalidad ganadora no se guía por lo que tiene o ha conseguido, los resultados no determinan quien eres, los resultados son un reflejo de los pensamientos y acciones del pasado.  La mentalidad ganadora solo se enfoca en la imagen que ha creado en su mente y que quiere convertir en realidad, y va por lo que quiere, esta mentalidad te convertirá en un ganador.

“Los verdaderos ganadores en la vida son las personas que observan cada situación con la expectativa de que pueden hacer que funcione o mejorarla”.

Barbara Pletcher. Autor.

Muhammad Ali decía “soy el más grande”. Se veía a sí mismo como el mejor. Esto antes de convertirse en una leyenda. No puedes esperar convertirte en un ganador para luego verte como un ganador. Primero tiene que verse en su mente como un ganador, para que luego se convierta realidad.

Si ves personas que se esfuerzan constantemente por conseguir algo, pero a la final consiguen muy poco o nada, o si conoces a alguien que tienen constantes ideas de negocio pero nunca actúan en ninguna de sus ideas, la razón de que esto suceda, se debe a la imagen mental que tienen de ellos mismo.

¿Como te ves a ti mismo? ¿Te consideras una persona ganadora?

Todos tenemos una imagen mental de nosotros mismo y esta imagen determina la calidad de vida que tenemos.

Controla todas las áreas de tu vida, financiera, mental, espiritual, física y tus relaciones. Nos define como persona, quienes somos y qué resultados obtenemos, todo está directamente relacionado con la imagen que tienes de ti mismo.

Las personas actúan y se desempeñan de acuerdo a cómo se ven a sí mismos. Una persona introvertida, no va a actuar de manera abierta.

Pero. ¿Quien define que seas una persona introvertida? Una persona no nace introvertida, se vuelve introvertida por las experiencias que ha vivido.

Igual que una persona no nace con miedo a hablar en público, pero las experiencia que tienes en la infancia crean una imagen de ti mismo que te definen, y actúas de acuerdo a esa imagen.

Necesitas tener una imagen de quien eres, para poder actuar y comportarte de cierta manera.   

Sin embargo, la imagen la puedes cambiar, si no te da, los resultados que quieres.

Esa persona “introvertida” si quiere puede convertirse en una persona extrovertida, cambiando la imagen mental.

Si no te gusta tu ingreso, tus relaciones o tu físico, la solución no está en tratar de cambiar lo externo, de conseguir un mejor trabajo, o buscar nuevas relaciones (que probablemente sigas atrayendo personas parecidas si no haces un trabajo interno primero),  puedes tratar de cambiar tus resultados, pero el cambio no será permanente si no cambias la imagen mental que tienes de ti mismo.

Por mucho esfuerzo que dediques a mejorar tus resultados externos, los cuales pueden cambiar momentáneamente porque usas tu voluntad para tomar acciones nuevas que logran un progreso, la voluntad y el esfuerzo por sí solos, no lograrán un cambio permanente, porque lo que controla tu vida y tus acciones, es la imagen que tienes de ti mismo.

Cuando logras un cambio, a través de fuerza de voluntad, tu mente envía una señal que dice que esa nueva persona no eres tu, la imagen que tienes de ti mismo no es consistente con los cambios.

Y vuelves a tomar acciones que te regresan a donde estabas antes. Si alguna vez has seguido un programa de entrenamiento, para cambiar tu condición física, te habrá pasado que luego de unas semanas o meses abandonas, o quizás logras resultados y luego no los mantienes. A menos que cambies tu imagen mental.

Cuando dejo ir lo que soy, me convierto en lo que podría ser.

Lao Tzu. Filósofo.

Cuando dejas ir esa imagen mental que tienes de ti mismo, que te define pero no es quien realmente eres, lograrás los cambios que buscas. Puedes cambiar la historia que te dices a ti mismo, ya sea, no soy bueno en matemáticas o no sirvo para los deportes. Es simplemente una percepción que tienes, y que puedes cambiar.

Maxwell Maltz lo describe perfectamente en su libro  “ Psycho Cybernetics”, la imagen mental funciona como un termómetro de un aire acondicionado, tienes una temperatura programada, si la temperatura sube, el termómetro envía la señal al aire acondicionado para que encienda y empiece a enfriar la habitación, si la temperatura baja más de lo que se programó, envía una señal para que el aire se detenga y se regule la temperatura a lo que está programado.

Tu cerebro funciona igual, tu imagen mental es el termómetro, y si detecta alguna variación en los resultados, que no se relacionan con la imagen, envía una señal para que tomes más o menos acción, y te mantengas consistente con la imagen que tienes de ti mismo.

Una persona que siempre ha ganado mil euros al mes, el dia que no gane mil euros, saldrá a buscar un trabajo, o alguna forma de generar esa cantidad. Por otro lado si los mil euros están entrando todos los meses, no tomará acciones extras, y dejará pasar oportunidades que pudieran estar generando tres o cuatro mil euros más.

Puede conseguir pequeños incrementos en su ingreso, pero nunca triplicar o cuadruplicar, sin antes cambiar la imagen de el mismo.

Por esta razón, estadísticamente se sabe, que el ganador de lotería, al paso de unos años, pierde todo el dinero que gano y regresa a las mismas condiciones o peores a las que estaba antes de ganar la loteria. Muy pocos ganadores de lotería logran retener, mantener y mucho menos  multiplicar el dinero que ganaron.

Y si logra retenerlo, probablemente no lo multiplique, si no tiene la mentalidad de hacer crecer la riqueza. Todo dependerá de cómo es la persona y la mentalidad que tenga.

La imagen mental que tienen, no coincide con la cantidad de dinero que ganan, y por esto buscan la manera de deshacerse del dinero, sean conscientes de esto o no.

De igual manera un millonario, que pierda todo su dinero, en un par de años volverá a recuperarlo todo y más. Porque la imagen mental que tiene es de millonario, y lo externo es un reflejo de lo interno.

Se dice que si todo el dinero del mundo, se juntara y se repartiera de forma equitativa entre todas las personas, al paso de un tiempo los ricos volverían a ser ricos y los pobres pobres.

Es la mentalidad lo que controla tus resultados.

Observa los siguientes ejemplo.  

  • Imagina una persona con sobrepeso, esta persona tiene una imagen de sí mismo, él se ve en su mente como una persona obesa. El dia que decide bajar de peso, hace un esfuerzo consciente, toma la decisión de empezar una dieta combinado con ejercicios tres a cinco veces semanales, dedica un gran esfuerzo y energía en evitar todo lo que hace que engorde y enfocarse en todas las actividades y alimentos que lo llevaran a la meta.

Pasado unos meses de no ver resultados, regresa a sus viejos hábitos que lo llevan a mantener el peso de siempre. Y si logra conseguir el peso ideal, es cuestion de tiempo para que  vuelva a recuperar el peso que perdió y un poco más.

La persona que intenta bajar de peso sin cambiar la imagen mental de sí mismo, nunca podrá mantener el cambio, sin duda que podrá bajar de peso, pero no lo mantendrá hasta que no cambien la imagen de sí mismo.

  • Imagina un estudiante promedio, la imagen interna es de un estudiante de notas regulares, un dia los padres deciden castigarlo si no mejora sus notas, y lo obligan a estudiar más, para el siguiente examen, en el que logra una nota sobresaliente.

Esta nota no se relaciona con la imagen mental que tiene de sí mismo, el resto del curso seguirá teniendo notas bajas para asegurarse que su nota final sea regular. Hasta que el estudiante no cambie la imagen y se vea como una persona sobresaliente, sus resultados no cambiarán por mucho esfuerzo que dedique.  

Cada vez que recibe una nota regular, sus resultados refuerzan la imagen que tiene de sí mismo, permitiendo que lo externo, controle cómo piensa y se  ve a el mismo.

  • Imagina un vendedor, que sus ventas promedios son de 2 mil euros mensuales, y decide que quiere generar más dinero, el siguiente mes realmente se esfuerza, duplica el número de llamadas, duplica el número de visitas, y ese mes logra duplicar sus ingresos.

Este cambio no se relaciona con la imagen que tiene de sí mismo. Por lo tanto los siguientes meses, sus acciones volverán a las de antes, no mantendrá la misma energía del mes que duplicó los ingresos, no cerrará tantas ventas, y a final de año será como si todos los meses hubiera generado 2 mil al mes.

Constantemente año tras años obtendrá los mismo resultados con ligeras variaciones. Hasta que no cambie la imagen mental.

La imagen mental de un vendedor de 2 mil euros, lo llevará a tomar acciones que lo lleven a ese resultado. Y un vendedor de 4 mil euros sus acciones se corresponden con los resultados que tiene. Pero las acciones vienen de la mentalidad que tenga.

Primero vienen los pensamientos, luego las acciones y finalmente los resultados. Todo comienza en el pensamiento. La mentalidad ganadora comienza en el pensamiento, y los que no tienen un mentalidad ganadora, permiten que sus resultados determinan cómo piensan de ellos mismo.

¿Por qué es tan importante la mentalidad ganadora?

Te has preguntado porqué tanta gente se gradúa de la universidad y no encuentra trabajo, o se gradúan y no tienen dinero, tienen mucho conocimiento, pero un bajo rendimiento. Por el contrario puedes encontrar alguien que dejó la escuela, se convierta en uno de los hombres más ricos del mundo.

Y con esto no quiero decir que la universidad no es importante, la universidad además de darte conocimiento, es una fuente para poder incrementar tu red de contactos, lo cual es un factor importante para el éxito. Hoy en día tenemos lo que se conoce como moneda social (social currency en inglés).

Nadie puede ser súper exitoso solo, necesitas de los demás. Sin embargo, solo la universidad no es suficiente para lograr el éxito.  

Si le das a alguien, acceso al mejor gimnasio del planeta, esta persona no se va a convertir en la persona más fitness del mundo. Y alguien que no tenga acceso a un gimnasio, puede  convertirse en una persona super fitness, superior a cualquier que vaya a un centro de acondicionamiento físico.

La universidad y el gimnasio, son herramientas, pero es la mentalidad lo que hace a un ganador.

Nadie puede hacer las flexiones por ti. Te pueden enseñar cómo hacer flexiones, pero tu tienes que hacer el trabajo. Tu tienes que cambiar la mentalidad. 

Muchas personas no saben porque obtienen los resultados que obtienen y por que hacen muchas de las cosas que hacen. Las personas hacen cosas que en realidad no quieren hacer. Alguien con sobrepeso que su deseo es estar en su peso ideal, hace cosas, que realmente no se alinean con lo que quiere y no sabe por qué las hace.

La respuesta a todo esto está en la imagen que tenemos de nosotros mismo, como nos vemos en nuestra mente, esto determina nuestras acciones.

Puedes proponerte cientos de metas, y conseguirlas usando tu voluntad, pero si no mantienes ese resultado de que sirve. Si te propones bajar de peso, para luego volver a tu peso anterior ¿De qué sirve?

Si logras destacar en un semestre, para el siguiente volver a bajar tus notas, no sirve de mucho. La idea es que el cambio sea permanente. Que mantengas el peso, las notas, los ingresos y todo lo que te propongas.

Una persona puede lograr duplicar su ingreso, pero la pregunta es ¿Por cuánto tiempo puede mantenerse obtienen el mismo resultado?

Las personas que logran realizar un cambio en su vida y mantenerlo, es porque cambiaron la imagen mental. Si no lo mantienen, es porque no han hecho el trabajo interno.

La primera causa del éxito o el fracaso de una persona es la imagen de sí mismo. Esta imagen controla tus resultados. Tienes que construir la mentalidad ganadora que hablamos al principio.

Para saber qué clase de mentalidad tienes todo lo que tienes que hacer es ver tus resultados. Todo es una expresión de tu imagen mental. Cuando cambiamos esta imagen mental todo lo externo cambia.

“Tu mente se asegura de que tus acciones se mantengan consistentes con la imagen mental que tienes de ti mismo”.

Pasos a seguir para  cambiar la imagen mental:

El primer paso es decidir la nueva imagen mental. Crea una imagen de como  quieres ser.

En lo que tengas una imagen clara de lo que quieres, pregúntate si crees que eres capaz de convertirte en esa persona que ves en tu nueva imagen. Si la respuesta es . Pregúntate si estás dispuesto a hacer el cambio.

La primera pregunta, si eres capaz, tienes que darte cuenta de que tienes un potencial infinito. Si otra persona a logrado lo que tu quieres, tu tambien lo puedes lograr, tienes el mismo poder que ellos para conseguirlo, incluso cosas más grandes.

Una vez establezcas la nueva imagen y estés dispuesto a hacer el cambio, Tu objetivo es asegurar que la nueva imagen la imprimas en tu subconsciente. La primera regla del aprendizaje es repetición. Empieza a visualizarte a ti mismo como la persona que quieres ser. Una y otro vez.

Hasta que no veas lo que quieras en tu mente, no puedes tenerlo en el plano físico. Si nunca te imaginas en excelentes condiciones físicas, nunca tomarás las acciones necesarias para conseguirlo. Tienes que visualizar constantemente lo que quieres tener.

Empieza a cambiar tu enfoque, concéntrate en tu nueva imagen, no en tus resultados, que no son más que un residuo de tus pensamientos y acciones del pasado, y  tu nueva imagen es tu futuro. Dale energía a la nueva imagen, alimentala, y la antigua se irá debilitando. a medida que cambies en lo que te enfocas. Escribirás la nueva imagen sobre la vieja imagen.

“Los perdedores viven en el pasado. Los ganadores aprenden del pasado y disfrutan trabajando en el presente hacia el futuro”.

Denis Waitley. Orador y autor.

Tienes que empezar a pensar, sentir y actuar como la persona que te quieres convertir, no permitas que las circunstancias te detengan, si tu nueva imagen es ser dueño de empresa y no empleado, no permitas que esa voz interna te diga: como vas a ser dueño de empresa si no tienes dinero para crear una empresa.

El primer paso es tomar la decisión, una vez decidas, el dinero aparecerá.

Debe asumir la responsabilidad personal. No puedes cambiar las circunstancias, las estaciones o el viento, pero puedes cambiarte a ti mismo. Eso es algo de lo que te tienes que encargar.

Jim Rohn -1930-2009. Empresario, autor, orador motivacional.

Tus resultados actuales alimentan la vieja imagen, la refuerzan, es un ciclo, por eso es tan importante no darle energía a lo externo. Y tomar responsabilidad personal.

Si cambias la imagen, tus acciones cambiarán automáticamente.

Tu imagen mental está basada en información y experiencias que has adquirido a lo largo de los años. Tienes que cambiar la información con la que trabaja tu mente.

Los grandes atletas saben esto, por eso están constantemente visualizando su éxito.

En 1985 Jim Carrey se escribió un cheque a sí mismo por 10 millones de dólares, por servicios de actor, con fecha de 1995.  Esto mucho antes de ser famoso, por 10 años mantuvo el cheque en su cartera, y justo pasado ese tiempo consiguió un papel en Dos tontos muy tontos y le pagaron los 10 millones de dólares que visualizo años atrás.

Jim Carrey decidió no enfocarse en sus resultados de 1985, donde nadie le ofrecía esa cantidad por hacer una película. Creó una nueva imagen mental de una actor muy bien remunerado, y la depositó en su subconsciente. Finalmente, la imagen se hizo realidad.

De la misma forma que el lo hizo, tu puedes hacerlo.

A medida que repitas la nueva imagen, tu cerebro empezará a creer que es posible lograrlo.

Los hombres a menudo se convierten en lo que creen ser. Si creo que no puedo hacer algo, me hace incapaz de hacerlo, pero cuando creo que puedo, adquiero la capacidad de hacerlo, incluso si no lo tuve al principio.

Mahatma Gandhi.  1869-1948. Activista.

Palabras sabias de Mahatma Gandhi. Creer te llevará a hacer lo necesario para tener lo que crees que puedes.

Decisión + Visualización + repetición + disciplina = Cambio.

Cambia tu entorno, uno de los pasos más importante y que ayudará increíblemente.  

Tienes que cambiar las personas con las que pasas la mayor parte de tu tiempo, y buscar personas que tengan lo que tú quieres lograr.

Todo el concepto de cambiar la imagen mental es un proceso simple pero no fácil, cuando decides cambiar, no esperes que las personas a tu alrededor te apoyen, la gente que te rodea no entenderá.

Una persona que su círculo de amistad sean todos personas obesas, las probabilidades que esa persona sea obesa son muy altas. Al salir con tus amigos, tu hábitos serán iguales a los de ellos. Si piden postre tú probablemente pidas postre, si comen comida chatarra iras con ellos. Prefieren ir al cine, que ir a correr. Las actividades que hacen juntos es un estilo de vida que te llevará a tener sobre peso.

Cuando decides cambiar, no te van a apoyar, ellos no quieren cambiar. Habrá resistencia de su parte, para que no cambies.

Tendrás que buscar nuevos amigos, que tengan los resultados que buscas obtener. Las actividades que realicen serán consistentes con la nueva imagen que quieres hacer realidad.

Los ganadores se rodean de ganadores.

CONTENIDO RELACIONADO

¿Qué son pensamientos positivos? Úsalos a tu favor para mejorar.
¿Qué son pensamientos negativos? Identificalos y eliminalos.
Conoce 32 formas de ampliar tu mente que realmente funcionan.
El poder del pensamiento. Y cómo se relacionan con tus resultados.